New Orleans Pelicans

Zion Williamson, un 'mismatch' continuo para el rival y su siguiente paso para ser una estrella NBA

Si ante Denver Nuggets Zion Williamson alcanzaba su máximo de carrera en anotación con 39 puntos y añadiendo 10 rebotes y 5 asistencias, menos de 24 horas después el jugador de los New Orleans Pelicans casi deja atrás esa cifra en otra noche de escándalo para el sophomore. Los Dallas Mavericks fueron incapaces de frenar al ex de Duke que completó otra actuación sin precedentes que llevó a los de Stan Van Gundy a finalizar con victoria por 112 a 103. En esta ocasión, la aportación del ala-pivote sí fue determinante para poder ganar, yéndose hasta los 38 tantos en 13 de 20 tiros de campo y complementándolo con 5 rebotes y 6 asistencias.

MÁS | New Orleans Pelicans y un triunfo sobre Dallas Mavericks que deja una lección

En los menos de 70 partidos que Zion ha disputado a lo largo de su corta carrera en la NBA ya ha dado muestras de estar en disposición de marcar un antes y un después en la liga. Su físico le convierte en un espécimen dificilmente igualable a cualquier otro que haya visto esta competición. No es solo se trata de sus dimensiones, sino de la rapidez con la que ejecuta todo tipo de movimiento lo que le permite, por un lado, sorprender a sus marcajes y por otro generar ventajas de manera constante.

Es aquí de donde nacen todas las complicaciones para detener al jugador de los Pelicans ya que teniendo en cuenta su cuerpo y zona de juego, lo normal es que sea un pivote quien se empareje con él. Esta lógica decisión tiene una consecuencia muy cara a pagar, ya que si el alero consigue sorprender a su emparejamiento de manera veloz nada le separa de poder anotar. En caso opuesto, si el rival opta por una defensa más versátil, sacrificando altura y peso por rapidez y capacidad de reacción, Williamson castiga yendo al contacto físico donde pocos pueden frenarle.

Un total de 5 jugadores le han defendido más de 10 minutos según los registros de NBA Stats a lo largo de esta campaña. Tan solo uno de ellos ha conseguido dejarle por debajo del 50% en tiros de campo, caso de Brook Lopez, quien hizo que Zion acabase con un 43% en total. El resto, contrastados defensores de primer nivel como Robert Covington (69%) y otros con una gran proyección como Patrick Williams (56%), no han impedido que el sophomore haga lo que quiera con ellos.

"Presenta enormes retos para la defensa y los árbitros", dijo el entrenador de los Mavs, Rick Carlisle. "Consigue crear un gran número de contactos. Se trata de una fuerza natural similar a Shaquille O'Neal con las habilidades de un base".

Zion no deja prisioneros cuando salta a cancha y su progresión en esta temporada indica una tendencia al alza que va mucho más allá de la anotación por impacto, lo cual tampoco desmerecería en absoluto su rendimiento. Se trata de un jugador sumamente inteligente que está dando los pasos adecuados en ataque para adecuar su estilo de juego al mundo NBA y añadiendo una serie de atributos que pueden catapultarle como alguien que marque época.

Domina el reverso y el cambio de ritmo, absorbiendo el contacto si es preciso para dejar el balón en el punto adecuado en las penetraciones. El espaciamiento ofensivo de los Pelicans acaba en muchas ocasiones por condicionar sus opciones en ataque, al tener que compartir pista con otro interior poco móvil como es Steven Adams, pero aún así encuentra el modo de seguir ejecutando a un nivel de élite.

El jugador de los Pelicans está creciendo desde lecturas sencillas en acciones con balón como paso previo a convertirse en un perfil de point-forward sumamente valioso, alrededor del cual poder edificar un sistema de ataque. Su primer paso en carrera le garantiza atraer a buena parte de la defensa rival y a partir de ahí solo queda ejecutar y tomar la mejor decisión posible, algo no tan sencillo de realizar cuando los contrincantes colapsan sobre ti.

El foco desde el cual Zion está creciendo no es otro que el bloqueo directo, la principal fuente de ventajas que existe a día de hoy en el baloncesto NBA. Lo que hace especial a Williamson en estas acciones es que es capaz de flexionar su cuerpo y bajar su centro de gravedad hasta el punto óptimo, lo cual le da la oportunidad de jugar con los ritmos y velocidades en busca del ángulo idóneo para anotar o pasar.

Van Gundy ha tenido claro desde el principio que el mejor modo de sacarle partido al sophomore va a venir de su creación de juego con balón, por ello el volumen de uso de este en acciones de bloqueo directo como manejador se han multiplicado respecto al año pasado. Williamson ha registrado un total de 101 posesiones de este tipo hasta el momento, consiguiendo ser uno de los más efectivos en ese sentido, con 1,05 puntos por posesión y un 57% en tiros de campo.

De entre todos aquellos con un mínimo de 100 posesiones en este curso, Williamson es el 12º más eficiente y el que mejor porcentaje de acierto en tiros de campo tiene de toda la NBA. Algo que con un mayor volumen descendería, como es lógico, pero que muestra una tendencia a tener en cuenta en su progresión.

Zion Williamson es un mismatch constante, una figura capaz de condicionar la toma de decisiones defensivas del rival con el simple hecho de recibir fuera de la línea del triple. La variedad de recursos que posee para poner el balón en el suelo, bien penetrando o posteando, le convierten en un jugador diferente al resto en todos los sentidos. Su progresión ahora mismo habla de un proyecto de estrella, capaz de ser el jugador en esta temporada con más partidos de 20 puntos, 5 rebotes y un 60% en tiros de campo, con un total de 15, empatado con el principal candidato al MVP Nikola Jokic.

Detener al ala-pivote de los Pelicans a base de defensas agresivas como trataron de realizar los Mavs puede ser una opción interesante en este momento, ya que le coloca en una situación de tensión donde su técnica ha de responder acorde a la lectura adecuada, lo que le debería ayudar a aprender a tomar decisiones en secuencias de desventaja que con el tiempo podrá dominar.

El cambio defensivo con Zion parece algo utópico, la contención el mal menor y el trap una moneda al aire. Los resultados de New Orleans puede que no sean lo suficientemente buenos para ver a Williamson en el mejor escenario competitivo posible, pero lapsos como en el que se encuentra son la mejor prueba de lo que puede llegar a ser con el tiempo.

Es obvio que su juego todavía es limitado, principalmente por un uso constante de su mano dominante, así como por la inexistencia de un tiro en suspensión fiable, dos aspectos clave para que los rivales puedan anticiparse a sus movimientos, pero a sus 20 años y con menos de dos temporadas en la NBA el futuro de Zion Williamson es más que brillante, apuntando a convertirse en un perfil de point-forward nunca antes visto en esta liga.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Toscano
Juan Toscano y un verano diferente
Juan Estevez
john-wall-02262021-nbae-gettyimages
Wall y su situación: "La mejor decisión para ambos"
Juan Estevez
michael porter jr
Extensión por el máximo para MPJ en Denver
Juan Estevez
Facundo Campazzo
Campazzo y el objetivo de sacar ventaja de su experiencia
Agustín Aboy
Deck
Deck y su adaptación a la NBA: "Me sentí cómodo"
Juan Estevez
klay thompson
Más detalles sobre el regreso de Klay Thompson
Juan Estevez
Más noticias