);
New Orleans Pelicans

La lupa sobre la primera semana de Zion Williamson

Zion

La espera valió la pena. Zion Williamson tuvo su debut oficial el pasado miércoles 22 de enero frente a los Spurs y empezó a dar muestras de por qué existía tanta expectativa alrededor de su presentación. Aún con restricciones desde lo físico, que lo llevaron a promediar 22,3 minutos en sus primeros tres juegos, el crack surgido de Duke tuvo una primera semana acorde, no solamente a su posición (1°) en el pasado Draft, sino a todo el ruido que rodea a su nombre.

Más | La posesión: Zion Williamson ya muestra la gravedad de una superestrella con New Orleans Pelicans

¿Qué hizo en en estos primeros tres encuentros?, ¿dónde se destacó y en qué puntos mostró falencias?, ¿cuánto impactó el juego de los Pelicans? Respondemos estas y más preguntas, a continuación.

Primer acto: un cierre explosivo

El primer juego como profesional de Williamson parecía dirigirse a una frustración importante. Durante tres cuartos, la defensa de los San Antonio Spurs controló al ala pivote, quien al momento de entrar al último parcial, registraba apenas 5 puntos y 4 rebotes en 12 minutos de acción. Sin definiciones explosivas, sin jugadas espectaculares. Sin Zion.

Y entonces, llegó el último cuarto.

Se hace difícil encontrar una comparación para lo que Williamson realizó en los poco más de 6 minutos que jugó en el parcial. Una conversión de tres pareció despertar sus súperpoderes y el Zion tentativo y pasivo de los primeros tres cuartos, fue reemplazado por la bestia.

17 puntos, 3 rebotes, 2 asistencias, 4-4 en triples, 2-4 en dobles, 1-2 en libres... todo en 6:37 minutos. Y justo en el mejor momento, cuando parecía que los Pelicans iban a ser capaces de revertir un marcador desfavorable de la mano de un Williamson imparable, la restricción de minutos tocó a la puerta de Alvin Gentry. Salida del uno del Draft y derrota para New Orleans por 121-117.

Más | Cinco cosas que nos dejó el debut de Zion Williamson con New Orleans Pelicans

El resultado terminó siendo una anécdota. Estábamos buscando a Zion y durante ese frenético último período, vaya que lo encontramos.

Segundo acto: pura eficacia

A diferencia de su primer partido, no hubo que esperar mucho para ver a un Williamson determinante en su segunda presentación. El tener en frente a una de las mejores defensas de la liga, como la de los Denver Nuggets, pocó le importó al oriundo de North Carolina.

4 puntos, 2-2 de cancha en 4 minutos en el primer cuarto. 5 puntos, 2-3 de cancha en 5 minutos en el segundo. 6 puntos, 3-3 de cancha en 6 minutos en el tercero. Y finalmente, un bajón en el cuarto: 0 puntos, 0-1 de cancha en 5 minutos, ya con el partido inclinado hacia el equipo de Michael Malone. Balance final: 15 tantos, 6 rebotes, 1 tapa y 1 robo.

Más | Las primeras jugadas espectaculares de Zion Williamson: alley-oop y tapón ante Denver Nuggets

El duelo ante los Nuggets dejó un par de cuestiones importantes: la enorme eficacia en la pintura (7-8 en dobles), la cual lo llevó a un histórico 75% de campo en sus primeros dos juegos, sumado a su primer highlight viral: un monumental tapón sobre Malik Beasley, que terminó con la bola en la segunda fila del Smoothie King Center.

Los Pelicans cayeron por 113-106, pero nuevamente sus fanáticos se fueron ilusionados y convencidos de tener en sus manos a una joya de incalculable valor.

Tercer acto: más minutos y primera victoria

Tras jugar 18 minutos ante los Spurs y 21 ante los Nuggets, vimos a un Williamson con mayores libertades en el choque del domingo ante Boston. El de Salisbury pasó 27 minutos en el campo y su impacto no pudo ser mayor, ayudando a los Pelicans a cortar la mala racha y a dominar a los Celtics por 123-108.

