Brooklyn Nets

El verano perfecto de Sean Marks, el arquitecto de Brooklyn Nets

Jugador de Raptors, Heat, Spurs, Suns, Hornets y Blazers en una carrera de 11 temporadas en la NBA, que tuvieron como culmen el título de campeón de 2005. Su marca más elevada de media de minutos fue de 15,2 y nunca pasó de los 4,6 puntos. Secundario, pero importante en los vestuarios y de gran inteligencia. Sean Marks mostraba ya muchísimas condiciones para brillar más en su próxima tarea que como jugador, pese a lo bueno que llegó a ser. Y en los Brooklyn Nets demuestra toda su habilidad como ejecutivo.

Más | El panorama de Brooklyn Nets para la temporada NBA 2021-2022 tras sus movimientos en el mercado

Marks fue contratado como General Manager de los Nets cuando la situación de la franquicia era pésima. El famoso traspaso por Paul Pierce y Kevin Garnett dinamitó los activos de futuro por un presente que jamás dominó. El exjugador fue el elegido para comenzar la limpieza. Tenía una tarea larga por delante, proyectada a varios años. Pero su capacidad para comprender el mercado, las buenas relaciones ya establecidas y el potencial mercadotécnico de los Nets potenciaron el escenario.

Fue presentado el 18 de febrero de 2016 y su mano se notó de inmediato. Traspasó a Thaddeus Young para hacerse con Caris LeVert en el Draft de ese año; firmó por varios años a un desconocido Joe Harris para explotar su tiro; y en febrero de 2017 mandó a Bojan Bogdanovic a Washington para obtener otra primera ronda, que meses después sería Jarrett Allen. En el Draft 2017 seleccionó al ahora pivote de Cavs y traspaso la elección de Kyle Kuzma y a Brook Lopez para comerse el contrato de Timofey Mozgov a cambio del talentoso D'Angelo Russell. Apenas tardó un año en tener la base del nuevo proyecto.

Desde entonces conocemos la historia. De los jóvenes, atractivos y competitivos Nets pasamos a las firmas de Kevin Durant y Kyrie Irving, para poner la guinda del pastel con el traspaso por James Harden, uno en el que dieron un valor de retorno muy bajo para la figura que estaban adquiriendo.

Marks supo jugar perfectamente sus cartas durante la reconstrucción. Convirtió a Brooklyn en el vertedero oficial de contratos tóxicos de la liga. Eso sí, el precio a pagar eran jóvenes y rondas. Activos de valor. Mientras trabajaba la parte de la plantilla, también miraban por un aspecto fundamental y en ocasiones descuidado por muchas otras franquicias: el trabajo interno y la creación de una cultura ganadora.

Más | ¿Cuál será el punto débil de Brooklyn Nets en la temporada NBA 2021-2022?

Así, los Nets aprovecharon todo su potencial de mercado (Nueva York) para convertirse en una franquicia modelo en cuanto al trabajo del día a día, pero que también disponía de talento joven, capacidad competitiva y espacio salarial. ¿Qué gran estrella iba a preferir firmar por los Knicks teniendo a los Nets de Sean Marks al otro lado de la ciudad?

Sin embargo, esa fase ya terminó. La plantilla está construida con el objetivo de lograr el primer título de la historia de la franquicia. El número de oportunidades que tendrán en esta ventana es desconocido, pero deben aprovecharlo. Es posible que jamás presenten un equipo con semejante cantidad de talento. Y ahí es donde entra de nuevo Marks, que como arquitecto de la reconstrucción demuestra tener capacidad para mucho más.

El excelente trabajo de Sean Marks en el mercado NBA 2021

Ya durante la temporada 2019-2020 hubo interesantes fichajes. Blake Griffin, LaMarcus Aldridge, Mike James; las pruebas a Iman Shumpert, Alize Johnson o Andre Roberson... Pero ha sido este verano cuando Marks se ha puesto el mono de trabajo para redondear una plantilla prácticamente perfecta, y eso que perdieron a su principal agente libre.

La tarea de los directos de los Nets consistía en renovar a los complementos. Jeff Green, clave para jugar el small-ball al lado de KD, hizo una notable temporada, pero decidió marcharse a Denver Nuggets. Sorprendente movimiento y gran refuerzo para los de Colorado. ¿Cómo respondió Marks? Primero, vía Draft: seleccionó a Cameron Thomas con el pick 27, un anotador compulsivo de 19 años y 1,93 metros. Thomas gustó mucho en la Summer League y tiene contrato para varios años, por lo que Marks dispone de un joven que puede servir para entrar en la rotación a medio plazo o como activo de traspaso.

Más | Luka Doncic y la paradoja del generador

La segunda incorporación del Draft vino en traspaso al enviar a Landry Shamet a Phoenix. ¿Por qué hizo esto? El tirador estuvo bien en Playoffs, pero le quedaba un solo año de contrato y Marks prefería tener a Jevon Carter, especialista defensivo, bajo dos temporadas. Busca aquí un Bruce Brown 2.0, solo que en esta ocasión se trata de un jugador con mejor tiro exterior. En la salida de Shamet obtuvo a Carter y a Day'Ron Sharpe, pick 29. Se trata de un tanque para las pinturas de gran potencia física que destaca como reboteador.

