NBA Finals 2021

Finales NBA 2021: El triple, de principal arma ofensiva a un recurso más en los equipos campeones

Una de las cosas que hacen al básquet diferente de otros deportes de equipo es su constante evolución. Año a año el juego va mutando, cambiando, por eso resulta tan complicado comparar a equipos de una temporada a otra, ni hablemos de épocas distintas. El proceso de especificación, profesionalización y aumento en el uso de las nuevas tecnologías que se inició a comienzos del siglo XXI en la NBA ha traído consigo una nueva era para la liga en la que se hace acopio de todo tipo de herramientas con el fin de incrementar el rendimiento del grupo en forma de resultados, para así tomar ventaja respecto a los rivales.

MÁS | El impacto de los suplentes, ¿una ventaja clara para Phoenix Suns?

Esto, que puede darse prácticamente en todos los ámbitos de una franquicia, ya sea en ventas, en medicina deportiva o propiamente sobre la cancha, tuvo su mejor expresión en la aplicación de las estadísticas avanzadas a la confección de los planteles en torno a una idea de juego y una propuesta concreta. Como consecuencia se inició un paulatino proceso de revolución ofensiva que cambió en la década pasada completamente la forma de entender el básquet. En resumidas cuentas se llegó a la simple conclusión de que un triple vale más que un tiro por debajo del arco, algo lógico, pero que hasta la explosión de los Golden State Warriors y el modelo establecido por Houston Rockets apenas se había tenido en consideración.

En la NBA el éxito es contagioso, y cuando a algún equipo le funciona algo todos corren a imitarlo. Sucedió con la búsqueda desesperada del nuevo gran interior europeo tras Dirk Nowitzki y Pau Gasol, ocurrió con la nueva estrella surgida de instituto después de Kevin Garnett y Kobe Bryant, y se produjo cuando el triple pasó de ser un tiro de especialistas a un sistema en sí mismo, liberando al fin su uso e incrementando enormemente su volumen.

Así en cuestión de cinco años, la media de intentos de triple por noche en temporada pasó de 22,4 a 34,1, representando del 26,7% de los tiros de campo al 38,4% con picos cercanos al 50% en algunos casos en 2020. Pero, como siempre se repite, no es lo mismo la Fase Regular que los Playoffs, pues aquí los ritmos bajan, las defensas se imponen y es más complejo desplegar el sistema propio ante el rival. Esto tiene cierta parte de verdad y cierta de mito ya que lo que tiende a suceder es que hay menos transiciones ofensivas sin apenas oposición, limitando considerablemente los triples liberados en llegada ya que las defensas balancean mejor e impiden esos tiros. Sin embargo, los datos no mienten, y la realidad es un tanto diferente. Echemos un vistazo:

Fase Regular Playoffs
Temporada Triples anotados Triples intentados %T3 Triples anotados

Triples intentados

%T3
2014-2015 7,8 22,4 35,0 8,7 22,7 38,6
2015-2016 8,5 24,1 35,4 9,1 25,7 35,4
2016-2017 9,7 27,0 35,8 10,5 29,0 36,1
2017-2018 10,5 29,0 36,2 10,5 29,9 35,1
2018-2019 11,4 32,0 35,5 11,3 32,9 34,4
2019-2020 12,2 34,1 35,8 13,0 36,3 36,0
2020-2021 12,7 34,6 36,7 13,1 35,0 37,4

El triple sigue abriéndose paso como una forma de entender el juego, un mecanismo que da sentido a los equipos y a través del cual conseguir anotar de manera constante. Esto es lo que explica el crecimiento de los marcadores y no una suerte de pérdida del interés por defender o una nula capacidad para proteger el aro. El desplazamiento de las zonas de influencia en el juego a la hora de anotar, desde el poste a la media distancia, y de la media distancia al triple, es lo que han hecho posible que haya sucedido una revolución como esta en un tiempo tan breve.

