);
Playoffs 2020

NBA Playoffs 2020: ¿Qué aprendimos de Los Angeles Lakers en la serie contra Houston Rockets?

Los Angeles Lakers siempre han sido sinónimo de éxito y tras un lustro terrible la franquicia regresa a la parte donde más tiempo ha pasado: la élite de la Conferencia Oeste. Todavía queda mucho por repartir, es más, por delante tendrán sus pruebas más contundentes, pero los angelinos demostraron ser candidatos a todo con su juego ante Houston Rockets.

Más | Los Lakers, a las Finales del Oeste tras 10 años

Precisamente toca analizar lo que deja esta serie. El primer partido se saldó con victoria para James Harden y compañía, pero desde entonces el control fue Laker. Cuatro triunfos seguidos que impusieron al equipo de Frank Vogel y lo sitúan de nuevo en las Finales de Conferencia.

¿Qué detalles destacan del 4-1 de Lakers a Rockets? Vamos con ello.

LeBron y AD, bestias en small-ball

No deja de ser irónico que los angelinos destrocen a los Rockets usando el arma principal de estos, el small-ball. Houston lo exagera hasta el micro-ball, pero es que prácticamente no habíamos visto estas alineaciones en Lakerland en toda la temporada. La preferencia de Anthony Davis por jugar de cuatro y tener al lado un pivote defensivo se había impuesto.

Sin embargo, el estilo de Houston obligó a los Lakers a cambiar, dejar fuera a los pivotes y usar quintetos más pequeños y versátiles. Es en este contexto en el que, además de hacerlo todo el equipo, LeBron James y AD se muestran más destructivos. Las ventajas físicas sobre los rivales han sido abusivas.

Lo mejor es que no ha sido un destrozo individualista, si no uno en favor del equipo. El paso de los cuartos fue haciendo mella en unos Rockets que terminaron hundidos en el quinto partido. La imagen era pésima y se debía en buena parte a la toma de decisiones de las dos bestias de Lakers.

Davis ha promediado 25,5 puntos, 12 rebotes, 4,8 asistencias, 1 tapón y 59,4% en tiros de campo (37,3 minutos) desde los ajustes de Vogel, mientras que James ha estado en 27,3 puntos, 11 rebotes, 7,5 asistencias, 2,5 robos, 1,8 tapones y 52% en tiros (35,3 minutos). Dominantes a ambos lados de la cancha y exhibiendo por qué son el mejor dúo de la NBA.

La cuestión ahora es qué pasará en próximas rondas, especialmente de cara a un cruce contra Clippers. Tanto LeBron como Davis tendrán de nuevo ventajas de fortaleza física y tamaño contra los defensores de Doc Rivers. El small-ball ha potenciado el mejor juego de Lakers y de las dos estrellas. Con ellos dos empieza y termina todo en Hollywood.

Frank Vogel, ¿la tercera estrella de Lakers?

Si los Lakers son candidatos es por la unión que forman LeBron y Davis en pista con Frank Vogel y su staff técnico en el banquillo. Hasta la fecha la campaña de Vogel es excelente. Durante la temporada regular supo maximizar las ventajas del equipo y camuflar los problemas, dejando muy claro desde el día uno que la filosofía partía de la defensa.

Brilla más ahora su trabajo en Playoffs, con los ya famosos ajustes contra Houston y el cambio de imagen. Durante toda la 2019-2020 el plan de los Lakers ha pasado por el uso de los hombres grandes, tanto en ataque para explotar los bloqueos y el juego por encima del aro, y en defensa para usarles como anclaje del sistema. Vogel sabe adaptarse y es un hombre muy inteligente. Su vida como entrenador está marcada por el trabajo y los cientos de horas que le echa a las sesiones de vídeo. Un perfil de trabajador cuya labor lleva la máxima de buscar soluciones simples. Y qué resultados le está dando.

