);
NBA Draft 2019

A 20 años de la elección de Manu Ginóbili, ¿el mejor 'robo' de la historia del NBA Draft?

Manu Ginóbili
Manu, en el día en que quedó inmortalizado como leyenda de los Spurs. Getty Images

30 de junio de 1999. Washington. La NBA celebraba el Draft de aquel año y, casi sobre el final del mismo, lo que podría parecer un nombre que para muchos pasaba desapercibido terminaría siendo, quizás, el mejor 'robo' de la historia de estas selecciones de novatos.

Más: NBA Draft 2019: ¿Por qué es tan impresionante Zion Williamson?

San Antonio Spurs, por entonces una franquicia quizás desconocida para el grueso de la Argentina, eligió en el 57° puesto (sobre 58 de ese Draft) a un tal Manu Ginóbili, quien -también por entonces- estaba ganando fuerza como una de las caras del básquet nacional y empezaba a dominar Europa.

No hace falta aclarar mucho para comprender lo que el bahiense terminaría siendo para la historia de la franquicia y de la NBA: un jugador que revolucionó un rol, el de Sexto Hombre, y que sería parte del trío más ganador de todos los tiempos junto a Tim Duncan y Tony Parker. Juntos construirían una dinastía con los texanos, que tendría cuatro campeonatos y muchísimas cosas por fuera de lo numérico que le dan aún más valor a su carrera de leyenda.

En cada noche de Draft pueden darse selecciones que en ese momento parecen con poca lógica pero que, con el tiempo, se terminan transformando en grandes aciertos. Son, en definitiva, los conocidos "robos", un pick elegido bien entrado el Draft pero que al llegar a la NBA termina produciendo como estrella o muy por encima de lo que dice su número entre las elecciones.

A 20 años de aquel pick, el recuerdo nos lleva a preguntar si Manu es realmente el mejor robo de la historia del Draft. La respuesta apunta hacia el sí por cientos de motivos.

Con el Draft 2019 cada vez más cerca, recordamos los mejores "robos" del Draft del nuevo milenio, tomando como referencia aquellos que fueron elegidos después del pick Nº15.

Kyle Kuzma - 27º del Dratf 2017 (LA Lakers)

Los Lakers encontraron un goleador maduro, sólido y consistente en el ala pivote de la Universidad de Utah, quien fue uno de los mejores novatos de su camada. Terminó con promedios de 16,1 puntos (45% de campo), 6,3 rebotes y 1,8 asistencias en 31,2 minutos.

Pascal Siakam - 27° del Draft 2016 (Toronto Raptors)

La 2018-2019 termina con una afirmación: el camerunés tiene todo para ser una estrella. En su primera campaña como titular, respondió al llamado y se convirtió en el segundo mejor jugador de unos Raptors que terminarían con el campeonato entre sus manos. Promedió 16,9 puntos, 6,9 rebotes y 3,1 asistencias en la fase regular, y subió sus números a 19,0 tantos y 7,1 recobres en los mágicos Playoffs de Toronto.

Malcolm Brogdon - 36º del Draft 2016 (Milwaukee Bucks)

El Rookie del año 2017 llegó desde la segunda ronda. Los Bucks encontraron un base sólido y que, sin brillar, hace muchas cosas bien. En la 2018-2019 se estableció como una pieza clave de un Milwaukee que terminó con el mejor récord de la fase regular, promediando 15,6 puntos (50,5% campo, 42,6% triples, 92,8% libres), 4,5 rebotes y 3,2 asistencias en 28,6 minutos.

Clint Capela - 25º del Draft 2014 (Houston Rockets)

Los Rockets fueron desarrollando su pivote ideal para su estructura (donde James Harden es el faro para construir juego), y el suizo explotó en la 2017-2018 y en reciente 2018-2019 dio un salto aún mayor, mejorando su juego ofensivo y ratificando su capacidad defensiva. Promedió 16,6 puntos (64,8% campo), 12,7 rebotes, 1,4 asistencias y 1,5 tapones en 33,6 minutos.

Nikola Jokic - 41º del Draft 2014 (Denver Nuggets)

De los pivotes más versátiles y modernos de la competencia, con una sensacional capacidad para armar juego y una amenaza constante para el triple-doble. Su 2018-2019 lo puso definitivamente en el lote de las estrellas de la competencia, alcanzando su primer All-Star y liderando a unos Nuggets que se establecieron como candidatos en el Oeste. Promedió 20,1 puntos (51,1% campo), 10,8 rebotes y 7,3 asistencias.

Giannis Antetokounmpo - 15º del Draft 2013 (Milwaukee Bucks)

Uno de los jugadores con más crecimiento de los últimos años, con un físico fuera de serie y recursos para aportar desde todo punto de vista. La temporada 2018-2019 marcó su despegue definitivo, adueñándose de la competencia a voluntad y liderando a los Bucks al mejor récord de la liga. Promedió 27,7 puntos, 12,5 rebotes, 5,9 asistencias, 1,3 robos y 1,5 tapones, y es -quizás- el gran candidato a MVP de la campaña.