Año a año el volumen de intentos y de conversiones en Playoffs ha crecido paulatinamente, sin embargo, en 2021 ha experimentado una pequeña contracción, pasando de 36,3 a 35,0, lo cual puede explicarse por el cambio de escenario en 2020, la ausencia de público y la desaparición de los viajes entre partido y partido. Pese a esto, el dato sigue siendo alto y deja claro el periodo de ascenso en el que se encuentra todavía la liga, a caballo entre la experimentación, la tendencia y el desconocimiento de un modo que palie el acierto rival.

Pero si algo evidenciaron Los Angeles Lakers campeones del pasado curso es que no es preciso ser un equipo que viva y muera con el triple para ser campeones. El conjunto de Frank Vogel concluyó la postemporada ubicándose en la 11ª posición en triples anotados por partido con una media de 12,1 conversiones por 34,2 intentos (35,4%). Habría que remontarse a 2004 para encontrar a otro campeón que hubiera quedado fuera de los 10 primeros siendo el caso de los Detroit Pistons (4,2 con un 30,4%), quienes se ubicaron en 14ª posición. Fue tan insólito su caso que desde 1990 apenas había sucedido en dos ocasiones, ambas a manos de los Bulls de Jordan: en 1998 siendo 11º con 4,2 triples (32%) y en 1991 siendo 14º con 1,8 (32%).

El ejemplo marcado por los angelinos ha servido para que los dos principales aspirantes al anillo en 2021 tomen buena nota y es que, con las Finales de 2021 en marcha, se da la situación de que tanto Phoenix Suns como Milwaukee Bucks son dos equipos que parecen haber rechazado el uso del triple como atajo al campeonato. Veamos la lista:

Temporada Equipo campeón Ránking NBA Triples Temporada Equipo Ránking NBA Triples

2020-2021

Phoenix Suns* 10º 11,7-30,9 (37,9%) 2014-2015

Golden State Warriors

11,4-30,5 (37,4%)

2020-2021

Milwaukee Bucks* 11º 11,4-36,0 (31,7%) 2013-2014 San Antonio Spurs 8,8-21,6 (40,9%)
2019-2020 Los Angeles Lakers 11º 12,1-34,2 (35,4%) 2012-2013 Miami Heat 7,7-22,5 (31,1%)
2018-2019 Toronto Raptors 11,9-34,5 (34,6%) 2011-2012 Miami Heat 6,8-19,7 (35,5%)
2017-2018 Golden State Warriors 11,2-31,4 (35,7) 2010-2011 Dallas Mavericks 8,8-22,2 (39,4%)
2016-2017

Golden State Warriors

12,7-32,9 (38,6%) 2009-2010 Los Angeles Lakers 6,8-20,7 (33,0%)
2015-2016 Cleveland Cavaliers 12,3-30,2 (40,6%)
* En curso

La tendencia entre los conjuntos campeones a lo largo de la historia establecía que si contabas con un equipo con buena mano desde la larga distancia, lo cual te hacía colocarte entre los 5 primeros en triples anotados, tus posibilidades de llevarte el anillo se incrementaban. Suns, Lakers y Bucks pueden ser una excepción a la norma o bien anticipar lo que puede ser un cambio en el curso habitual de los tiempos, sentando un precedente de relevancia que lleve a otros contendientes a seguir su ejemplo.

Pero si los dos aspirantes en 2021 no viven del triple en plena era del tiro exterior, ¿cuál es su fuente de puntos?

En el caso de Phoenix Suns suponen un paradigma de los tiempos que corren. Los de Monty Williams han confeccionado un sistema de juego muy variado, en el que hay cabida para todo tipo de lanzamientos si estos vienen fomentados por una grieta en la defensa rival. La creencia en firme de la generación de ventajas a través de bloqueos indirectos y directos para liberar tiradores o bien intentar tiros tras pantalla es lo que los ha llevado a estar a tan solo 2 victorias de su primer anillo. De este modo, y aquí viene la paradoja, los de Arizona están logrando tener éxito en plena revolución ofensiva desde la zona considerada muerta, la media distancia.

