);
Oklahoma City Thunder

Oklahoma City Thunder, su cartel como vendedor rumbo al mercado y la hora de Sam Presti para la reconstrucción

Antes de cada mercado NBA se puede establecer cierto cartel para todos los equipos. Algunos pueden ser compradores, otros pasar casi en neutro sin necesidad de movimientos y otros pueden ser vendedores. Esta última etiqueta aplica a la perfección para Oklahoma City Thunder en las próximas semanas. Al menos, las señales que toma la organización apuntan hacia ese camino después de una 2019-2020 sorpresiva y en donde, contra la mayoría de los pronósticos, el conjunto por entonces de Billy Donovan alcanzó los Playoffs y estuvo a un triunfo de meterse en las Semifinales (cayó 4-3 ante Houston Rockets en Primera Ronda).

Más | Mark Daigneault es el nuevo entrenador de Oklahoma City Thunder

Este miércoles, el Thunder anunció la contratación de Mark Daigneault como su nuevo entrenador, cerrando un círculo que comenzó en 2014 como coach de Oklahoma City Blue, filial de la G-League, y que lo tuvo como asistente técnico en el pasado curso. Un tramo de seis años en donde demostró un claro foco en el desarrollo de jugadores. ¿Casualidad entonces su ascenso al frente del primer equipo a los 35 años? Para nada. Parece claro que en OKC es tiempo de reconstrucción, esa que de cierta manera comenzó en el pasado curso tras la salida de Russell Westbrook y Paul George. Un año después, es hora de dar los siguientes pasos, de profundizar.

¿Cuán profundo podría ir el Thunder? Tanto como que cuatro de sus cinco jugadores más importantes de la 2019-2020, cuatro de los cinco primeros en anotación y minutos, podrían estar en otro lugar a partir del próximo curso. Veamos...

Operación traspasos, con Chris Paul a la cabeza

ESPN informó el miércoles por la madrugada que Phoenix Suns había mostrado interés en un traspaso por Chris Paul, comenzando conversaciones alrededor del mismo. El inicio de un proceso que parecía cantado. No es que CP3 no tenga valor, sobre todo después de una 2019-2020 donde se reinventó y recuperó su cartel como base de elite (hasta llegó al All-Star Game). El tema es que su edad (35 años) y contrato (85,5 millones de dólares por los próximos dos cursos, con opción de 44,2 millones en el segundo) van en la dirección opuesta al momento de OKC. Los últimos años de gran nivel del base tienen mayor sentido en un equipo candidato o que apunte a postemporada y no en una reconstrucción.

Nacho Losilla analizó la situación de Phoenix en torno a Paul, pero no es el único escenario. Podrían aparecer más opciones de traspaso, y Agustín Aboy presentó cuatro más allá de la de los de Arizona. De todas maneras, CP3 podría ser sólo uno de los nombres que OKC podría buscar traspasar más temprano que tarde.

Un nombre atractivo es Dennis Schroder, quien entra al último año de su contrato por 15,5 millones de dólares. No un vínculo alto para alguien que será agente libre en 2021 y que viene de una gran 2019-2020 como sexto hombre, promediando 18,9 puntos (46,9% campo), 3,6 rebotes y 4,0 asistencias en 30,8 minutos. Si un equipo con aspiraciones necesita una rueda de auxilio con ofensiva automática, el alemán es un buen objetivo.

Más | Guía de la 'offseason' rumbo a la temporada 2020-2021 de la NBA

¿Es un descarte alguien como él con 27 años? No. Pero, de nuevo, el momento y el contexto lo pondrían con mayor sentido en otro lado. Lo mismo pasaría con Steven Adams: 27 años y entrando al último curso de un vínculo por 27,5 millones de dólares. Su caso es un poco más diferente, ya que es un perfil de interior que empieza a quedar a contramano de lo que pide la NBA actualmente: es un sólido defensor cerca del canasto, pero sufre cuando tiene que salir al perímetro (la serie ante los Rockets lo expuso por completo) y ofensivamente no tiene desarrollo más allá de la pintura. Un obrero muy importante, pero no al precio que indica su contrato actual. Y de nuevo: con mucho más sentido en una estructura con urgencias y no pensando hacia adelante.

