);
NBA Draft 2020

NBA Draft 2020: ¿Cómo juega Tre Jones? Perfil y scouting de un base clásico

Con la temporada de la NCAA finalizada abruptamente, debido a la expansión del Coronavirus, los mejores prospectos del baloncesto universitario empiezan a declararse elegibles para el Draft 2020 de la NBA. Tal fue el caso del base Tre Jones, proveniente de Duke, quien por estas horas comunicó su decisión, a través de su cuenta de Twitter.

¿Quién es Jones, además de ser el hermano de Tyus, actual jugador de Memphis Grizzlies? Repasemos.

Más | NBA Draft 2020: ¿Cómo juega Anthony Edwards? Perfil y scouting de un potencial N°1 entre los rookies

Información personal

Tre Jones es un base de 1,90 de estatura y 84 kilos, nacido el 8 de enero del 2000 en Appley Valley, Minnesota. En esa misma ciudad comenzó a destacarse a nivel High School, liderando a su escuela a dos títulos estatales, además de ser seleccionado para el prestigioso McDonald's All-American. Al momento de llegar a Duke, ESPN lo consideraba como el 17° mejor jugador de esa clase y el segundo mejor base, detrás de Darius Garland.

Jones fue titular en los Blue Devils desde su llegada y promedió 9,4 puntos y 5,3 asistencias en la 2018-2019. Sin embargo, su explosión llegó a partir de la actual campaña, subiendo sus números a 16,2 puntos, 6,4 asistencias, 4,2 rebotes y 1,8 robos, además de ser elegido como el Jugador del Año en la fuerte Conferencia ACC y también llevarse los honores como el Mejor Defensor de la temporada.

Fortalezas

Jones es un base clásico y natural, con mentalidad de conductor, por encima de anotador. Se trata de un jugador inteligente, con muy buena toma de decisiones y al igual que su hermano, con un gran ratio entre asistencias vs pérdidas: 2,9 a 1 en su carrera en Duke (idéntica a la de Tyus).

Como pasador, Jones tiene el paquete completo: asiste muy bien para los tiradores, encuentra a los hombres grandes en las caídas de los pick and roll, sabe penetrar y descargar, y sobre todo, es excelente a la hora de empujar la bola adelante en transición. Sus 6,4 asistencias fueron la sexta mayor cifra entre jugadores de Conferencias grandes.

La otra gran virtud que destaca a Jones es su capacidad defensiva. Combina su buen físico, con lectura, fundamentos e intensidad, los cuales le permiten compensar no ser un atleta demasiado explosivo. Está claro que los desafíos en la NBA serán muy superiores en este sentido, pero sus antecedentes dan buenas señales. Sus casi 2 robos por partidos hablan a las claras de sus manos rápidas y hasta ha sorprendido con algunos tapones.

La víctima en esta jugada, Cole Anthony, es considerado un proyecto de Lotería. Jones se mantiene con él sin pelota y luego cierra de manera excelente el lanzamiento, demostrando su concentración y velocidad de reacción.

Jones está lejos de ser un anotador por naturaleza, pero ha dado muestras de progreso en ese aspecto, especialmente con el tiro externo: pasó de un 26% en su año de freshman a un 36% como sophomore, subiendo también la cantidad de intentos (de 3,3 a 4,2 por cada 40 minutos). La mayor parte de estos disparos llegan a pie firme, aunque en la media distancia sí muestra un buen lanzamiento en movimiento, tanto con dobles largos como con runners u otros tiros a la carrera.

Por último, hay que marcar que no le escapa al contacto en ninguno de los dos costados, tal como lo reflejan sus 5,4 tiros libres intentados por cada 40 minutos. Y desde allí es certero: 77% desde la línea en la 2019-2020.

Debilidades

El principal limitante de Jones, más allá de su falta de poderío anotador, pasa por su falta de explosión atlética. Un defecto que muchas veces lograba compensar en la NCAA, pero que seguramente le pasará factura en el más alto nivel.

Uno de los problemas de esta situación pasa por su incapacidad para lograr separación de la marca. Cuando penetra, suele tener a su defensor encima, lo cual lo fuerza a tomar lanzamientos incómodos o a depender del físico para ganar la posición. Su porcentaje en dobles (45% en la 2019-2020) es reflejo de este faltante.

La siguiente jugada es un resumen perfecto de las condiciones de Jones: excelente defensa y recupero, pero falta de velocidad como para volar en la cancha abierta. En este caso logra anotar justamente por su inteligencia y ventaja física ante Cole Anthony, pero rara vez contará con ese diferencial en su favor cuando llegue a la NBA.

Buena parte del éxito de Jones en el profesionalismo pasará por cuánto pueda progresar como tirador. Más allá del salto de calidad que ha tenido en ese sentido, está lejos de ser un especialista.

Nadie pone en duda que puede conducir una ofensiva NBA, operar desde el pick and roll con comodidad y al menos mantenerse a flote defensivamente, pero para realmente ganarse un lugar en la liga, tendrá que representar una cierta amenaza con el triple abierto. Con lo mucho que probablemente le costará anotar en la pintura, dependerá de esa eficacia perimetral para no transformarse en un jugador que reste ofensivamente.

Posición de Draft proyectada: Final de 1° Ronda.

Comparación NBA: Tyus Jones, Matthew Dellavedova.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Brad Stevens
Stevens, con elogios para la defensa y los pivotes
Agustín Aboy
Juan Toscano
La historia de por qué cambió el Anderson por el Toscano
Carlos Herrera Luyando
Jayson Tatum
Boston se despertó en el segundo tiempo y le ganó a Miami
Agustín Aboy
Jamal Murray y Mike Malone
El optimismo de Nuggets: “Hemos estado así y hemos respondido”
Carlos Herrera Luyando
Klay Thompson
Klay Thompson volvió a entrenar con los Warriors
Agustín Aboy
Anthony Davis
El estado de AD tras su esguince de tobillo
Leandro Fernández
Más noticias