Philadelphia 76ers

¿Cómo ha cambiado Philadelphia 76ers sin Ben Simmons? Un equipo que crece gracias a Joel Embiid

La situación de Ben Simmons por diferentes razones ha marcado la actualidad de Philadelphia 76ers desde prácticamente el final de los Playoffs. Una ausencia más que notable para el equipo que lideró la pasada temporada la Conferencia Este, una figura capaz de mover el balón como pocos, con una especial predilección para la transición y el juego en llegada, así como alguien que imprime un nivel defensivo sumamente exigente para sus rivales.

Pese a todas las complicaciones que han rodeado a esta baja, el hecho de saber con antelación que el deseo de Simmons no pasaba por continuar unido a la organización dotó de un valioso tiempo a Doc Rivers y su staff para reconfigurar el sistema de juego, afrontando un arranque en donde el base probablemente no estuviese, como así acabó sucediendo.

MÁS | Cuatro detalles preocupantes del rendimiento de Denver Nuggets

Lo sorprendente de esta situación es que los Sixers parecen haber dado con la tecla para desbloquear todo el potencial ofensivo del equipo, incluso teniendo una ausencia de tan considerable relevancia en el plantel como Simmons. Aunque todavía es pronto para analizar cualquier dato y darle la importancia que merece, la realidad es que Philadelphia está siendo uno de los mejores equipos en cuanto eficiencia ofensiva de este arranque.

En estos tres primeros duelos con dos victorias ante Pelicans y Thunder y una derrota en el clutch contra los Nets, los 76ers se han conseguido establecer como el segundo mejor ataque con 116,4 puntos por 100 posesiones. Un número que, si lo comparamos con el mismo tramo el pasado curso, es completamente diferente ya que los de Rivers en ese arranque fueron el tercer peor ataque, logrando apenas 101,7 tantos por 100 acciones.

Registro Ránking 2020-2021 Registro Ránking 2021-2022
Puntos 101,0 29º 113,7
Asistencias 21,7 27º 22,0 22º
Pérdidas 18,0 11,7 29º
Triples intentados 33,0 (31,3%) 20º 34,0 (43,1%) 21º
Ratio ofensivo 101,7 28º 116,4
*Datos de los 3 primeros partidos

En términos generales el equipo está igual, sino mejor que el curso anterior, habiendo rendido de un modo más positivo en cuanto a selección de tiros, cuidado de la pelota y a creación de juego, todo ello sin Ben Simmons, quien tampoco estará ante New York Knicks este martes (18:30 CDMX, 20.30 Argentina, NBA League Pass).

¿Pero cómo es esto posible? ¿Qué ha cambiado en los Sixers?

Durante la primera campaña de Rivers al frente, el ataque de Philadelphia sirvió para despejar la fluidez ofensiva en la media cancha, un aspecto más que vital teniendo en cuenta quién es su jugador franquicia, Joel Embiid. El movimiento de balón se incrementó considerablemente respecto a cursos anteriores y el uso del bloqueo directo aumentó. No obstante y en resumidas cuentas, el sistema dependía enormemente del pivote camerunés así como del acierto exterior y el rol resolutivo de Harris y Curry.

Para este curso los Sixers han cambiado ligeramente el plan. Al quitar a Simmons de la ecuación el espaciado ofensivo ha mejorado notablemente, más si tenemos en cuenta que la posición del australiano cuando no tenía la bola se reducía a estar ubicado en la línea de fondo esperando a cargar el rebote o moverse sin balón.

Un ejemplo rápido que se repitió durante toda la temporada pasada:

Sin él en los esquemas, el juego se ha liberalizado sorprendentemente, aumentando la circulación, los cortes y las opciones para tiradores. No solo eso, sino que Rivers está tratando en estos primeros compases de temporada de introducir el bloqueo directo en llegada como una de las bases del juego de Philadelphia, algo que no ha sido muy común en el pasado salvo en tramos cortos.

Al no poder contar con Simmons, las opciones de sumar a un tirador o una figura peligrosa en cierto modo desde la larga distancia crecen, por lo que los rivales deben cubrir más espacio en cancha, de ahí el gran número en porcentaje de acierto al triple (43,1%). Veamos unos cortes que sirven para ejemplificar lo expuesto:

Sin embargo, los buenos números de los Sixers en ataque tienen que ver más con lo que sucede en cancha que con la simple carencia de Simmons. Y es que Rivers ha otorgado un rol todavía mayor a Joel Embiid dentro del plan, haciendo de él casi un sistema de juego en sí mismo, incluso reduciendo su uso ofensivo. El camerunés ha recuperado en cierto modo ese papel que desempeñó en su primer periodo en la liga bajo las órdenes de Brett Brown, un interior que se alejaba del aro y que constantemente estaba asociándose con sus compañeros, permitiendo a estos exteriores lograr lanzamientos cómodos.

