WNBA

La WNBA elige a la mejor jugadora de su historia: el argumento de Diana Taurasi y otras grandes cuatro candidatas

La WNBA lleva 25 años marcando el camino para el deporte profesional femenino en América y en esta temporada de tan importante aniversario ha decidido homenajear a su historia. Lo hace no solamente presentando a la lista de las 25 mejores jugadoras de su historia, sino también abriendo una votación para que los fanáticos determinen cuál de esas 25 jugadoras elegidas es la "GOAT" de la WNBA: la mejor jugadora de la historia de la liga.

Desde el 5 de septiembre y hasta el 19 de septiembre habrá tiempo para participar de esta votación, realizada por los canales de la web y la app oficial de la WNBA y también mediante Twitter (más detalles al final de este artículo) y que consagrará de forma oficial a algo que por ejemplo la NBA nunca ha determinado dentro de la rama masculina.

Más | La WNBA anuncia a sus 25 mejores jugadoras de la historia: "W25"

Aunque la historia de la liga no sea tan larga, desde la primera temporada ha habido muchísimo talento dentro de sus canchas y son varias las candidatas a terminar en el primer puesto: se elige entre las 25 que forman la lista de "W25" y cada una de ellas ha conseguido varios logros para formar parte de esa lista. Eso sí, hay algunas jugadoras que por las cosas que consiguieron a nivel individual y colectivo y por cómo marcaron la historia del básquetbol femenino tienen un plus y parecen ser las grandes candidatas a conquistar la mayor cantidad de votos.

Diana Taurasi

Sin una votación oficial que lo respalde, Taurasi ha recibido el apodo de GOAT hace ya algunos años: de hecho Phoenix Mercury celebró con la presencia de unas pequeñas cabras (goats en inglés) cuando Taurasi superó a Tina Thompson en el ranking de máximas anotadoras de la historia de la liga. Por su juego, su vigencia (saltó a la fama a inicios del siglo XXI) y su carisma, Taurasi, representante de sangre latina por parte de su madre argentina, parece realmente una gran candidata a ser escogida como la GOAT.

¿Qué argumentos tiene a su favor la escolta de Phoenix? Como mencionamos, es la máxima anotadora de la historia. Lleva más de 9.100 puntos mientras que su escolta es Tina Thompson con 7.488, ya a una distancia enorme. No parece que alguien vaya a superar a Taurasi a corto plazo y mientras tanto ella a los 39 años está promediando 15,2 puntos por partido. Pero su carrera no se ha hecho solamente de puntos, aunque fue la máxima anotadora en cinco de las 17 temporadas que disputó (y top tres en otras tres). Diana fue escogida como la MVP en 2009 y se consagró campeona de la liga con Phoenix Mercury en 2007, 2009 y 2014, ganando en los últimos dos casos el premio a MVP de las Finales.

10 veces All-Star y 14 veces All-NBA, puede decirse que nadie ha marcado mayor diferencia que ella en el costado ofensivo de la cancha (está en el top 5 histórico de asistencias y es de momento la única jugadora que encestó más de 1.000 triples). Además, todo el tiempo que ha estado en la liga y sus cinco medallas doradas obtenidas con la Selección de Estados Unidos suman a su prestigio.

Tamika Catchings

Como Taurasi, Tamika Catchings solamente se hizo con un premio de MVP de temporada regular y además logró un palmarés menos abultado en cuestiones colectivas: en 2012 consiguió su único anillo de campeona, siendo la MVP de las Finales que Indiana Fever le ganó a Minnesota Lynx. Sin embargo, si hablamos sobre la jugadora más completa de la historia la ex alera de Indiana que estuvo en la WNBA entre 2002 y 2016 es probablemente en quien pensamos. Catchings es dueña del reconocimiento general de lo que es una jugadora "two-way", imponente en ataque (tercera máxima anotadora de la historia de la liga) y en defensa (líder histórica en robos y elegida cinco veces como la mejor defensora de la temporada).

Tamika lidera la WNBA a nivel histórico en cuanto a win shares con 93,66, 20 más que su escolta Lauren Jackson, y además fue 10 veces All-Star, 12 veces All-WNBA y ¡15 veces! All-Defensive en 15 temporadas disputadas. Además consiguió cuatro medallas olímpicas doradas con la Selección de Estados Unidos. Fue presidenta de la asociación de jugadoras antes de su retiro y hoy en día está dentro del Salón de la Fama y se desempeña como la General Manager de Indiana Fever.

Cynthia Cooper

La historia de la WNBA tiene 25 años, no comenzó con el siglo XXI. Y en los albores de la liga, en pleno entusiasmo de su lanzamiento pero también con condiciones distintas a las que han conseguido las jugadoras hoy, hubo un equipo que marcó una era: Houston Comets ganó cuatro campeonatos consecutivos entre 1997 y 2000 con el trío compuesto por Cynthia Cooper, Sheryl Swoopes y Tina Thompson al frente. Cooper fue la MVP de las cuatro Finales y las dos temporadas iniciales, y aunque su carrera se terminó (antes de un pequeño regreso en 2003) con la obtención del cuarto campeonato, podría decirse que solamente no dejó una huella más grande en la historia de la liga debido a que la WNBA llegó tarde a su vida.

