Phoenix Suns

El banco, la llave que debe impulsar la candidatura de Phoenix Suns

La reconstrucción express de los Phoenix Suns ha hecho que la franquicia tenga que cambiar de ruta su proyecto en un tiempo récord. Algo que los de Arizona están logrando hacer con gran maestría, sabiendo rodear a sus jóvenes promesas de veteranos contrastados y convirtiéndose en un conjunto sólido con opciones reales de luchar por el título.

En una campaña en la que la regularidad vuelve a ser la clave del éxito más allá de un rendimiento superlativo de uno o dos jugadores, los de Monty Williams emergen como una de las candidaturas más a tener en cuenta en esta 2021-2022. No solo por contar con una máquina perfectamente engrasada que funciona a la perfección en ambos extremos del campo, sino porque los integrantes de su segunda unidad están sobrepasando sus roles hasta el punto de ser ahora mismo uno de los mejores bancos de toda la NBA.

En los Playoffs una rotación corta suele ser la estrategia más habitual, lo cual no significa ni mucho menos que la importancia de esos suplentes decaiga, más bien al contrario. Exprimir esos minutos de los jugadores que salen desde el banco es casi una obligación y suele decantar la balanza hacia uno u otro lado. No solo se trata de que las alineaciones compuestas únicamente por secundarios funcionen bien, sino que haya recursos en la segunda unidad para acompañar a los titulares y castigar las deficiencias del oponente en momentos concretos. Cuando las distancias en el marcador se reducen las variables que intervienen ponderan muchísimo más, haciendo que cada movimiento y decisión técnica gane mucho más peso.

El éxito de los Bucks la pasada campaña puede considerarse una excepción, siendo sextos en +/- cada 100 posesiones y produciendo apenas 33 puntos por 100 posesiones (14º), mientras que lo más común entre los campeones venía siendo contar con una segunda unidad productiva y capaz de dar un paso adelante, como era el caso de los Suns. Es por ello que lo sucedido en los Playoffs de 2021 no debe restar un ápice de importancia a lo realizado por Phoenix, sino más bien reforzar su apuesta e identidad como un equipo coral y variado.

Algo que están logrando replicar en esta 2021-2022 ya que ahora mismo son el segundo banco que más puntos produce por 100 posesiones con 57,7 tantos y el quinto que mejor +/- cada 100 acciones tiene con +2,2. Un notable paso adelante respecto al pasado curso donde fueron la octava ofensiva en este registro (54,6), aunque la mejor en +/- (2,8).

El gran responsable de que los Suns se hayan asentado como uno de los mejores bancos de toda la NBA la tiene Cameron Johnson que durante los pasados Playoffs vivió su particular despertar individual, un gran momento que está logrando mantener en el tiempo, promediando 10,2 puntos con un 41,2% en triples y un rendimiento defensivo brillante para un jugador de 3 años de experiencia. El ala-pivote está lanzando por encima del 40% en triples desde las esquinas (42,4%) y desde los codos y frontales (40,4%), formando parte de la élite de la liga en ese sentido pese a jugar menos de 25 minutos por encuentro.

Junto a Cam es preciso destacar a JaVale McGee, una de las sorpresas más inesperadas de este curso, especialmente tras su extraño rendimiento la pasada campaña entre Cleveland y Denver. A sus 34 años, el pivote ha logrado reconvertirse en un valioso pilar de los Suns como un reemplazo de gran calidad. McGee está sabiendo desempeñar fantásticamente un rol muy concreto de rim runner hasta elevar su porcentaje de tiro efectivo al 64,9%, el segundo mejor de su carrera solo superado por 2017 en Warriors con un volumen menor.

