Portland Trail Blazers

Portland Trail Blazers y Philadelphia 76ers, ¿socios a la espera de un traspaso?

Los Portland Trail Blazers y los Philadelphia 76ers se ven las caras este sábado, desde las 21:00 de la Ciudad de México y las 00:00 de Argentina. Un duelo entre dos equipos con récords similares (8-8 y 9-7 respectivamente), pero con una diferencia clara: los Sixers pueden adjudicarle su bajón reciente a la ausencia de varios jugadores importantes (incluyendo Joel Embiid), mientras que Portland casi no ha tenido bajas relevantes en la campaña. Al menos por ahora, su irregularidad es algo propio del plantel que han conformado.

Pero más allá de lo que este partido represente en si mismo para los de Billups y Rivers, lo cierto es que pone frente a frente a dos conjuntos que han estado en el centro de rumores y especulaciones durante toda la 2021-2022, ligados a un posible movimiento que envíe a Ben Simmons a los Blazers. Y si bien esos rumores parecen haber perdido fuerza en las últimas semanas, su duelo de esta noche es una buena oportunidad para revisitarlos.

¿Existe un canje que tendría sentido para ambos?

Ben Simmons

Lo primero que parece acertado es descartar un Simmons por Damian Lillard. El único pequeño escenario en el que eso tendría sentido para Portland es si el base exige un traspaso. Algo que por antecedentes y declaraciones públicas recientes, parece realmente improbable. Fuera de eso, y aún con el potencial que conocemos de Simmons, no hay manera que los Blazers den a su súperestrella a cambio de un jugador que no solo tiene limitaciones claras, sino que además hoy es una incógnita en cuanto a su disponibilidad en cancha (no está jugando en Philadelphia aduciendo problemas psicológicos).

Pero si bien lo de Dame luce descabellado, hay otro traspaso que podría ser bastante más interesante para ambas partes. Y es el que involucra a CJ McCollum.

Más | Philadelphia 76ers sorprendió a un Denver Nuggets desconcertado

Comencemos diciendo que el Simmons-McCollum podría darse sin problemas desde un punto de vista económico. Sus contratos son similares y pueden ser intercambiados el uno por el otro sin inconvenientes o restricciones. Queda entonces el plano deportivo.

Desde el punto de vista de Philadelphia, la búsqueda de CJ sería lógica. ¿Qué decimos hace tiempo que le falta a los Sixers? Un jugador perimetral capaz de crear su tiro consistentemente, sobre todo en situaciones de presión. Y si bien la éxplosión de Tyrese Maxey está ayudando, esa carencia seguramente volverá a salir a la luz ante rivales de mayor calidad o en instancias decisivas como los Playoffs.

McCollum tiene defectos en su juego, pero si hay algo que puede hacer es crear sus tiros y anotar en el clutch de manera consistente y eficiente: en las últimas cuatro temporadas (sumando los partidos de la actual), encontramos a 37 jugadores difernetes que tomaron al menos 150 disparos en esos minutos de definición de partidos. Entre ellos, McCollum es el segundo de mejor porcentaje de campo (49%), solo por detrás de Nikola Jokic (50%) y superando incluso a un especialista como Chris Paul (48,5%).

CJ es confiable como pocos en el clutch e incluso ha sabido demostrarlo en pasajes claves de series de Playoffs.

La habilidad de McCollum para cargar con la ofensiva en los cierres de los encuentros sería fundamental para darle un salto de calidad a Philadelphia. Mientras que por otro lado, si hay un equipo que parece armado para esconder los defectos de CJ, son justamente los Sixers: con defensores del calibre de Embiid, Green o Thybulle, entre otros, la debilidad en la marca del nacido en Ohio saltaría mucho menos a la vista que lo que sucede en los Blazers, jugando en la media-cancha con Lillard. De hecho, basta repasar como los Sixers han conseguido en estos años sostener excelentes quintetos defensivos, aún teniendo en cancha a marcadores flojos como Seth Curry o JJ Redick.

