);
NBA

Premios NBA 2018: La boleta, análisis del MVP, Novato del Año y más

nba-mvp-ftr-041118.jpg
2018 NBA MVP candidates (Getty Images)

Sabes que es primavera cuando checas tu casilla y encuentras ese sagrado correo de los buenos amigos de Ernst & Young, la firma encargada de contabilizar los votos de los premios de la temporada de la NBA. Llegó hace algunos días, y muy pronto mis votos serán oficiales.

Mira en vivo el show de los Premios NBA aquí

Pero no hay necesidad de mantener esto en secreto: les contaré de frente cómo se ven mis elecciones. Échenle un vistazo...

NBA MVP (Jugador Más Valioso)

1. James Harden, Rockets

2. LeBron James, Cavaliers

¡Manténgase al día con las últimas noticias de :tag:!
Por supuesto Ahora no

3. Kevin Durant, Warriors

4. Anthony Davis, Pelicans

5. Russell Westbrook, Thunder

LeBron James tiene un argumento. Ha hecho, a la edad de 33, todo lo que podría exigírsele para ser elegido como MVP. No se ha perdido un solo juego por primera vez en su carrera. Ha promediado 37.2 minutos por partido, liderando a la liga. Ha puesto números -27.7 puntos, 8.7 rebotes, 9.2 asistencias, 54.3% de efectividad en tiros de campo- que lo ubican por sobre cualquier otro jugador en la liga. Cuando su equipo más lo necesitó, luego de la depuración del plantel tras la fecha límite de intercambios, James estuvo en su mejor momento (29.9 puntos, 9.9 rebotes y 10.1 asistencias por juego).

Eso es meritorio de un premio MVP. El único problema, sin embargo, es que el equipo de James comenzó a desdibujarse en la mitad de la campaña para ingresar a los Playoffs en la Conferencia Este, mientras que su principal competidor para alzarse con el premio lideró a su equipo a los más alto de la liga durante el primer mes de competencia, y lo mantuvo en la cima la durante la mayor parte de la temporada.

Ese jugador, por supuesto, es Harden, quien tuvo un año muy dominante en la ofensiva, liderando a la liga en anotación (30.4 puntos) mientras promedió 5.4 rebotes y 8.8 asistencias. James fue más eficiente que Harden, quien lanzó para un 44.9% desde el campo, pero Harden merece el crédito por su habilidad para ganarse tiros desde la línea de libres (10.1 intentos por juego) y convertirlos (85.8 %).

Más que eso, Harden ha sido la base de la mejor ofensiva de la liga. Ha cedido algunas de sus labores en el manejo del balón a su compañero estrella Chris Paul, pero Paul se ha perdido 23 juegos esta temporada, por lo que Harden ha llevado la carga sin él. Harden ha terminado segundo en la NBA en porcentaje de asistencias (44.9), justo detrás de James (43.2).

James es un mejor jugador defensivo, pero no tiene mucho lugar para discutir ese punto contra Harden, claramente un peor defensor. Harden ha hecho su esfuerzo defensivo este año, y los Rockets han terminado sextos en el ranking de mayor eficiencia defensiva. Los Cavs finalizaron en el 29° lugar.

Harden además ha sido el mejor jugador uno contra uno en la liga, por lejos, promediando 11.8 puntos y 1.24 puntos por posesión (James fue el segundo, promediando 6.3 puntos, pero con menor efectividad, 0.97 puntos por posesión). Esto fue importante en la ofensiva de los Rockets, que está ideada para lanzar tiros rápidos de tres puntos cuando esté la posibilidad, pero basada en gran medida en aislar a Harden en el uno contra uno cuando esos tiros no aparecen.

Los 42.3 intentos de tres puntos por partido son la base de la ofensiva, pero la capacidad de Harden para generar puntos cuando las cosas no van bien proporciona la opción confiable y estable para cuando los disparos exteriores no caen. Los Rockets han lanzado por debajo del promedio de la liga desde la línea de 3 puntos en 32 ocasiones con Harden en cancha y, aún así, se las arregló para irse 23-9 en esos juegos.

