);
Portland Trail Blazers

¿Cuánto cambia y cómo se reorganiza Portland Trail Blazers con las vueltas de Jusuf Nurkic y Zach Collins?

Si los Blazers vuelven a tener acción en esta 2019-2020, muy probablemente sea con Zach Collins y Jusuf Nurkic en sus filas. Al menos así lo aseguró recientemente Damian Lillard, quien en una entrevista con Jalen Rose y David Jacoby afirmó que está 100% convencido de que ambos internos estarán disponibles ante un eventual regreso de la NBA.

Portland podría ser uno de los equipos que presente una cara más diferente en la reanudación, sea cual sea su formato. Vale recordar que Nurkic se ha perdido la totalidad de la 2019-2020 tras sufrir una fractura de tibia y peroné en la pierna izquierda en marzo del 2019, mientras que Collins apenas jugó tres partidos de esta campaña, afectado por una lesión en el hombro izquierdo que lo obligó a pasar por el quirófano.

Con los tiempos de recuperación más que cumplidos y la posibilidad de tener un campo de entrenamiento previo a los encuentros oficiales, parece ser un hecho que Terry Stotts volverá a contar con dos piezas fundamentales de su rotación interna.

Pero, ¿qué es exactamente lo que gana Portland con ellos y cómo impactará a su configuración? Veamos.

A la hora de explicar qué llevó a los Blazers de ganar 53 partidos y alcanzar la Final del Oeste en la 2019-2020, a estar afuera de las posiciones de Playoffs en la actual campaña, hay factores principales que saltan a la vista: la defensa, el rebote y la falta de profundidad. Y lo cierto es que en todos ellos, tanto Nurkic como Collins prometen ser de muchísima ayuda.

Empecemos por lo defensivo. Portland terminó la 2018-2019 con el 16° mejor rating de la competencia. Un puesto de mitad de tabla, pero que cuando era combinado con su excelencia ofensiva, les alcanzaba para ser extremadamente competitivos. En este torneo, sin embargo, su defensa se ha caído por completo y actualmente figuran 27°, permitiendo 114,1 puntos por cada 100 posesiones. Casi cuatro puntos más que el año anterior (110,5).

A la hora de puntualizar sobre la defensa, nos encontramos con que el principal retroceso se ha dado en el tema rebotero: pasaron de ser el 9° más seguro en el tablero propio, a figurar con el cuarto rendimiento más pobre. La historia es todavía peor en cuanto al rebote de ataque: lideraron la NBA en ese aspecto durante la 2018-2019, mientras que hoy aparecen 19°. Del día a la noche.

¿Cómo se explica esa caída libre, cuando sumaron a un especialista en los tableros como Hassan Whiteside (promedia 14,2 por partido)? Fácil. El ex Miami es el único que se destaca en esa área, en un plantel con enormes deficiencias en el resto de sus protagonistas. Y es allí donde empezamos a tocar también el factor profundidad.

De los 10 jugadores que tuvieron al menos 600 minutos en esta campaña, el segundo mejor rebotero detrás de Whiteside es Mario Hezonja, quien baja 7,6 por cada 36 minutos. De hecho, el croata es el único otro que supera los 7 en ese tiempo de comparación, con Carmelo Anthony completando el podio con 6,9.

En otras palabras, si Whiteside no asegura el rebote, probablemente el mismo termine en manos ajenas.

Problemas defensivos vinculados principalmente al rebote, falta de segundas oportunidades en ataque, pocas variantes en la rotación... tres pilares de la decepcionante 2019-2020 de los Blazers, que sueñan dejar atrás de la mano de sus refuerzos en la pintura.

Para empezar, Nurkic y Collins son los dos mejores defensores del plantel, por un buen margen de diferencia. De hecho, sacando a Trevor Ariza, cuesta encontrar a otro que siquiera se acerque al promedio de la liga (Whiteside es muy bueno en ciertos aspectos, pero su concentración e intensidad dejan mucho que desear).

El bosnio ofrece una presencia defensiva similar a la de Whiteside desde lo físico y también es capaz de aportar tapas y rebotes a un altísimo ritmo. Solo que además le agrega buenos conceptos en las ayudas y un nivel de energía muy superior a la de su compañero. Podemos discutir sobre quién impacta más en lo individual, pero desde lo colectivo, no hay ninguna alguna.

Collins, por su parte, es uno de los mejores ala pivotes defensivos de la liga, con una versatilidad muy importante para proteger el aro o salir a marcar al perímetro. La comparación con Carmelo en este costado presenta una brecha aún mayor que la de Whiteside y Nurkic. Sinceramente, hablamos de dos extremos del espectro.

Más | El complicado legado de Carmelo Anthony: ¿Un miembro seguro del Salón de la Fama?

En cuanto al rebote, los recuperados también pueden ser claves: Nurkic bajó 13,6 por cada 36 minutos en la 2018-2019, mientras que Collins se quedó en 8,6, pero con muy buena producción en el de ataque: 2,9. Más del doble que el 1,4 de Melo en la actual campaña.

Si bien en un principio se espera que Anthony y Whiteside mantengan la titularidad, la presencia de Nurkic y Collins desde el banco alargará a un equipo al que le costaba horrores mantener el rendimiento de su cuadro inicial. Y si los dos internos demuestran que están a punto físicamente, su impronta defensiva podría darles rápidamente más minutos de lo esperado.

Portland necesitaba refuerzos para ser competitivo en cualquier formato que se determine para la vuelta de la liga. Y con Nurkic y Collins, parecen haber encontrado a su cuerpo de caballería. El tiempo dirá si no fue demasiado tarde.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Joel Embiid
Embiid: "Le debo un campeonato a Philadelphia"
Agustín Aboy
Hassan Whiteside
Whiteside, apuesta de Sacramento
Agustín Aboy
LeBron James Lakers
La Agencia Libre de Lakers vs. otros campeones
Agustín Aboy
Jimmy Butler Goran Dragic Bam Adebayo
Miami, listo para combatir de nuevo
Agustín Aboy
Ginobili Maradona
El ambiente de la NBA despide a Diego Maradona
NBA.com Staff
Bankers Life
Indianapolis recibirá el All-Star en el 2024
NBA.com Staff
Más noticias