Cooper, campeona olímpica en Seúl 1988, ya tenía 34 años cuando la WNBA empezó su primera temporada. Igualmente se encargó de dominar como lo hacía previamente en las ligas europeas: promedió 21,1 puntos y 4,8 asistencias por partido en los 120 encuentros que jugó desde 1997 al 2000 brillando como la figura principal del mejor equipo. En esas cuatro temporadas fue parte del primer quinteto All-WNBA y también fue elegida para las tres ediciones del All-Star que se realizaron con ella presente en la liga: 1999, 2000 y 2003, cuando volvió momentáneamente para jugar 4 partidos con 40 años. En los últimos dos encuentros de su carrera anotó 22 puntos, una demostración más de su vigencia. Haber jugado poco la penaliza un poco en la historia, pero fue la primera súperestrella. Todavía sigue siendo la única jugadora que ganó dos premios de MVP de forma consecutiva y la única con cuatro premios de MVP de las Finales.

Maya Moore

La carrera de Moore también tiene un asterisco: en 2018 la jugadora oriunda de Missouri la puso en stand-by a los 29 años para dedicarse a cuestiones de justicia social y de su vida personal y todavía no ha regresado a las canchas, aunque tampoco pronunció su retiro definitivo. Si Moore vuelve a jugar, puede esperarse que sea tan dominante como lo fue antes: llegó a la WNBA en 2011 y no solamente fue la rookie del año, sino que terminó siendo All-Star y campeona promediando 13,8 puntos por partido en los Playoffs. Minnesota construyó una dinastía desde su arribo: no faltó a Playoffs desde 2011 a 2018, se consagró campeón en 2011, 2013, 2015 y 2017 y perdió las Finales en 2012 y 2016.

En el medio de eso Maya se asentó dentro de la elite: ganó un MVP de Fase Regular, otro de Finales y fue All-WNBA en cada unas de sus temporadas a excepción de la primera. Campeona olímpica en 2012 y 2016, Moore también ha sido reconocida por su juego defensivo (en todas sus temporadas terminó en el top 10 en win shares defensivos y en 2014 y 2017 fue elegida en los quintetos All-Defensive), ha dejado momentos marcados en la historia de las Finales y es dueña de un juego completo como pocas: por ejemplo, es la única jugadora en la historia en firmar una temporada (2016) de al menos 19 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias y 40% de acierto en triples por partido. Si decide regresar, todavía tiene mucho tiempo más para conseguir cosas geniales.

Más | ¿Quiénes son los 30 mejores jugadores de la NBA entrando a la temporada 2021-2022?

Lisa Leslie

Pergaminos deportivos de sobra también tiene Lisa Leslie, una de las jugadoras que más hizo para popularizar la WNBA. La ex pivote de Los Angeles Sparks fue la MVP de las temporadas 2001, 2004 y 2006, campeona y MVP de las Finales en 2001 y 2002 y, por ejemplo, la primera mujer en realizar una volcada en un partido de la WNBA. Es una pionera que fue All-WNBA en la primera temporada de la historia de la liga y que llegó a jugar hasta el año 2009, siendo All-Star a los 36 años: en la temporada anterior había sido elegida como la mejor defensora como así también en 2004. Ah, en 2007 se tomó un año sabático para ser madre pero al regresar volvió a afirmar su dominio en la liga, siendo primer quinteto All-WNBA.

Campeona olímpica en Atlanta 1996, Sydney 2000, Atenas 2004 y Beijing 2008, Leslie fue una estrella total de inicio a fin de su carrera profesional y, desde el mercado de su Los Angeles, se instaló rápidamente como una cara del baloncesto femenino que llegó hasta a protagonizar un episodio de Los Simpson. Es parte del Salón de la Fama, una de las únicas tres jugadoras ganadoras de tres premios de MVP y, para varios especialistas, la mejor pivote de la historia de la liga.

Otras grandes leyendas como Sheryl Swoopes, Lauren Jackson (una de las dos jugadoras internacionales que participan de la lista de las 25 mejores junto a Ticha Penicheiro) e incluso otras figuras en activo como Sue Bird también son parte de la elección dentro de una liga que ha visto tanto talento. ¡Participa con tu voto!

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Pivots
Los pivotes que pelean por entrar al Top 75
Juan Estevez
nba-plain--0f7c1ab4-80d0-4105-b15c-d34edf915c28.jpeg
¿Qué equipo decepcionará en la 2021-2022?
NBA.com Staff
Top international players, Giannis, Jokic
Los 15 mejores internacionales para la 2021-2022
Nacho Losilla
top 2000
Ranking NBA 75: los mejores de los 2000
Sergio Rabinal
nba
Los mejores pasadores altos de la 2021-2022
Sergio Rabinal
Estrenos
Los 10 estrenos anticipados de la pretemporada
Juan Estevez
Más noticias