Rudy Gobert - 27º del Draft 2013 (Denver Nuggets)

Utah lo sumó en la noche del Draft desde Denver y, en seis años, su evolución fue tan grande que hoy lo tiene como uno de los mejores defensores de la competencia. Un pivote atlético, con enorme capacidad como protector del aro y con una mejora constante en su juego ofensivo. Fue el Mejor Jugador Defensivo de la 2017-2018, y es candidato a repetir en la 2018-2019, donde estableció los mejores registros de su carrera: 15,9 puntos (67% campo), 12,9 rebotes, 2,0 asistencias y 2,3 tapones.

Draymond Green - 35º del Draft 2012 (Golden State Warriors)

Parte de la dinastía de Golden State se debe a su éxito en el Draft. En la segunda ronda del 2012 encontró a quien es el motor del equipo por su energía, carácter, determinación y defensa. Suma tres campeonatos, fue All-Star en tres temporadas seguidas, ganó el premio al Mejor Defensor en la 2016-2017, integró dos veces los quintetos ideales y fue parte del mejor equipo defensivo en cuatro de los últimos cinco años.

Kawhi Leonard - 15º del Draft 2011 (Indiana Pacers)

San Antonio se lo llevó en la noche del Draft y, en silencio, se convirtió en una súper estrella de la liga. MVP de las Finales 2014, tres veces All-Star, dos veces mejor jugador defensivo de la liga, múltiples selecciones en los All-NBA Team y reciente artífice del histórico campeonato de Toronto Raptors, con una de las mejores postemporadas de la historia (30,5 puntos y 9,1 rebotes de promedio) que se coronó con su segundo MVP de definiciones.

Jimmy Butler - 30º del Draft 2011 (Chicago Bulls)

De un jugador irregular y con muchas dudas, a una estrella de la competencia y, sin dudas, uno de los mejores escoltas juntando su capacidad ofensiva y defensiva. Integró el All-Star Game en cuatro de sus últimas cinco temporadas, donde promedió más de 20 puntos por encuentro (su máxima, 23,9 en la 2016-2017). Ganó el premio al Jugador de Mayor Progreso en la 2014-2015, integró cuatro veces el segundo mejor quinteto defensivo, y dos veces el segundo mejor quinteto. En la 2017-2018 fue clave para poner a Minnesota Timberwolves en los Playoffs después de 14 temporadas, y en la 2018-2019 fue uno de los motores de la ilusiones de Philadelphia 76ers.

Isaiah Thomas - 60º del Draft 2011 (Sacramento Kings)

Fue el último en escuchar su nombre en 2011 y siempre fue mirado de reojo por su estatura (1,75 metros). Algunas idas y vueltas en su inicio entre Sacramento y Phoenix, y su pasado reciente en Cleveland y los Lakers. Pero, en el medio, dos temporadas All-Star con los Boston Celtics, incluida una 2016-2017 donde promedió 28,9 puntos y 5,9 asistencias, números que lo metieron en el segundo mejor quinteto de la competencia.

DeAndre Jordan - 35º del Draft 2008 (Los Angeles Clippers)

Progreso constante que lo fue transformando en uno de los mejores reboteros y protectores del canasto de la NBA. En sus últimas seis temporadas terminó promediando un doble-doble (dos veces líder en tableros de la NBA, incluida una campaña con 15 por juego). Participó del All-Star Game 2017, integró tres veces los quintetos ideales y dos el mejor quinteto defensivo, y lideró la liga en porcentaje de campo en cinco de las últimas siete temporadas.

Goran Dragic - 45º del Draft 2008 (San Antonio Spurs)

Conseguido por Phoenix tras ser elegido por San Antonio, creció a la sombra de Steve Nash, mejoró su juego, tuvo un gran paso por Houston Rockets y explotó en Miami Heat, donde se consolidó como uno de los armadores más sólidos de la competencia. En la 2017-2018 le llegó el premio de su primera selección para el All-Star Game. Tuvo dos temporadas con más de 20 puntos de promedio y ganó el premio al Jugador de Mayor Progreso en la 2013-2014, donde formó parte del tercer mejor quinteto de la NBA.

Marc Gasol - 48º del Draft 2007 (Los Angeles Lakers)

Llegó a la NBA un año después de ser elegido y en otro equipo, ya que los Lakers lo cambiaron a Memphis por su hermano Pau. Pero, con el tiempo, se convirtió en estrella, con una constancia de trabajo como pocas, transformando su físico y potenciando su juego hasta ser un pivote más completo. Tres veces All-Star, Mejor Jugador defensivo del año en 2013, parte del quinteto ideal en la 2014-2015. Después de convertirse en un ícono de los Grizzlies, fue traspasado a Toronto donde se estableció como una pieza clave de lo que terminaría siendo el campeón 2019.

