);
New York Knicks

Brooklyn Nets y New York Knicks, las dos caras de la moneda de una rivalidad que se dio vuelta

Sólo dos ciudades poseen más de un equipo NBA: Los Angeles y New York. Y mientras que en la costa oeste LeBron James dice que entre Lakers y Clippers no hay una rivalidad, en el otro extremo del país sin dudas existe.

Brooklyn Nets y New York Knicks disputarán este viernes el primer capítulo de su octavo año compartiendo la "Gran Manzana". Ya pasaron 7 desde el debut de los Nets en Brooklyn, en octubre de 2012, y varias cosas cambiaron. Ningún jugador de los planteles de entonces sigue en los equipos (solo Brook Lopez y Tyson Chandler están actualmente en la NBA), ni tampoco los entrenadores, los general managers y hasta el dueño del equipo blanquinegro (Mikhail Prokhorov le vendió la franquicia a Joseph Tsai).

MÁS | Kyrie Irving debutó con 50 puntos

Más allá de los nombres, lo que principalmente se modificó fueron las situaciones. De dos equipos que estaban en todas las listas de candidatos a Playoffs y que juntaban figuras de la talla de Carmelo Anthony, Joe Johnson, Deron Williams, Jason Kidd y Tyson Chandler, a una década casi entera de reconstrucción para ambas franquicias que hoy desemboca en dos equipos con núcleos jóvenes. En la temporada 2012-2013, el promedio de edad de los locales en el Madison Square Garden era de 31 años, y el de los del Barclays Center era de 28. Ahora es de 24 y 26 años, respectivamente.

Los New York Knicks no sólo son sinónimo del básquet de su región sino que son uno de los equipos más conocidos del mundo entero. Por eso fue un gran desafío para los Nets ir a buscar conquistar ese mercado, más allá de que New York es una ciudad muy fanática de la pelota naranja.

Una apuesta que salió mal

Además de presentar un estadio moderno y lujoso como el Barclays Center en oposición al antiguo pero mítico Madison Square Garden, Brooklyn rápidamente salió a buscar generar un impacto mediático y deportivo, y apostó al corto plazo. Al equipo que ganó 49 partidos en 2013 y llevó a Chicago a un séptimo partido en la primera ronda del Este, le sumó a Kevin Garnett, Paul Pierce y Jason Terry en el receso.

MÁS | La hora de RJ Barrett, la nueva esperanza de New York Knicks

Los Nets pasaron a tener el tercer plantel más caro de la liga e hipotecaron su futuro, cediéndole varias elecciones de primera ronda del Draft a Boston Celtics. Llegaron a las semifinales de Conferencia, pero ganaron menos partidos en temporada regular y no fueron oposición para el Miami Heat de LeBron James. Garnett y Pierce duraron sólo un año y el proyecto del General Manager Billy King demostró tener patas cortas: 38 victorias en 2015 (que igual alcanzaron para entrar a Playoffs) y apenas 21 triunfos en 2016 para terminar penúltimos en el Este, después de decirle adiós a sus estandartes Deron Williams y Joe Johnson.

Un camino lleno de espinas

Mientras tanto, a los Knicks les había durado poco la sonrisa de 2013, año en el que ganaron 54 partidos, fueron segundos en su Conferencia y alcanzaron la segunda ronda de Playoffs por única vez en este milenio. Con un nuevo General Manager (Steve Mills) y una incorporación que no resultó bien (Andrea Bargnani), terminaron con 17 triunfos menos y quedaron fuera de la postemporada. La 2014-2015 quedaría como un recuerdo negro, con la lesión de Carmelo, Derek Fisher de entrenador y el peor balance de victorias de la historia de la franquicia: 17-65.

De la 2015-2016 se recordarán los abucheos a Kristaps Porzingis en la noche del Draft, cuando el letón fue elegido con el pick 4. El europeo, primera incorporación de la gestión de Phil Jackson en New York, terminó siendo candidato a Novato del Año, pero los Knicks apenas ganaron 32 partidos.

Tampoco les sirvió llevar a Derrick Rose y Joakim Noah en la 2016-2017: 31-51, y tanto Jackson como Anthony se fueron de una franquicia hundida en un pozo.