Esto es lo que ayudará a Harden este año -los Rockets han conseguido muchas victorias, muchas más que los Cavs. Hay otros candidatos decentes en la discusión, pero el MVP de este año es una elección entre Harden y James. Y Harden debería ganarla.

Novato del Año en la NBA

1. Ben Simmons, Sixers

2. Donovan Mitchell, Jazz

3. Jayson Tatum, Celtics

En las últimas cuatro temporadas, tanto el Laker Kyle Kuzma (16.1 puntos y 6.3 rebotes) como el delantero Celtic Jayson Tatum (13.9 puntos con 43.4 % de efectividad en triples) hubiesen sido fáciles elecciones para el premio de Novato del Año. Pero esta temporada, los dos mejores novatos han jugado de manera tan espectacular que ni Tatum ni Kuzma tienen chances de meterse en esa pelea.

No, esa disputa ha sido reclamada por el Sixer Ben Simmons y el jugador de los Jazz Donovan Mitchell. Ambos han firmado una temporada excepcional y cada uno tiene argumentos para quedarse con el honor de ser el mejor novato. El caso de Simmons, en tanto, es más fuerte -probablemente se imponga por sobre Mitchell en la votación, o así debería.

Primero, los números:

Jugador Puntos Asistencias Rebotes Tiros de cancha % Triples %
Mitchell 20.5 3.7 3.7 44.0 34.3
Simmons 15.9 8.2 8.2 54.7 0.0*

*Simmons está 0-11 desde la línea de tres puntos esta temporada

El caso se reduce a si el juego completo y eficiente de Simmons en un equipo con muchas más armas ofensivas supera al peso que tuvo que cargar Mitchell en un equipo de Utah donde la segunda opción de ataque es... Ricky Rubio? Jae Crowder? Joe Ingles?

Mitchell lidera a los novatos en el 'usage rate', una estadística que mide la cantidad de ofensivas que ejecuta un jugador por sobre el total de las del equipo, con 28.8 %, mientras que Simmons se ubica séptimo en ese ranking con 22.2. Ambos son parte importante de la ofensiva de sus equipos, pero la influencia de Mitchell es mayor. En ese contexto, los tiros forzados de Mitchell se ven un poco mejor -él es el foco de las defensas rivales y, sin muchas opciones, tiene que forzar algunos malos tiros.

Consideren que cerca del 20 % de los tiros de Mitchell llegan en los últimos siete segundos de la posesión, mientras que en el caso de Simmons ese ratio baja al 13 %. Eso malogra el porcentaje de cancha de Mitchell ya que toma más tiros presionado por el reloj.

También está el asunto del tiro perimetral. Mitchell no ha sido un gran tirador este año, pero no le teme a lanzar desde larga distancia (6.9 intentos de triple por juego). Pero no ha sido muy certero, incluso lanzando sin marca: Mitchell tiró para un 34.4 % cuando estuvo abierto (el defensa a 2 a 3 metros de distancia) y para un 35 % cuando lo hizo totalmente abierto (sin defensas a menos de tres metros). El promedio de acierto en la liga en triples es del 36.2 por ciento. Mitchell estuvo por debajo incluso cuando lanzó sin marca.

Simmons, por su lado, directamente no lanza desde el perímetro. Apenas tomó 11 disparos de triple en toda la temporada, y ocho de ellos fueron lanzamientos desde muy lejos en el final de los cuartos. Ni siquiera toma tiros a mediana distancia. Conforme a las estadísticas de NBA.com, el 77.8 % de los tiros de Simmons llegan desde una distancia menor a 10 pies de la canasta. En la NBA moderna, ¿podemos darle un premio a un guardia armador que no sabe lanzar -y directamente no lo hace?

Para este elector, la respuesta es sí. Simmons necesita añadir un tiro de mediano rango a su repertorio, y debe mejorar su 55.8 % desde la línea de libres. Pero su impacto en el juego, y en la manera en la que juegan los Sixers, es innegable, aún con ese defecto.