¿Qué necesita OKC en caso de traspasarlos? Activos y más activos. Quizás las mayores complicaciones para conseguir material por ellos estén en Adams, por esos 27,5 millones para la 2020-2021 y por su perfil de jugador. Pero Schroder podría encajar en varios candidatos, y lo de CP3 ya está claro. Y cuando se dice "activos", parece claro que no sólo se habla de picks de Draft (de hecho, el Thunder tiene una pila de ellos tras desprenderse de Paul George y Westbrook). Si en el medio llegan jugadores jóvenes, con talento y potencial que aún no encontraron una estructura estable para despegar y necesitan una oportunidad (léase Kevin Knox, estancado en New York Knicks, como un ejemplo), negocio perfecto para OKC.

¿Y el cuarto en salir? Danilo Gallinari, aunque su caso es diferente a los otros tres, ya que es agente libre restringido. El italiano ya había dicho hace semanas que la prioridad en su mercado era un equipo candidato por sobre lo económico, y claramente el Thunder no será candidato.

Shai Gilgeous-Alexander, con las llaves de OKC

Con el panorama claro de los que podrían salir, el tema pasa por quién queda en el Thunder más allá de los que podrían venir después. Y por ahora hay un sólo nombre, importante por cierto, donde se puede depositar el futuro de la organización: Shai Gilgeous-Alexander.

El guardia canadiense viene de una 2019-2020 donde mostró destellos muy interesantes como potencial jugador referencia, en lo que fue apenas su segundo año. Una virtual salida de Chris Paul podría darle aún más responsabilidades como portador de balón y creador, algo que en la 2019-2020 estuvo un tanto limitado al tener que compartir con CP3 y Schroder. Y nada parece indicar que el canadiense no pueda desbloquear otro nivel superior con más balón en su poder, porque tiene todas las herramientas para cumplir esa función. Viene de promediar 19,0 puntos (47,1% campo, 34,7% triples en 3,6 intentos), 5,9 rebotes, 3,3 asistencias y 1,1 robos en 34,7 minutos. 22 años y todo por delante.

Shai es literalmente el único intocable de OKC en esta reconstrucción. Pero hay dos nombres más que son importantes como para sostener el futuro inmediato: Lu Dort, quien se mostró como un defensor de elite en su año como rookie, acordó una renovación muy barata tras iniciar su camino con un contrato two-way (poco más de 5 millones de dólares por los próximos tres cursos) y puede ser una pieza de valor (aún mayor si desarrolla su juego ofensivo o encuentra consistencia en su triple). ¿El otro nombre? Darius Bazley, otro que tuvo un sólido año rookie (con menos participación que Dort). Un 3-4 interesante, atlético, con un correcto (pero mejorable) tiro y que luce intrigante al pensarlo con más minutos (5,6 tantos y 4,0 recobres en 18,5 minutos). Está atado a la organización por los próximos tres años (dos con opciones de equipo) a razón de 9,1 millones de dólares.

Está claro que Oklahoma City Thunder necesita buscar más que picks por Paul, Schroder y Adams en caso de traspasarlos. Tanto como que Sam Presti ha demostrado una capacidad asombrosa al frente de la gerencia para concretar operaciones exitosas. Tiene un sus manos varios capitales de canje interesantes que podrían transformarse en aciertos que aceleren una reconstrucción que podría ser más rápida de lo que muchos pensaban. A seguir de cerca a OKC, un equipo que podría moverse como nadie en las próximas semanas.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Boston Celtics Draft 2020
Los rookies de Boston, listos para contribuir
Agustín Aboy
Reggie Perry
Los Nets suman al MVP del último Mundial U19
Agustín Aboy
Westbrook Holiday Paul
El mercado NBA 2020-2021, al día
NBA.com Staff
Anthony Davis, Montrezl Harrell y DeMar DeRozan
El seguimiento de todos los agentes libres 2020
NBA.com Staff
LaMelo Ball Kevin Durant Anthony Edwards
Lo mejor para ver en la pretemporada
Agustín Aboy
MEJORES BANCOS
Los mejores bancos de cara a la 2020-2021
Agustín Aboy
Más noticias