MÁS | Tres claves para entender la rivalidad entre Philadelphia 76ers y Boston Celtics

A pesar de haber cambiado a Mills por Scott Perry en la gerencia del equipo, las últimas dos temporadas fueron más de lo mismo para NYK: 29 victorias en 2018 y 17 en 2019, apostando al "tanking" para que finalmente la lotería del Draft les niegue el pick 1 con el que soñaban elegir a Zion Williamson.

El camino rápido de fichar estrellas no se le da a New York Knicks: el último agente libre All-Star que ficharon fue Amare Stoudemire en 2010. La urgencia de conformar un equipo ganador rápidamente tampoco le permitió pensar en construir a través del Draft: una figura joven como Porzingis, su último jugador elegido al All-Star Game (2017, aunque no lo jugó por lesión) se cansó de los manejos de la franquicia y pidió ser traspasado.

La reconstrucción modelo

En cambio, a menos de noventa cuadras de distancia del MSG, apostaron por el trabajo a largo plazo y les dió sus frutos, después de haber visto que querer hacer ruido con figuras veteranas había salido mal, pero que los desaciertos de sus vecinos les seguían abriendo la oportunidad de asomar la cabeza.

En febrero de 2016, Brooklyn Nets fichó al neozelandés Sean Marks como General Manager, un ex campeón en San Antonio Spurs como jugador (2005) y como entrenador asistente (2014), con experiencia en la gerencia de la franquicia texana, un modelo de cómo construir un equipo ganador sin movimientos fuertes ni grandes recursos.

Las primeras dos temporadas de Marks terminaron con 20 y 28 victorias, pero nadie desesperó mientras el ex pivote hacía un trabajo de hormiga. Su primer fichaje importante fue el entrenador, Kenny Atkinson (asistente en los Knicks entre 2008 y 2012), a quién le dio su primera oportunidad de ser entrenador jefe.

MÁS | Julius Randle quiere ser la estrella de los New York Knicks

Marks apostó a los jóvenes y tuvo mucho éxito: en el Draft 2016 escogió a Caris LeVert (pick 20), en 2017 eligió a Jarrett Allen (pick 22), y en 2018 miró a Europa y fue por Dzanan Musa (pick 29) y Rodions Kurucs (pick 40).

Spencer Dinwiddie, un base de 23 años que estaba en la G-League luego de haber sido descartado por Detroit Pistons y Chicago Bulls, terminó siendo una pieza fundamental de sus equipos; al igual que el tirador Joe Harris, contratado en el mismo receso de 2016 después de que Cleveland y Orlando hayan decidido prescindir de sus servicios.

Cuando en 2017 Los Angeles Lakers decidió desprenderse de D'Angelo Russell, a Marks no le importó tener que sobrepagar a Timofey Mozgov por dos temporadas para poder tener al talentoso jugador de 21 años. Finalmente, a esos jóvenes Marks le agregó veteranos trabajadores y de perfil bajo (Ed Davis, Jared Dudley, DeMarre Carroll), y con esa receta logró volver a los Playoffs rápidamente en la 2018-2019, aprovechando una débil Conferencia Este: récord 42-40, sexto puesto y un triunfo en postemporada frente a Philadelphia.

Ahora, con la reconstrucción terminada, los Nets sintieron que era el momento de volver a pisar fuerte, pero eso se los permitió todo el trabajo anterior. Así pudieron convencer a Kyrie Irving y Kevin Durant, dos jugadores All-NBA en la última temporada, de firmar contrato con la franquicia. El base ex Boston tuvo un debut espectacular, anotando 50 puntos frente a Minnesota a pesar de la derrota. Irving deberá cargarse el equipo este año mientras espera el regreso de Durant, quien sufrió la rotura del tendón de aquiles de su pie derecho en el mes de junio. Cuando KD haga su debut vestido de blanco y negro en la próxima campaña, Brooklyn posiblemente contará con todas las armas para apuntar al objetivo de su primer título NBA.