Simmons toma la mayoría de sus tiros desde una distancia de 2,5 metros o menos al aro -7.2 intentos por juego, cuarto mayor ratio en la liga. Él se mete en la pelea de la pintura por no tirar desde afuera, ¿pero sería realmente beneficioso si el simplemente forzara una mayor cantidad de malos tiros desde el perímetro? ¿Por qué no debería llevar el balón hacia la canasta?

Su capacidad para atacar y terminar la jugada con ambas manos lo hacen muy difícil de detener cuando encara hacia la canasta, y convierte el 69.6 % de sus tiros a menos de 2.5 metros del cesto, que es el 12° mejor porcentaje en la NBA y el mejor entre los guardias. Simmons tiene una habilidad increíble, y la usa.

Donde Simmons realmente aventaja a Mitchell es en su capacidad para pasar el balón, que es tan importante para la ofensiva de Philadelphia como las anotaciones de Mitchell para la de Utah. Simmons tiene tan buen instinto para pasar el balón que se lo compara en ese aspecto con LeBron James cuando llegó a la NBA, y ha demostrado que hasta podría convertirse en un mejor pasador que James. Sus 8.2 asistencias lo ubican cuarto en la liga, al igual que sus 17.1 potenciales asistencias por juego. Simmons hace 74.4 pases por juego, la mayor cantidad en la NBA. Aún con lo bueno que ha hecho Embiid esta temporada, la ofensiva sixer comienza en Simmons.

Y Simmons ha jugado igual con y sin Embiid. En los 18 juegos que ha enfrentado sin Embiid este año, Simmons ha promediado 16.3 puntos, 9.1 rebotes y 8.4 asistencis con un 55.7 % de acierto en tiros. Embiid podría ser el jugador franquicia de los Sixers a esta altura, pero la producción de Simmons no decae aunque el centro sea Amir Johnson o Embiid. Esto tira por los aires la idea de que Simmons tiene éxito solo porque está mejor acompañado.

Finalmente, está la defensa. Con 2.08 metros de altura, Simmons es capaz de defender a los mejores perimetrales del rival y tiene la velocidad para seguir el paso de los tiradores. Promedia 2.8 desvíos (19° en la liga), y defiende (estorba) 3.7 tiros de tres puntos por juego, 18° mejor en la liga. Sus oponentes, que normalmente lanzan para un 46.1 % desde el campo, bajan a un 41.3 cuando son defendidos por Simmons, una diferencia de 4.8 %, la 12ª mejor en la liga.

Mitchell tiene un buen caso. Personalmente, nunca me gustó tomar en cuenta a jugadores que no han podido debutar en su año de novato, como el caso de Simmons.

Pero siguiendo las reglas de la liga, él es un novato, y emito mi voto teniendo en cuenta estas reglas. Simmons ha sido el mejor novato de la NBA este año.

Entrenador del Año en la NBA

1. Dwane Casey, Raptors

2. Brad Stevens, Celtics

3. Quin Snyder, Jazz

Esta ha sido una elección difícil ya que hay al menos cinco entrenadores que no están en esta lista y tendrían argumentos fuertes para quedarse con el premio: Nate McMillan, Brett Brown, Mike D'Antoni, Terry Stotts y Gregg Popovich. Snyder se ha ganado el tercer puesto siendo creativo para mantener a su equipo a flote durante una dificultosa primera parte de la temporada, y luego guiando a los Jazz en un gran cierre para terminar teniendo ventaja de localía al comienzo de los Playoffs en el Oeste.

Stevens viene en el segundo lugar por el enfoque constante que tuvo en una temporada especialmente turbulenta para Boston, comenzando con la lesión en el partido inaugural del recientemente firmado en la agencia libre Gordon Hayward y terminando con la lesión sobre el final de la temporada de su guardia estrella Kyrie Irving.

