);
NBA Finals 2020

Phil Handy, asistente de Los Angeles Lakers, campeón dos años seguidos de la NBA

Las franquicias NBA están conformados por un basto y largo elenco de actores secundarios que apenas acaparan buena parte de los focos que sí reciben sus pupilos o bien las cabezas más visibles de la ejecutiva y cuerpo técnico. Solo aquellos momentos de puro éxito como es un campeonato hacen que el interés por aquellas pequeñas historias que han hecho posible el triunfo salten a la luz. Al calor del anillo conquistado por Los Angeles Lakers muchos han sido los relatos que han saltado a la palestra de los menos habituales, pocos merecen un capítulo aparte como el de Phil Handy.

Entrenador asistente del cuerpo técnico dirigido por Frank Vogel, Handy ha sido una de las caras más reconocibles en el banquillo del conjunto angelino al lado de Jason Kidd. La baja por precaución de Lionel Hollins hizo que el asistente ganase aún más peso en la construcción del equipo campeón, asumiendo el rol de su homólogo, antes encargado de cuestiones defensivas, y ayudando a que este grupo crezca desde ese mismo punto para alcanzar el mayor éxito colectivo que existe en la NBA.

MÁS | ¿Quién es Jeanie Buss? La primera propietaria en ganar la NBA

La figura de Handy se ha asentado al interno de la liga como uno de los asistentes más valiosos que todo equipo aspirante ha de tener. Desde que se retirase como jugador en 2002 tras una larga carrera en Australia y Gran Bretaña, este comenzó a trabajar de manera individual con otros jugadores profesionales que requerían de una mejora técnica y un desarollo centrado en el detalle, ganándose el favor de no pocas figuras de la NBA que le generó una buena reputación.

"Después de dejar de retirarme, comencé mi propio negocio de entrenamiento de baloncesto", dijo Handy en 2012. "Tony Delk, Eddie House, Shawn Marion y Penny Hardaway fueron algunos de los primeros chicos con los que trabajé, y Tony me animó a convertirlo en un negocio".

MÁS | Rob Pelinka, el hombre tras las sombras del éxito de Los Angeles Lakers

Así, prontó llamó la atención de las franquicias de la NBA, y en concreto de Los Angeles Lakers, que a raíz de un amigo común entablaron una relación que le abrió las puertas de la liga. En 2011 entraría en la rueda, asumiendo el rol de trainer encargado del desarrollo de jugadores, trabajando con figuras tan dispares como Andrew Goudelock o Kobe Bryant a los que siempre trataba de sacar fuera de su zona de confort en lo técnico al mismo tiempo que reforzaba aquellos aspectos que les hacían únicos. Su bagaje como jugador en Europa le permitió gozar de perspectiva a la hora de trasladar movimientos a situaciones reales del juego así como una mayor riqueza en la gestualidad.

"Mis dos claves más importantes son el juego de pies y el equilibrio", expresó. "Todo jugador necesita tener buen juego de pies y equilibrio para poder hacer cualquier cosa. Tuve la oportunidad de entrenar a todos en el equipo y, con el tiempo, he desarrollado la capacidad de enseñar cualquier puesto. Ya seas Andrew Bynum o Derek Fisher, trato de cubrir todos los aspectos del juego que puedo".

Con el paso de los años, Handy fue haciéndose un habitual en la estructura de los Lakers, casi un indispensable. Los entrenadores se sucedieron, primero cayó Mike Brown, luego Mike D'Antoni y después Byron Scott. Ese ir y venir de caras al banquillo hizo que su tiempo en Los Ángeles pronto llegase a su fin, encontrando un nuevo destino en Cleveland Cavaliers en 2013 donde pronto pasaría a formar parte de un equipo con aspiraciones de anillo.

Allí coincidiría con LeBron James con el que desarrolló una relación de perfecta simbiosis y que, en cierto modo, gracias a sus sesiones de trabajo han ayudado a que la estrella de Lakers haya podido adaptar y evolucionar su juego de manera constante con el paso de los años. Es posible apreciar una progresión en los dos aspectos que Handy mencionaba, pues James ha incorporado pequeños detalles en el juego de pies, especialmente en transición, en los últimos años como paradas en drop o disociación de los apoyos que al mismo tiempo han hecho que sea mucho más equilibrado.

MÁS | Frank Vogel, el entrenador que superó a su némesis para ser campeón

En Cleveland, Handy se convertiría en entrenador asistente de pleno derecho, sin abandonar no obstante su papel en pista como trainer, algo normalmente destinado a figuras más abajo en la jerarquía de un equipo. Esto, sin duda, le ha permitido mantener un contacto directo con el sentir de los jugadores a lo largo de una temporada, inusual dada la tradicional distinción que suele encontrarse entre pista y banquillo.

"Siempre he creído que los mejores jugadores quieren ser entrenados", comentó a The Undefeated recientemente. "Ellos también quieren ser desafiados. Y creo que es una calle de doble sentido, por lo que nuestro trabajo es entrenarles. No se trata necesariamente de ser amigos. Se trata de entrenar el juego. Ceñirse a las obligaciones del puesto".

Con los Cavs comenzó un camino que dura hasta hoy en día y que, lejos de ser anecdótico, deja claro que su trabajo tiene un reflejo real en pista. Desde 2015, Handy ha disputado todas las Finales que se han producido a razón de 4 con Cleveland, 1 con Toronto y esta última con Los Ángeles.

De este modo, el entrenador asistente ha conseguido la gloria en tres ocasiones (2016, 2019 y 2020), las dos últimas de manera consecutiva. Fruto del estar en el momento y lugar adecuado, Handy se ha ganado la fama de ser un obsesivo del detalle y un mentor paciente, teniendo una gran incidencia sobre Kobe Bryant y Kyrie Irving, por ejemplo.

Aunque su objetivo en palabras suyas no es acabar siendo entrenador jefe por todo lo que eso supone a nivel personal y profesional, Handy no pierde la motivación por su trabajo y aspira a seguir creciendo, mejorando y alcanzando nuevas metas en lo que a conocimiento del juego y colectivo se refiere.

"Mis aspiraciones diarias son solo ser el mejor entrenador que pueda ser todos los días. Esa es mi prioridad número uno. Y cuando me despierto, sea cual sea la dirección que me dé Frank Vogel, quiero intentar llevarla a cabo lo mejor que pueda. Siento que estoy aprendiendo, estoy creciendo. Me estoy convirtiendo en un mejor entrenador. Y si se presenta la oportunidad de ser entrenador jefe, estaré listo, pero no es algo que esté buscando".

Tras realizar la gesta de vencer con tres equipos diferentes al igual que LeBron James, Handy seguirá un año más realizando lo que más le satisface: enseñar sobre una pista de básquetbol.

Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente las de la NBA o sus asociaciones.

Más en NBA.com

Russell Westbrook
Westbrook: su llegada a Washington y su legado
Leandro Fernández
Luka Doncic, Zion Williamson, Trae Young, Ja Morant
Cómo desbloquear otro nivel en Luka, Zion, Trae y Ja
Leandro Fernández
John Wall, Bradley Beal
Beal y la dualidad por el traspaso Wall-Westbrook
Leandro Fernández
Carmelo Anthony
Melo y la continuidad en Portland: "No fue difícil"
Leandro Fernández
simmons
Simmons, centrado en unir fuerzas con Embiid
Sergio Rabinal
Paul George
George: "Me quiero retirar en los Clippers"
Sergio Rabinal
Más noticias