Rajon Rondo - 21º del Draft 2006 (Boston Celtics)

Sus últimos años tuvieron más destellos que otra cosa, pero los Celtics disfrutaron de una versión de lujo de uno de esos bases del pasado, con una lectura y capacidad de armado top, con el pase como bandera, enorme liderazgo y excelente capacidad defensiva. Jugó cuatro veces el All-Star Game, se consagró campeón en 2008, terminó en tres temporadas como el líder en asistencias e integró una vez el tercer quinteto ideal y dos veces el mejor quinteto defensivo.

Kyle Lowry - 24º del Draft 2006 (Memphis Grizzlies)

Un claro ejemplo de constancia y crecimiento año a año, rompiendo pronósticos para convertirse en uno de los mejores armadores de la NBA. Parte del All-Star Game en las últimas 5 temporadas, pieza clave de la construcción de un Toronto Raptors protagonista y campeón, con una gran capacidad para el lanzamiento a distancia (más de 1.500 anotados) e integrante del tercer mejor quinteto ideal de la NBA en la 2015-2016. Acumula 856 partidos de fase regular, con 14,2 puntos y 6,1 asistencias de promedio.

Paul Millsap - 47º del Draft 2006 (Utah Jazz)

A los 34 años, lleva varias campañas como uno de los jugadores más infravalorados de la competencia. Siempre al servicio de sus equipos, versátil y con producción en los dos costados de la cancha. Se destacó en el Jazz, Atlanta Hawks y hoy en Denver Nuggets. Acumula 945 partidos, con promedios de 14,1 puntos, 7,4 rebotes, 2,3 asistencias, 1,3 robos y 1 bloqueo. Fue elegido para el All-Star en cuatro de sus últimas seis temporadas.

Monta Ellis - 40º del Draft 2005 (Golden State Warriors)

Antes de la explosión de Stephen Curry y compañía, en los Warriors se vivía el show de Monta Ellis, un guardia con una capacidad de gol sensacional. Tuvo dos temporadas en el Top 10 anotador, incluida la 2009-2010, donde promedió 25,5 puntos por encuentro. En su carrera tuvo 833 partidos en fase regular, con 14.858 puntos en total.

Tony Parker - 28º del Draft 2001 (San Antonio Spurs)

La franquicia texana construyó su dinastía explotando el Draft. Dos años después de "descubrir" a Ginóbili, llegó Tony Parker, quien mejoró su juego constantemente y se convirtió en uno de los mejores bases anotadores de la NBA. Cuatro veces campeón, parte del Big 3 más exitoso de todos los tiempos, MVP de las Finales 2007, cuatro veces en los quintetos ideales y un acumulado de 1.254 partidos de fase regular, con promedios de 15,5 puntos, 5,6 asistencias y 2,7 rebotes hasta su reciente retiro.

Gilbert Arenas - 31º del Draft 2001 (Golden State Warriors)

Olvidemos el final de su carrera, con episodios fuera de la cancha que le dan una nota gris. Antes, Arenas fue uno de los mejores armadores de la liga. Sumo tres elecciones para el All-Star Game, integró tres veces los quintetos ideales y otras tres veces terminó entre los 10 máximos anotadores de una temporada. Lo mejor se vio en Washington Wizards, donde pasó casi ocho campañas. En la 2005-2006, brilló con medias de 29,3 puntos y 6,1 asistencias. Terminó su carrera con promedios de 20,7 unidades, 5,3 asistencias y 3,9 tableros.

Michael Redd - 43º del Draft 2000 (Milwaukee Bucks)

Zurdo, con una mecánica de tiro particular pero muy efectiva. Uno de los muy buenos anotadores del comienzo del milenio. Tuvo una selección para el All-Star (2004) en la misma temporada en que integró el tercer mejor quinteto de la competencia. Terminó su carrera con un promedio de 19 puntos (38% en triples) en 629 partidos. Acumuló seis temporadas seguidas con una media superior a los 20 tantos, incluida la 2006-2007, donde terminó con 26,7 por encuentro.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones

Más en NBA.com

G-League vs. Flamengo
Bayern Munich y G-League disputarán final
Carlos Herrera Luyando
NBA México City Games
¿Cómo comprar boletos para los Juegos NBA?
Staff NBA.com
Paul George y Kawhi Leonard
¿Cuándo debutan Kawhi y George con Clippers?
Carlos Herrera Luyando
Cezar Guerrero, Juan Toscano y Lucas Martínez
¿Por qué no pueden jugar juntos con México?
Carlos Herrera Luyando
Cezar Guerrero
Guerrero espera una oportunidad con México
Staff NBA.com
Manu Ginóbili
Manu Ginóbili volvió a jugar ¡y con peluca!
Leandro Fernández
Más noticias