Los Celtics han tenido que usar 18 alineaciones titulares diferentes, y apenas han tenido a sus titulares disponibles 35 veces (sin contar a Hayward). Ese quinteto terminó 23-12. Los otros remendados quintetos terminaron con un récord de 31-15, lo cual es notable para un equipo corto que ya había perdido a una de sus estrellas.

Pero Casey se lleva el premio por las agallas que mostró el pasado verano. Tras un desesperanzador cierre de temporada en los Playoffs 2017 -los Raptors fueron barridos por Cleveland en la segunda ronda- Casey y el General Manager Masai Ujiri se reunieron y determinaron que lo mejor para los Raptors este año sería no hacer prácticamente nada. De hecho, además de traer a C.J. Miles, Toronto dejó ir únicamente a algunos de sus jugadores suplentes.

Fue una apuesta de Casey, que sintió que había desarrollado un grupo joven y talentoso de suplentes que podrían darle una ventaja cuando jugaran como una segunda unidad. Casey creyó que podía cambiar la forma de jugar a la ofensiva de los Raptors, basada en el pick and roll para Kyle Lowry y DeMar DeRozan, y pasar a un juego con mayor movimiento de balón, creando mayor cantidad de tiros de tres puntos. Y sintió que tenía el tamaño suficiente en su plantel para proteger la canasta.

Casey reconoció que tenía planes de respaldo en caso de que el cambio no funcionara. Pero funcionó. Toronto se ubica tercero en el índice ofensivo y quinto en defensa, el primero equipo de la Conferencia Este en estar en el top 5 de ambas categorías desde los Bulls en 2012. Los Raptors se ubican en el 11° lugar en porcentaje de asistencias, habiendo terminado últimos en ese casillero la pasada temporada. La banca ha sido la mejor de la liga, terminando segunda en eficiencia ofensiva (110.1 puntos cada 100 posesiones) y primera en eficiencia defensiva (101.4).

La prueba vendrá en la postemporada, por supuesto. Fue la peor performance de los Raptors en Playoffs la que originalmente inspiró estos cambios. Pero la temporada regular ha visto pagar todos los cambios introducidos por Casey y Toronto terminó en lo más alto del Este, y con el mejor récord en la historia de la franquicia. Casey se ha ganado el premio a Mejor Entrenador del Año.

Mejor Jugador Defensivo del Año en la NBA

1. Rudy Gobert, Jazz

2. Al Horford, Celtics

3. Joel Embiid, Sixers

No es fácil votar por un jugador que se perdió cerca de un tercio de la temporada -la cantidad de juegos disputados es una estadística subestimada. Pero con Kawhi Leonard recuperando (quizá con demasiada ansiedad) un mal cuádriceps y un decaimiento defensivo del warrior Draymond Green, hay un poco de espacio para las excepciones en la votación de esta temporada.

Además, la manera en la que Utah jugó en la defensiva una vez Gobert estuvo totalmente recuperado fue aterradoramente dominante. Gobert retornó el 19 de enero tras sufrir una lesión en la rodilla y, en los 37 juegos desde entonces, los Jazz tuvieron un ratio de eficiencia defensiva de 97.4, cuatro puntos por delante del segundo mejor en la liga en ese aspecto. Utah lideró a la NBA en rebotes defensivos (80.7 %), puntos permitidos en segundas oportunidades (apenas 10.6 por juego) y en puntos permitidos de contraataque (9.8) desde esa fecha.

Más importante, Utah firmó un récord de 30-7 con Gobert de vuelta, apenas por detrás de Houston. Gobert perdió mucho tiempo, pero el impacto que tuvo desde su vuelta llevó a los Jazz a meterse entre los cuatro mejores del Oeste de cara a los Playoffs. Eso se explica desde su encarrilamiento defensivo, y para entenderlo hay que volver a Gobert.