Spencer Dinwiddie era otro de los puntos fuertes de las tareas estivales. El base quería firmar un potente contrato que los Nets no iban a ofrecerle, así que la estrategia de Marks pasaba por conseguir algo por su marcha. ¿Qué hizo? Incluir el sign&trade de Dinwiddie a los Wizards como parte del traspaso de Russell Westbrook a Lakers. Se llevaron las segundas rondas de Washington de 2024 y 2025, una excepción salarial y la posibilidad de otro intercambio de segundas rondas. Y ojo, porque los Spurs, parte del gran traspaso, les dieron los derechos del pivote Nikola Milutinov. El serbio de 26 años es uno de los mejores interiores de toda la Euroliga y mucho se ha hablado de su posible aterrizaje en San Antonio. Pues ahora sus derechos son posesión de Brooklyn.

Después llegó la nómina de los complementos. Fichó primero a James Johnson, veterano útil, inteligente y defensivo, que puede tener hueco en la rotación o convertirse en uno de los habituales del fondo de banco; y consiguió la inesperada renovación de Bruce Brown, que promedió 22,3 minutos desde el banco la pasada temporada siendo uno de los habituales titulares cuando había lesiones. Gustó mucho y funcionó su rendimiento. Firmó la qualifying offer de 4,7 millones. Definición de ganga.

Blake Griffin también volvió por el mínimo de veterano, algo que se puede permitir mientras sigue cobrando de los Pistons, y utilizó la excepción de nivel medio, arma predilecta de los equipos asfixiados salarialmente, para el mejor fichaje, el de Patty Mills. Marks consiguió la firma del australiano durante los Juegos Olímpicos y pudimos verle junto a Durant, su nuevo compañero. Mills será el sexto hombre y líder de la segunda unidad, pero también otro complemento anotador para aprovechar los espacios y la atención que generan las tres estrellas de Brooklyn.

Más | Anthony Davis o Marc Gasol: ¿quién debe ser el pívot titular de Los Angeles Lakers?

Por si fuese poco, añadió al veterano Paul Millsap a la ecuación, que lejos del brillo del pasado tiene mucha experiencia, dureza y tiro exterior. Encaja muy bien en la filosofía del equipo. Además, los médicos le han dado permiso a LaMarcus Aldridge para regresar a las canchas y su rendimiento con el equipo en la pasada temporada fue prometedor. Diferentes recursos para el juego interior, algo muy necesario para los ajustes de Playoffs.

El último movimiento que faltaba era despejar el contrato de DeAndre Jordan. El pivote no tuvo minutos en Playoffs tras ser titular en temporada regular y le quedan dos años de contrato por 20 millones. Fue necesaria su firma en 2019 para hacerse con Irving y Durant, amigos íntimos suyos, pero su presencia en el equipo ha llegado a su fin. Diferentes informaciones apuntaban a que Marks le ofrecía junto a una primera ronda, pero terminó dándole salida a Detroit con cuatro segundas para recibir los contratos expirings de Jahlil Okafor y Sekou Doumbouya.

Todavía Marks tiene transacciones pendientes. El traspaso de Jordan no es oficial y los Nets contarán entonces con 17 contratos. DeAndre' Bembry, jugador interesante, firmó uno parcialmente garantizado, por lo que será cortado. Pero faltaría al menos uno más. Marks cortará a Okafor o a Doumbouya, o incluso a los dos.

La plantilla de Brooklyn es un escándalo. Tienen discutiblemente al mejor jugador de la liga (Durant), el mejor grupo de tiradores, posiblemente la mayor cantidad de talento de estrellas de la historia de la NBA, un banco lleno de veteranos y diferentes opciones, y cinco pivotes útiles, competitivos y distintos para los ajustes de postemporada (Nicolas Claxton, Aldridge, Griffin, Millsap, Johnson). Marks ha hecho un excelente trabajo, porque además ha conseguido la extensión de Kevin Durant por cuatro años. Los Nets son mejores que hace unos meses, tienen mayor control de los contratos al medio plazo y su trío de estrellas está preparado para pasar muchos años en Brooklyn. El arquitecto Marks sonríe, aunque ahora falta que las lesiones respeten al bloque como no lo han hecho en la 2020-2021.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Luca Vildoza
Vildoza, complicado rumbo a la pretemporada en NY
Leandro Fernández
Lisa Byington
Lisa Byington, nueva narradora de los Bucks
Sergio Rabinal
carmelo anthony
Melo y su objetivo de anillo en los Lakers
Sergio Rabinal
Capitanes, NBA G League
Capitanes ya conoce su calendario para la G League
Leandro Fernández
Jordan Magic
¿Qué jugadores están asegurados en el Top 75?
Juan Estevez
Pelicans Grizzlies Spurs
5 equipos a seguir pensando en el futuro
Agustín Aboy
Más noticias