En cuanto al equipo de Manhattan, finalmente parecen tener algo con qué empezar a construir una base sólida: Julius Randle, quien se estrenó con un doble-doble, el novato RJ Barrett, quien anotó 21 puntos en su debut, y el pivote Mitchell Robinson, quien ya demostró en su primer año que puede ser una máquina de highlights defensivos. Tres jugadores titulares menores de 25 años y con contratos que al menos llegan hasta la 2021-2022.

KD le puso picante

En los últimos años, Kevin Durant demostró que disfruta de las discusiones y no le escapa a los micrófonos. El MVP de la temporada 2014 no sólo tuvo varios intercambios con fanáticos de los New York Knicks en las redes sociales desde su fichaje por los Brooklyn Nets, sino que fue muy áspero al explicar por qué eligió a un equipo de New York y no al otro: "Los Knicks ya no son cool. No son como Golden State Warriors, Los Angeles Lakers o Brooklyn Nets. Yo alcancé a ver a los Knicks jugar las Finales, pero jugadores más jóvenes que yo no lo hicieron", dijo el dos veces campeón con Golden State.

No fue la primera vez que las declaraciones ante la prensa calentaron "La Batalla de los Barrios". Cuando el ruso Prokhorov compró a los Nets en 2010, había manifestado que su objetivo era transformar a hinchas de los Knicks en fanáticos de su franquicia. Luego también dijo estar feliz de haberlos hecho sobrepagar a Carmelo Anthony, el jugador más representativo de New York en la última década.

Las campañas de marketing también fueron protagonistas de esta historia, con distintos carteles pagados por los equipos en las calles de uno y del otro lado del East River, y hasta un spot de radio de los Knicks que decía "Oigan Nets, pueden caminar como nosotros, pueden hablar como nosotros, pero nunca serán nosotros".

Con el mal momento de ambos equipos, unos años más adelante la rivalidad perdió algo de importancia, pero sin dudas los movimientos del último receso y declaraciones como las de Durant o las de Spencer Dinwiddie ("estoy seguro de que los fans de los Knicks desean que toda la liga crea que son lo que ellos creen que son"), las cosas se calentarán rápidamente.

El primer enfrentamiento entre Brooklyn Nets y New York Knicks será este viernes en el Barclays Center, a las 18:30 horas de CDMX y 20:30 de Buenos Aires, y podrá ser seguido mediante el NBA League Pass (click acá para suscribirse).

Los números de la rivalidad

Desde la mudanza de Brooklyn Nets, los números le sonríen en la denominada "Batalla de los Barrios". Los Nets se impusieron en 16 partidos, mientras que New York Knicks lo hizo en 11 encuentros.

Cada uno tuvo su "temporada perfecta" a la hora de disputar el clásico: Brooklyn se quedó con los cuatro partidos de la 2014-2015, año en el que cse lasificaron a Playoffs, mientras los Knicks fueron el peor equipo de la Conferencia Este. Los Knickerbockers celebraron en cuatro oportunidades hace poco, en la 2017-2018, cuando ambos equipos terminaron prácticamente con el mismo récord (29 victorias para NYK, 28 para BKN). Esa 2017-2018 fue la única vez en la que los Knicks se impusieron a su vecino en al menos 3 de los cuatro partidos de la temporada regular.

Si contamos el paso de los Nets por New Jersey y toda su historia como franquicia NBA desde 1976, el historial entre ambas franquicias está increíblemente parejo: los Knicks se imponen por 99-96, con un empate 5-5 en duelos de Playoffs. Respecto a series de postemporada, New York saca ventaja: ganó en los choques de 1983 y 1994, mientras que los Nets sólo lo hicieron en 2004.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Harris Murray
Los Nuggets cortaron la mala racha
Juan Estevez
Love
Love, héroe para Cleveland en San Antonio
Juan Estevez
Luka Doncic
La Lukamanía ganó más seguidores en México
Carlos Herrera Luyando
Sixers
Embiid y los Sixers quebraron el invicto en Boston
Juan Estevez
Pistons vs. Mavericks
¡En vivo! Pistons vs. Mavericks
Carlos Herrera Luyando
Conferencia del anuncio de la NBA G-League
México tendrá franquicia de la NBA G-League
Carlos Herrera Luyando
Más noticias