Jugador de Mayor Progreso en la NBA

1. Victor Oladipo, Pacers

2. Andre Drummond, Pistons

3. Clint Capela, Rockets

Usualmente, este es un premio en el que es fácil encogerse de hombros, o elegir un jugador que simplemente hace el tipo de mejoría que podría esperarse en su segundo o tercer año en la liga. Pero en la mayoría de las temporadas, no tenemos un candidato como Victor Oladipo.

Lo que es diferente en Oladipo es que, entrando a su quinto año de carrera, en la NBA la mayoría había tenido una buena lectura sobre él. No era un guardia armardor, pero tampoco la clase de tirador infalible que los equipos de la liga necesitan hoy en la posición 2. El típico jugador entre dos posiciones.

Aún así, Oladipo había mostrado, primero en Orlando y luego en la última temporada en Oklahoma City, que es un buen jugador defensivo y útil ofensivamente como para justificar un lugar en la liga. Pero cuando fue ofrecido por el Thunder en un trade que lo enviaría a los Pacers a cambio de la estrella Paul George, parecía que no estaba a la altura. Había sido cambiado el año anterior por Serge Ibaka, pero no era Paul George.

Oladipo, sin embargo, mostró en Indiana un cuerpo reconstruido, un tiro desde el perímetro mejorado y una mentalidad más agresiva. Atacó a las defensas con mayor fuerza, y elevó su porcentaje de aciertos desde la pintura a un 69.0 %, dejando atrás el 57.3 que había tenido en sus primeras cuatro temporadas. Fue a la línea de tiros libres 4.9 veces por juego, contra las 3.6 que lo hacía entrando a esta temporada.

Oladipo firmó los mejores números de su carrera en puntos (23.1), rebotes (5.2), asistencias (4.3) y robos (2.4, el mejor de la liga). Lanzó para un 47.7 % de cancha y un 37.1 desde la línea de triple, en ambos ítems también los mejores números de su carrera. Llevó a los Pacers a una temporada de 48 victorias, haciendo olvidar rápidamente la partida de George.

Ese fue el gran cambio de Oladipo. Apenas en una temporada, bien entrada su carrera en la NBA, pasó de ser un decente jugador de rol a una estrella de franquicia, y ese es el tipo de progreso que vemos rara vez.

Mejor Sexto Hombre del Año en la NBA

1. Lou Williams, Clippers

2. Fred VanVleet, Raptors

3. Will Barton, Nuggets

No hay mucha expectativa en encontrarse entre los mejores sexto hombre de la temporada. Barton obtiene créditos por ser el hombre que puede cambiar un partido al instante en que pisa la cancha para los Nuggets, pero ha iniciado 39 juegos como titular y sus números como reserva (42.6 % en tiros, 33.0 en tiros de tres puntos) no son geniales. Lo mismo puede decirse para el ganador del año pasado, Eric Gordon de los Rockets, quien ha sido estelar al ingresar como titular en lugar de Chris Paul, pero mucho menos efectivo entrando desde la banca.

Como el líder de la mejor banca de la liga, VanVleet se ganó el voto para el segundo puesto, pero sus números (8.7 puntos en 20 minutos) no lo ponen en lo más alto de esta categoría.

Ese honor fue para Williams, quien se apuntó con la mejor temporada de su carrera en puntos (22.6) y asistencias (5.3). Williams esperaba ser canjeado por los Clippers a mitad de temporada, pero en su lugar fue recompensado con una extensión de contrato que lo deberían mantener saliendo de la banca de los Clippers por las próximas dos temporadas.

Más en NBA.com

Kawhi Leonard
Leonard, afuera por tercer partido consecutivo
Leandro Fernández
James Harden
La curiosa racha de Harden sin recibir asistencias
Leandro Fernández
Manu y Hill
Hill: "Manu es uno de los mejores compañeros de mi carrera"
Sebastián Saijo
Rajon Rondo
Rondo, listo para su regreso con los Lakers
Leandro Fernández
Klay Thompson
Klay Thompson y su enero de explosión ofensiva
Leandro Fernández
#Klay
Thompson iguala marca histórica
Staff NBA.com
Más noticias