);
NBA Draft 2020

NBA Draft 2020: Killian Hayes, un proyecto francés con raíces estadounidenses y con Manu Ginóbili como ídolo

Uno de los dos jugadores internacional mejor proyectados de cara al Draft 2020 de la NBA es Killian Hayes, un base de 19 años y casi dos metros de altura que parece ser una garantía entre las primeras selecciones y al que algunos analistas eligen como el mejor jugador de esta camada.

Sin embargo, lo de internacional puede parecer raro si se revisa su partida de nacimiento: Hayes llegó al mundo un 27 de julio de 2001 en Lakeland, Florida, una pequeña ciudad a una hora de viaje de Orlando en Estados Unidos. Pero su padre, DeRon Hayes, también oriundo de Lakeland, sería el motivo por el cuál la familia se mudaría a Francia unos meses después y allí lo acompañó el pequeño Killian, criado en el país de Napoleón Bonaparte.

DeRon era jugador de básquetbol: actuó en Penn State en la NCAA a inicios de la década del 90 y luego inició una larga carrera como profesional en Europa que principalmente lo tuvo actuando en Francia: jugó para clubes conocidos del país galo como Cholet, Nancy y Limoges. Hasta los 47 años se mantuvo activo, jugando en categorías regionales de Francia. Para entonces, en el año 2017, su hijo Killian ya comenzaba a hacerse más famoso que él: ganó el campeonato europeo para menores de 16 años con la selección francesa, siendo el MVP de la competición.

MÁS | Los candidatos del NBA Draft 2020 con pasado familiar en la liga

Sin dudas que DeRon fue muy importante para que Killian también elija a la pelota naranja como su modo de vida, aunque el joven rápidamente pisó un país en el que su padre no compitió: a los 18 años fichó por el Ratiopharm Ulm alemán, con el que disputó la temporada 2019-2020 en la Basketball Bundesliga y la Eurocup, el segundo máximo nivel del básquetbol continental europeo. Para entonces ya era una estrella del básquet juvenil francés y, junto a Theo Maledon, había llevado a Francia a la final del Mundial Sub 17 disputado en Argentina en 2018, torneo en el que Hayes fue elegido dentro del quinteto ideal.

Estados Unidos fue el verdugo en esa final: un país al que él podría representar por ser su tierra de nacimiento, pero desde el acento al hablar hasta su forma de juego, siendo un base de buena lectura y bastante inteligente, se nota que Hayes es bien francés.

Sin embargo, tiene algunas cosas "americanas" que lo hacen resaltar: es peligroso como armador, pero también desequilibra poniendo la pelota en el piso y no tiene miedo de encarar al aro. Es peligroso para los rivales teniendo espacio para crear su tiro. En sus viajes entre Cholet, Francia y Lakeland, Estados Unidos, Hayes se fue formando como la cruza entre dos mundos. Algo similar a lo sucedido con el mejor basquetbolista francés de la historia, Tony Parker, otro francoamericano hijo de un ex jugador estadounidense.

"Cuando era chico jugué muchos partidos callejeros en Lakeland, pude ver un estilo de básquet distinto, más competitivo, más de uno contra uno. Enfrentarme a gente mayor me ayudó cuando volví a Francia", contó Hayes en una conferencia de prensa previa al Draft. Allí ratificó que su padre es crucial en esta historia: "Aprendí desde muy chico, él me enseñó desde que tenía 5, 6 años, aprendí todo de él. Recuerdo cuando era chico e iba a sus prácticas, a sus partidos como local, todos esos recuerdos quedaron conmigo y me inspiró a ser el jugador que soy hoy".

MÁS | NBA Draft 2020: El impacto de Manu Ginóbili y Tony Parker en los proyectos franceses, Theo Maledon y Killian Hayes

Francia cada vez es terreno más fértil para la NBA: en la última temporada unos 13 jugadores con esa nacionalidad estuvieron en la liga y en total ya son 33 en toda la historia, lo que hace al país europeo el tercero del mundo con más NBA, por detrás de Estados Unidos y Canadá. Con Hayes y Maledon, muy probablemente esa cuenta llegue a 35 en unas semanas. Igualmente, Killian contó que no tiene mucha relación con sus predecesores: "Sé que Rudy Gobert es de la misma ciudad que yo, pero todavía nunca pude hablar con él. Hablé con Tony Parker, Sekou Doumboya y Frank (Ntilikina)", explicó.

Doumboya, que como Hayes es un francés no nacido en el suelo de ese país (nació en Guinea en diciembre del 2000), sí es un buen amigo suyo: mientras que Hayes y Maledon ganaban el Europeo U16 en 2016, Doumboya y Ntilikina se quedaban con el U18. "Sekou es uno de mis amigos, nos conocemos hace un largo tiempo. Siento que para mí sería bueno tener a alguien que conozco, para integrarme más rápido", dijo Hayes al respecto de la posibilidad de ser drafteado por Detroit Pistons, un equipo con el que realizó un entrenamiento previo al Draft.

MÁS | NBA Draft 2020: ¿Cómo juega Killian Hayes? Perfil y scouting de un posible número uno

Respecto a los otros talentos jóvenes que apuntan a lo más alto del Draft, con excepción de Deni Avdija, Hayes marca una diferencia por su experiencia europea, jugando en una competición de alto nivel y rodeado por adultos profesionales, un contexto distinto al de la NCAA.

"Definitivamente ayuda. Aprendí mucho del deporte jugando como profesional desde una corta edad, aprendí mucho de mi padre que jugó un largo tiempo como profesional. Pienso que estar en un grupo de hombres adultos y jugar partidos de Eurocup realmente me ayudó para el Draft y personalmente", manifestó el francés respecto a eso y luego agregó: "Puedo llegar y tener impacto. Estoy acostumbrado a jugar un juego muy físico, jugué en múltiples ligas, muchos partidos, distintos estilos de básquetbol, me ayudará cuando llegue a la NBA".

Además Hayes, que se definió como alguien capaz de adaptarse a cualquier situación, de entrar y tener un impacto rápido, sea en ataque o defensa, tiene un toque de Argentina encima suyo. Y no es por un recuerdo que se haya llevado de Rosario y Santa Fe en 2018, sino porque ya declaró varias veces que Manu Ginóbili, zurdo como él, es uno de sus referentes en el básquetbol.

"Manu Ginóbili es el jugador internacional que más me influenció. Como zurdo, veía su forma de jugar el juego, su inteligencia, su habilidad para pasar la pelota, su movimiento de pies", afirmó en la conferencia.

Como Manu hizo historia para el básquetbol argentino, Hayes quiere causar una revolución en Francia: ese es su objetivo más allá de ser campeón de la NBA y ser un All-Star: "Quiero inspirar a la próxima generación en Francia. Sé que el deporte está creciendo en Francia pero no es como el fútbol, así que quiero inspirar a muchos chicos franceses a pensar que pueden llegar a la NBA, que su sueño puede ser posible", cerró.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Russell Westbrook
Westbrook: su llegada a Washington y su legado
Leandro Fernández
Luka Doncic, Zion Williamson, Trae Young, Ja Morant
Cómo desbloquear otro nivel en Luka, Zion, Trae y Ja
Leandro Fernández
John Wall, Bradley Beal
Beal y la dualidad por el traspaso Wall-Westbrook
Leandro Fernández
Carmelo Anthony
Melo y la continuidad en Portland: "No fue difícil"
Leandro Fernández
simmons
Simmons, centrado en unir fuerzas con Embiid
Sergio Rabinal
Paul George
George: "Me quiero retirar en los Clippers"
Sergio Rabinal
Más noticias