En unos Lakers en los que se echa en falta un tercer jugador de mayor calibre, o al menos uno que aparezca con más constancia, Vogel es la pieza que sí da la cara a la hora de la verdad. Ocurrió contra Portland y ocurrió contra Houston. Es fundamental tener un potente entrenador en la banda, pero al final sus posibilidades quedan limitadas al potencial de su equip.

Rajon Rondo y Markieff Morris

El primero es la gran sorpresa de la serie ante Houston. Impacto sobresaliente el que tiene como veterano de mil batallas, de los que saben qué hacer a cada momento. Dejó 11,3 puntos, 7,8 asistencias, 5 rebotes y 2 robos de promedio en 27,1 minutos en los últimos cuatro partidos, además de hacerlo con un 56,3% en tiros de campo y 46,2% en triples. Quizás no será tan necesario que anote los tiros exteriores como que sí continúe sano para aportar ese extra tan necesario de inteligencia con el balón.

Rondo seguro que contará con muchos minutos en el resto de Playoffs. Es básico para desatar el small-ball, pero también lo es para dar a LeBron la opción de jugar sin la pelota y para que el 23 no tenga todo el rato la responsabilidad de generar. Tanto en apoyo como en creador principal el veterano base será el jugador que más minutos acumule del banquillo Laker.

Más | Playoffs Rondo: su historial en postemporada

Markieff Morris ha sido la campanada más inesperada del cruce. Nadie esperaba a un jugador que hasta ahora apenas había tenido minutos. Vogel decidió usarle primero como pivote suplente en detrimento de Dwight Howard y, para los últimos encuentros, lo metió en el quinteto titular para darle todo el espacio posible a Davis. Morris aporta dureza atrás y se nota integrado en el equipo, algo muy positivo para Lakers. Este jugador da intensidad y puede ser clave a nivel táctico. Terminó la serie con un 50% en triples (3,6 intentos por partido).

Defensa y confianza

La fortaleza siempre empieza atrás. Si en los últimos años el uso del triple ha pasado a ser fundamental para los que levantan el Larry O'Brien, el factor que permanece inmutable es la defensa. Para ganar es obligatorio funcionar atrás, algo que estos Lakers tienen.

En Primera Ronda se enfrentaron a Portland, que durante la temporada produjo 113,2 puntos por cada 100 posesiones (3º de 30), y los dejaron en 104,1 puntos por 100 posesiones limitando el impacto de Damian Lillard. En Semifinales los Rockets llegaban con un historial de 112,5 puntos por 100 posesiones en temporada (6º de 30) y cayeron a 106,8 ante los Lakers, de nuevo paralizando a la estrella, James Harden en este caso.

"Realmente nos hemos comprometido con la parte defensiva", dijo Frank Vogel tras eliminar a Houston. "A pesar de que tenemos tiradores la mentalidad es de defender primero. Nuestra verticalidad y protección del aro ha sido especial esta noche. Desde el comienzo de la temporada, nuestro compromiso estuvo ahí. Está dando resultados".

Este comprimiso defensivo y sobre todo los resultados de los que habla Vogel se potencian con el small-ball. Más espacio, más versatilidad, más dominio de James y Davis... Tienen más confianza y el reflejo llega con el tiro exterior, uno de los problemas del equipo durante el año: pasaron de anotar el 34,3% en Primera Ronda (13º de 16) a convertir el 37,7% en Semifinales (1º de 8). Los Lakers tienen el entrenador, la defensa y las estrellas: si además meten los tiros exteriores con porcentajes superiores al 37% será prácticamente imposible tumbarlos.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

nicolas batum
Batum y el factor competitivo en Clippers
Nacho Losilla
Chicago Bulls
Bulls: mucho ruido y poca acción
Agustín Aboy
boston celtics
Previa de Celtics rumbo a la 2020-2021
Sergio Rabinal
Anthony Davis, Montrezl Harrell y DeMar DeRozan
El seguimiento de todos los agentes libres 2020
NBA.com Staff
Heat
Previa de Miami rumbo a la 2020-2021
Juan Estevez
Holiday
¿Cuánto resolvió Milwaukee de su gran punto débil?
Juan Estevez
Más noticias