Phoenix está dominando en estos Playoffs desde la mid-range consiguiendo anotar 7,3 lanzamientos en 17,4 intentos, lo que supone un eficiente 42,2%, siendo los segundos que más promedian por detrás de los eliminados Wizards (8,2). Para encontrar un ejemplo semejante hay que remontarse a 2018 con los Golden State Warriors del Big Three que contaban con uno de los mejores de todos los tiempos en estas latitudes como es Kevin Durant.

Preguntado por la influencia del triple en el juego actual y su evolución, Monty Williams dejó unas declaraciones interesantes después de que su equipo anotase 20 de 40 en el Juego 2 de las Finales. "No creo que haya elección. No soy diferente a cualquier otro entrenador, tienes que adaptarte a las tendencias y lo que permite que tu equipo tenga éxito", expresó el técnico. "Creo que el remanente para mí es la capacidad o la voluntad de seguir disparando el tiro de media distancia. Creo que eso es algo en lo que siempre tendré en cuenta. Pero nuestros muchachos trabajan en eso y yo les digo todo el tiempo, si lo trabajas en el entrenamiento, hazlo en el juego. Habiendo pasado tiempo con San Antonio cuando regresé y estando con Brett Brown en Philadelphia, aprendí mucho sobre las diferentes formas de anotar y cómo debes adaptarte como entrenador".

MÁS | Chris Paul y Devin Booker, una pareja única e histórica

En el otro extremo se encuentran los Bucks, que han aplicado su particular lectura del básquet actual. La transición posee un peso mayúsculo en su juego, algo lógico teniendo en plantel a un dominador del juego en llegada como es Giannis Antetokounmpo, pero también el bloqueo directo, el cual da sentido a su forma de crear jugadas y generar ventajas para el manejador o el continuador. La explicación de sus bajos números desde la larga distancia no tiene tanto que ver con la ausencia de tiradores contrastados, pues cuentan con figuras de gran talento como puedan ser Khris Middleton, Brook Lopez, Bryn Forbes o PJ Tucker, sino más bien por la necesidad de explotar las virtudes de su estrella.

En el caso de los de Wisconsin su punto fuerte de anotación se ha centrado en la zona donde lideran la NBA en estos Playoffs en tiros conseguidos por noche con 18,1 en 26,4 intentos, lo que supone un increíble 68,5% de efectividad. Los de Budenholzer han seguido el ejemplo marcado por los Lakers en 2020, quienes concluyeron como el conjunto más prolífico en este espacio de la cancha, añadiendo un esfuerzo defensivo que los llevó al campeonato, igual que los Bucks.

No existe una respuesta única a la situación que atraviesa el básquet actual. En plena explosión del acierto y el volumen, donde la técnica individual y la preparación física están avanzando como nunca antes en la historia, los jugadores son cada vez más fuertes, más rápidos y, objetivamente, mejores en cuanto a polivalencia y efectividad. Sin embargo, algo parece estar cambiando en el seno de la NBA gracias a conjuntos que se han atrevido a ir en contra de la tendencia general, teniendo éxito y, quién sabe, si contagiando al resto de la competición.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Sarr
🔍️ Oliviar Sarr, francés de altura y tiro
Juan Estevez
Livers Henry
🔍️ Livers y Henry, perimetrales de Michigan
Juan Estevez
Durant
Tokio 2020: las tres historias de la primera jornada
Juan Estevez
Manu Ginóbili
Eligiendo al MVP de cada JJOO: 1984 a 2016
Juan Estevez
nba-plain--15bc46e4-804c-4786-87a9-3024c9f2e710.jpeg
Cunningham: "Siento que soy el primer pick"
Leandro Fernández
Banton
🔍️ Scouting del Draft: McClung, Walker y Banton
Juan Estevez
Más noticias