No obstante, hay dos puntos que pueden jugar en contra de la candidatura de Phoenix cuando se trata de analizar los banquillos. Por un lado la cuestión del base suplente, representada por Cameron Payne. El jugador de 27 años fue el factor X del equipo la pasada campaña, sorprendiendo a los rivales y teniendo noches memorables como sus 29 puntos a los Clippers en el Juego 2. Eso no quiere decir que pueda ser capaz de repetir ese fantástico rendimiento, más cuando los oponentes incidirán en los puntos flacos de Payne, algo que ya se está viendo en este curso, pasando del 48,1% en tiros de campo al 38,7%. Por otro lado, la lesión de larga duración de Dario Saric dejó un vacío en el puesto de cuatro que si bien puede ser desempeñado por Johnson de un modo más que correcto, según la eliminatoria podría ser preciso otro tipo de figura o un anotador que pueda descargar a Cam de esa responsabilidad.

¿Qué opciones tendría Phoenix mirando al mercado de traspasos?

Los principales activos con los que cuentan los Suns para negociar cualquier canje son Jalen Smith, que será agente libre restringido esta offseason; Dario Saric, que pese a su lesión demostró ser capaz de aportar en un contender; y numerosos activos de Draft con los que comerciar para equilibrar cualquier operación.

Una primera posibilidad supondría el desembarco de Thaddeus Young en Arizona, un veterano que en las últimas campañas ha estado rindiendo fantásticamente como suplente, añadiendo minutos de calidad y produciendo en los aledaños del aro. La llegada del ex de Bulls y Pacers permitiría mover a Johnson al puesto de 3 o bien plantear alineaciones small-ball en caso de ser preciso.

En la segunda, con idéntico paquete de jugadores y tan solo un cambio en las rondas, los Suns recibirían a un Terrence Ross que lleva mucho tiempo siendo un activo valioso como anotador, además de ser un veterano contrastado. De golpe Phoenix añadiría a un sexto hombre que en las últimas cuatro temporadas ha logrado promediar 14,6 puntos de media en Orlando, aunque quedaría por resolver la cuestión defensiva.

En el tercer escenario, los Suns reunirían a Chris Paul con Dennis Schroder, con quien formó uno de los mejores tándems en el clutch durante la temporada 2019-2020 y que mejoraría notablemente la posición de base suplente respecto a Payne. Aquí Phoenix perdería un activo de Draft más que notable como sería su primera ronda de 2023, pudiendo incluso añadir una segunda de 2024.

No obstante, si los de Monty Williams aspiran a ser contenders las rondas no deberían tener mucho peso en la construcción de su proyecto, más cuando el objetivo no es otro que el anillo. Juancho Hernangómez entraría en la operación para cuadrar salarios. Por el lado de Boston, esto tendría sentido en caso de que no lograsen remontar el vuelo en lo competitivo, tratando de sacar rédito por un expiring que se ha revalorizado como era de esperar, añadiendo un agente libre joven, activos de Draft y un cuatro útil a la espera de saber cómo vuelve tras la lesión.

Los Suns no es que tengan mucho margen de maniobra para poder añadir y reforzar su plantel en cuanto a segunda unidad se refiere, pero es algo que van a necesitar llevar a cabo si quieren completar lo realizado la pasada campaña. Usar rondas y los pocos contratos con los que cuentan será imprescindible a no ser que decidan definitivamente traspasar a Deandre Ayton antes de entrar en la Agencia Libre, algo que sería poco plausible.

Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente a la NBA o a sus organizaciones.

Más en NBA.com

Dozier Hernangomez Forbes
Forbes a Nuggets, Juancho a Spurs, Dozier a Celtics
NBA.com Staff
Klay Thompson
Klay se lució en el triunfo de Warriors ante Pistons
Agustín Aboy
Paul George
Más tiempo fuera por lesión para Paul George
NBA.com Staff
Karl-Anthony Towns, Anthony Edwards (Minnesota Timberwolves)
All-Star: 6 jugadores que merecerían tu voto
Sergio Rabinal
Anthony Davis
¿Cómo marcha la recuperación de AD?
Kyle Irving
luka doncic
La peor racha de Luka al triple y su transformación
Nacho Losilla
Más noticias