Más | Primera victoria de Zion Williamson: New Orleans Pelicans superó a Boston Celtics

Williamson terminó la noche con 21 puntos, 11 rebotes, 2 asistencias y 9-16 de campo, incluyendo varias acciones espectaculares. De no haber sido por su baja eficacia en libres (3-8), sus números pudieron haber sido todavía más impactantes.

Como en el debut ante San Antonio, lo mejor del ala pivote se vio en el último cuarto: 10 puntos, 3 rebotes y 4-5 de cancha en 8 minutos. Fundamental para frenar la remontada de un Boston que había logrado meterse en partido, luego de ir perdiendo por 23 unidades.

Esta vez, la fiesta fue completa en New Orleans: partidazo de su prodigio y victoria para no perder pisada en la lucha por los Playoffs.

Zion en 10

  • Definición: por supuesto que lo primero que llama la atención en estos primeros tres partidos de Zion, tiene que ver con su capacidad de definición en la pintura. No porque alguien dudara de que se tratara de su gran virtud, pero aún así, verlo confirmado en cancha y ante tres buenos rivales como Spurs, Nuggets y Celtics, no deja de ser la historia de la primera semana de Williamson. 27 intentos cerca del aro y 19 conversiones (75%), incluyendo varios fallos que rápidamente transformó en puntos con rebotes ofensivos propios. Los antecedentes hablan de certezas: sus porcentajes no son casualidad o producto de una muestra pequeña.
  • Conexión: aunque es temprano y precisarán de rodaje en cancha para consolidar la química, Williamson ya empezó a demostrar una interesante conexión con Lonzo Ball. Por altura, visión de cancha y precisión en los pases, el ex Lakers parece la pareja perfecta para alimentar a Zion, especialmente en la búsqueda de alley-oops. De las cuatro conversiones que ya registra por esa vía, tres fueron asistidas por Lonzo, incluyendo un par en el último partido ante Boston. Seguramente esos números no tardarán en subir, de la mano de un jugador que no solo es tremendamente explosivo, sino que además es muy hábil para sacarse de encima a la marca (su posteo sin balón, con giro y rápido corte hacia el aro, ya son una marca registrada luego de tres encuentros).
  • Mediacancha: está claro que cuando pensamos en un atleta del calibre de Williamson, imaginamos a un jugador dominante en transición. Sin embargo, todavía no hemos visto esa faceta de su juego, consiguiendo casi todos sus puntos en ataques fijos. Promediar 19,3 puntos en 22,2 minutos, sin tantos fáciles en el contragolpe, es una señal más que positiva.
  • Poste Bajo: ¿será Zion el encargado de revivir el juego de poste bajo? Lo cierto es que el ex Duke parece ser un maestro de un arte que pensábamos perdido. Aunque todavía debe mejorar el sellado de su marca (a veces está más pendiente de girar para el alley-oop, que de recibir de espaldas) y sin tener movimientos clásicos o avanzados, Williamson es una verdadera pesadilla cada vez que recibe cerca del aro. Pura potencia y agresividad, sumado a un interesante toque. Y es que allí radica su principal amenaza: si lo defiende un jugador de su altura, es capaz de dominarlo en el poste bajo, mientras que si lo marca un interno más pesado, lo va a superar por explosión. El tiempo irá demostrando cuál es la mejor estrategia para frenar al ala pivote. Por ahora, no vimos ninguna particularmente efectiva.
  • Rebotes ofensivos: una de las grandes virtudes mostradas por Zion hasta ahora, ha pasado por la velocidad de su segundo salto. Ya hemos visto muchos casos en los que falla un tiro e inmediatamente asegura su propio tablero, no solo saltando más alto que sus rivales, sino además despegándose del piso con anterioridad. Un cóctel explosivo. Sus 3,3 rebotes ofensivos de promedio, hablan por si solos.