En teoría, ¿es McCollum un jugador del mismo calibre que Simmons? Quizá no. Pero a esta altura, Philadelphia no puede esperar conseguir una súperestrella a cambio del australiano. Y con eso en mente, parece haber pocos jugadores de mejor encaje que el ex Lehigh.

Toca ahora revisar el potencial canje desde la óptica Blazer. Sin dudas que el mismo representaría un riesgo, teniendo en cuenta todos los interrogantes que presenta hoy en día Simmons. Pero a la vez, sería una apuesta que si sale bien, le daría la posibilidad a Portland de un salto de calidad que parece difícil que vaya a tener con esta actual configuración. El Dame-CJ es altamente competitivo, pero ha tocado su techo y hoy cuesta imaginar a este equipo volviendo a pelear por un título de Conferencia.

Vale recordar que los Blazers han perdido en 1° Ronda de Playoffs en cuatro de las seis campañas en las que utilizaron a esa media-cancha en su quinteto inicial. Sirve para ganar partidos y para competir, pero no necesariamente para llegar lejos en la postemporada. Y si bien es completamente válido recordar que Simmons no ha sido precisamente una estrella en los tramos definitorios de cada temporada, el esquema de estos Blazers parecería ser mucho más beneficioso que el de los Sixers.

Como marcamos, la falta de un creador desde el drible en Philadelphia obligaba a Simmons a tomar un protagonismo central con el balón, poniéndole una presión de dar soluciones en el clutch para la que no está preparado desde diferentes aspectos. Sin embargo, en Portland no debería asumir ese rol. Porque así como dijimos que McCollum es el segundo jugador clutch más eficiente de las últimas cuatro temporadas, también hay que marcar que Damian Lillard es el que más puntos ha anotado en esos tramos: 418 tantos, superando los 412 de James Harden y los 393 de DeMar DeRozan.

Simmons podría dedicarse a hacer lo que mejor sabe: defender, pasar el balón y lastimar en transición. Porque en Portland seguiría siendo Dame Time.

El encaje de Simmons junto a Lillard parerce ser el ideal. Y es que aún con el éxito que han tenido como dupla, el Dame-CJ siempre ha sido algo redundante. Se trata de dos guardias bajos, muy peligrosos como anotadores y resolutivos en los momentos claves, pero sin gran organización de juego o rendimiento defensivo. Lillard es obviamente una versión superior, pero son dos fichas salidas del mismo molde.

La historia sería muy diferente con Ben, quien le daría a los Blazers esa protección defensiva que llevan años sin conseguir, además de complementarse a la perfección con Lillard en ataque: los dos son capaces de jugar con o sin la pelota en sus manos (Dame como tirador y Simmons como definidor o cortador). Por otro lado, la presencia de Norman Powell en el plantel, más el progreso de jóvenes perimetrales como Anfernee Simons y Nassir Little, hacen que Portland pueda pensar en una salida de McCollum sin tanta preocupación como en años anteriores. Un Lillard-Powell-Covington-Simmons-Nurkic seguiría siendo muy peligroso en ataque, pero ahora con un mucho mejor balance defensivo (Dame sería el único eslabón débil de esa formación en el campo propio, rodeado por cuatro marcadores muy fuertes).

¿Se dará eventualmente el traspaso entre Portland y Philadelphia? Imposible saberlo a ciencia cierta. Por ahora, sigue quedando en un análisis ficticio, pero que como repasamos, no sería tan irracional de imaginar dando un salto a la realidad en el corto o mediano plazo.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Leandro Bolmaro
Bolmaro en la rotación de Finch: tres observaciones
Juan Estevez
Santi Aldama
Santi Aldama: su mejor noche y datos históricos
Leandro Fernández
Jaren-Jackson-Desmond-Bane-FTR
Datos que hay que saber del histórico Memphis-OKC
Kyle Irving
LeBron James, Wilt Chamberlain y Stephen Curry
Las mejores rachas de triunfos en la NBA
NBA.com Staff
Suns
Phoenix rompió su récord: 18 victorias seguidas
Juan Estevez
Grizzlies Jackson Aldama
Las mayores diferencias de todos los tiempos
Juan Estevez
Más noticias