Embiid ha promediado 5,0 asistencias en estos 3 primeros compromisos, perdiendo tan solo 1,3 balones y, aunque las pérdidas no sean la mejor métrica para valorar la calidad de los pases, sí ejemplifica lo bien que está rindiendo el camerunés a la hora de crear juego.

De hecho, según NBA Stats, el jugador de los 76ers es el segundo pivote que más puntos ha generado a través de asistencia hasta el momento (12,3 de media) pese a haber realizado apenas 112 pases, 144 menos que Domantas Sabonis, primero en esta lista. Embiid pasa más y el sistema está configurado de ese modo, lo que significa que tanto Andre Drummond y Georges Niang también aporten como pasadores:

La clave del buen rendimiento de Embiid en ataque como eje del sistema de Philadelphia tiene mucho que ver con cómo está rindiendo Seth Curry, un jugador que se complementa a la perfección con el gigante africano. Una pareja que ya la pasada temporada dejó muy buenas sensaciones, pero que en este inicio está logrando llegar al siguiente nivel. A lo largo de los 87 minutos que han pasado juntos en cancha en estos 3 partidos han sumado un 118,5 de ratio ofensivo, lo que equivale a ser la cuarta mejor unión de dos jugadores en este breve periodo de tiempo.

Ambos se complementan muy bien porque los dos dominan a la perfección el 2 contra 2 en prácticamente todas sus variantes. Curry es un fantástico tirador en movimiento y tras pase corto o mano en mano, un tipo de jugada que Embiid siempre ha logrado llevar a cabo con gran eficiencia, siendo célebres sus asociaciones con JJ Redick. A diferencia del retirado tirador, Seth es capaz de poner el balón en el suelo, siendo una amenaza también desde la media distancia (42,9%) o bien para dotar en la continuación o apertura al pivote.

La conexión entre ambos no puede ser mejor y, sin duda, es lo que ha hecho que Philadelphia esté en lo alto de las métricas avanzadas de ataque en este inicio:

Todavía es pronto para tomar estos datos al pie de la letra y establecer una relación directa entre la ausencia de Simmons y el repunte del ataque del equipo. El paso de los partidos y las semanas nos permitirá ver una imagen más aproximada de cuál es la verdadera cara de estos Sixers.

Un equipo que, pese a todo lo expuesto, no está logrando dar con la tecla en defensa. Sin ir más lejos, los de Doc Rivers han pasado de ser la 3ª mejor defensa en el arranque de la campaña anterior, permitiendo 100,2 puntos por 100 posesiones, a la 18ª, concediendo 107,2, es decir, en la media de la competición. Es evidente que la carencia de una figura tan versátil como la del australiano, capaz de emparejarse con las cinco posiciones e impactar en cualquier rol defensivo, ha tenido su incidencia.

Basta con dar un vistazo a la alineación más usada por los Sixers hasta el momento, que no es otra que la habitual del pasado año con Embiid, Harris, Green y Curry, cambiando únicamente a Simmons por Maxey. Esta alineación ha permitido 110,0 de ratio defensivo, siendo además la más común con 65 minutos, 5 veces más que la segunda más usada (13).

El tiempo será el mejor juez para estos renovados 76ers que, a priori, tardarán en poder contar con Ben Simmons, apartado por motivos personales, permitiendo así al equipo desarrollar su idea de juego y crecer a través de la experiencia.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Bolmaro Towns
Towns sobre Bolmaro: "Que sea nuestro Livingston"
Juan Estevez
embiid
La vuelta de Embiid y su experiencia con el COVID
Sergio Rabinal
mobley allen
3 claves para los Cavs tras romper su mala racha
Sergio Rabinal
giannis, bucks
4 datos de la recuperación de los Bucks
Sergio Rabinal
Vincent
Una figura inesperada impulsó a Miami en Chicago
Juan Estevez
Edwards
Victoria infartante para los Timberwolves
Juan Estevez
Más noticias