  • Visión: uno de los errores importantes a la hora de analizar el juego de Williamson, pasa por vincularlo simplemente a la capacidad atlética o a la potencia física. Aún sin ser un virtuoso desde lo técnico, el joven de 19 años tiene un juego bastante más completo de lo que uno podría creer si solo viera sus highlights. Y una de esas fortalezas pasa por su visión de cancha. Si bien todavía no hemos visto ese potencial en su máxima expresión, ya ha dejado destellos de algunos pases de gran calidad y sus 1,7 asistencias no están nada mal, teniendo en cuenta su rol (la pelota está pasando poco por sus manos) y minutos en cancha.
  • Rol: una de las preguntas interesantes que traía el debut de Zion, era cómo lo iba a utilizar New Orleans. ¿Iba a confiar en él para iniciar ofensiva o tendría un rol mucho más ligado a la definición? Por ahora, la respuesta parece estar inclinada hacia la segunda opción. Las estadísticas de NBA.com indican que Williamson está promediando 1,1 minutos de posesión por partido (mismos valores que Derrick Favors), con apenas 1,67 segundos por toque de balón (similar a lo de Nicolo Melli) y 0,97 dribles por recepción (apenas por encima de Jahlil Okafor). Números claramente de jugador interior.
  • Lanzamiento: entre las incógnitas que nos dejan estos tres partidos, sin dudas que la más importante pasa por el tiro exterior. Zion anotó 4-4 en triples ante los Spurs (todos en un par de minutos en el último cuarto) y a partir de ahí, lanzó 0-1 contra Nuggets y 0-1 contra Celtics. ¿Ráfaga casual o señal de que esa parte de su juego está más avanzada de lo que pensábamos? Solo el tiempo lo irá contestando. Por ahora, su 4-6 en tiros de tres es fenomenal. Diferente es la historia con los libres. Ofensivamente hablando, está claro que el punto débil de Williamson ha pasado por allí. 6-16, para un 37,5%. Para un jugador al que muchas veces las defensas no tendrán otra alternativa que frenar con infracciones, será importante que pueda mejorar esos porcentajes (lanzó un 64% en Duke).
  • Defensa: mientras que en ataque el balance es claramente positivo, defensivamente Zion ha mostrado defectos. Para empezar, aún con sus saltos infinitos, la falta de estatura parece limitarlo a la hora de proteger el aro (1 tapa en 58 minutos totales), mientras que ha sufrido en las ocasiones en las que tuvo que quedar emparejado con un guardia en el perímetro (vease, sus duelos del domingo ante Kemba Walker). De todas formas, algo más preocupante fueron un par de jugadas en las que no solo sufrió por sus características, sino que se mostró poco concentrado a la hora de realizar la transición defensiva. No hay excusas para que Daniel Theis le gane en una carrera hacia el aro.
  • Impacto: el +/- no siempre es una estadística confiable, especialmente en muestras pequeñas. Pero en este caso, los números van perfectamente de la mano con lo empírico. 58 minutos en cancha y +21 para New Orleans. 86 minutos de descanso y -4 para los de Gentry

Sigue toda la NBA en VIVO con el NBA League Pass

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Holiday
¿Cuánto resolvió Milwaukee de su gran punto débil?
Juan Estevez
Lakers
Previa de Lakers rumbo a la 2020-2021
Agustín Aboy
deandre ayton
Ayton, el gran ganador del arribo de Paul a Phoenix
Juan Estevez
Enes Kanter
Portland y cuatro caras nuevas con ilusión
Agustín Aboy
NBA Ball
El protocolo de salud y seguridad para la 2020-2021
Steve Aschburner, NBA.com
John Stockton Magic Johnson
Stockton, Magic y las 12 asistencias por partido
Agustín Aboy
Más noticias