);
Golden State Warriors

DeMarcus Cousins: Cronología de un regreso esperado

Cousins-Return1.jpg
Cousins vuelve para darle otro salto a los Warriors. [nba.com illustrations]

Este viernes no será un día más para la vida de DeMarcus Cousins. Ni tampoco será un partido cualquiera. Porque por más que lo visualizó en todo momento, el camino para llegar a un encuentro así no es para cualquiera y está lleno de complicaciones. Sin embargo, en Los Angeles Clippers y con la camiseta de Golden State Warriors, Boogie volverá a jugar oficialmente al básquet después de 358 días. Casi un año donde pasó de todo.

Más: DeMarcus Cousins, listo para su regreso: "Vuelvo para tomar mi lugar en lo más alto"

La caída en pleno brillo

El 26 de enero de 2018, New Orleans estaba por cerrar una importante victoria ante Houston Rockets. Faltaban apenas 15 segundos y Boogie estaba en la línea de libres. Tras fallar el segundo, fue a buscar el rebote abajo del aro y llegó a puntear la pelota tras lucharla, pero sintió algo en el pie izquierdo y se desplomó en el piso. Ahí ya se había dado cuenta que no era una cuestión simple, y unas horas más tarde se confirmó lo peor: rotura del tendón de Aquiles.

La lesión lo agarró en un momento fantástico con los Pelicans. De hecho, aquella noche ante Houston lo vio completar su tercer triple-doble de la temporada 2017-2018, con 15 puntos, 13 rebotes y 11 asistencias en 30 minutos.

Era su primera campaña desde el inicio junto a Anthony Davis, en una dupla que tenía un potencial que metía miedo en la liga. Cousins, en esos 48 partidos que llevaba en el curso, estaba promediando las mejores marcas de su carrera en rebotes (12,9), asistencias (5,4), robos (1,6) y triples anotados (2,2), la segunda mejor en tapones (1,6) y la tercera mejor en puntos (25,2). Pero todo recibía un golpe demoledor.

Al quirófano y a mirar desde afuera

Cinco días después de la lesión, DeMarcus pasó por el quirófano para solucionar el problema. La cirugía fue exitosa y los médicos pronosticaron una recuperación total, aunque sin tiempos. Al día siguiente, Boogie compartía una foto en su cuenta de Twitter con un claro mensaje: "Comienza el resurgimiento".

Parecía que la campaña de los Pelicans se vendría a pique, sobre todo por las cinco derrotas en los primeros seis partidos sin Cousins. Sin embargo, el equipo dio un giro y cerró la fase regular con 20 victorias en los últimos 28 encuentros para meterse en playoffs y dar la sorpresa de la primera ronda, barriendo por 4-0 a unos Blazers que habían sido 3° en el Oeste. Golden State fue quien le puso el freno, pero nada mal para un equipo que parecía terminado.

Un 'no', un adiós y a la Agencia Libre

Con el tiempo, los reportes dieron a conocer que New Orleans, después de la lesión de Cousins, le ofreció una renovación por dos temporadas y alrededor de 40 millones de dólares. Interesante para un jugador que acababa de sufrir un problema físico que suele dejar marcas. Pero Boogie se define como un testarudo, y decidió apostar por él, por una recuperación buena y la chance de mejores contratos en el futuro.

Los Pelicans retiraron la oferta de la mesa tras recibir el 'no' y el pivote entró a la Agencia Libre. Pero la incertidumbre era clara. ¿Quién iba a confiar en un jugador con el tendón de Aquiles roto, con el hecho de tratarse de un jugador alto (más impacto en la lesión) y con un pasado de cuestionamientos sobre su personalidad?

La llegada a Golden State

Comenzó el mercado y Cousins no recibió ofertas, algo que calificaría él mismo como "insultante". Y en un momento donde su confianza no era la mejor, él mismo llamó a su agente con una idea: firmar un contrato bajo con un candidato. Y así le surgió Golden State, su "movida de ajedrez, el as de aspadas", como le diría Boogie. Se comunicó con Bob Myers, GM de los Warriors, y le contó su idea. "Le dije que parecía como si los otros equipos pensaran que mi carrera estaba terminada, y que aceptaría el mínimo pero que necesitaba una estructura que me quisiera", contó.

El bicampeón sólo podía firmarlo por una temporada y 5,3 millones de dólares. 'Poco' para alguien que, antes de la lesión, estaba proyectado a una renovación de 150 millones por cinco años. Boogie buscó la aprobación de Stephen Curry, Kevin Durant y Draymond Green, tres de los principales referentes del equipo, y no dudó en aceptarlo.

El impacto estaba generado: Golden State, el equipo de las cuatro estrellas y doble campeón reinante, recibía a uno de los mejores pivotes de la década en su estructura.

La aceptación de las estrellas

Llegar a un equipo como Golden State no es simple para un jugador como Cousins, pero las estrellas lo recibieron con los brazos abiertos. Stephen Curry se enteró cuando estaba en la sala de parto esperando a su tercer hijo, cuando Myers lo llamó para preguntarle qué pensaba del fichaje de Boogie. Primero le preguntó si era una broma, pero después respondió con un sí rotundo. "DeMarcus tiene ese elemento de anotación en el poste bajo que nunca tuvimos, por el hecho de darle la pelota a alguien allí y rodearlo de tiradores. También es un creador de juego dinámico, y Kerr ama a los jugadores grandes que puedan pasar la pelota", analizó el base en su momento.

Los reportes indicaron que Draymond Green, de gran relación con Boogie, fue clave en el fichaje. Y varias veces remarcó su importancia en el equipo. Incluso, fue él quien hace unos días confirmó el regreso de Cousins este viernes, y avisó que "todo está a punto de romperse", bromando sobre su incorporación a los dominantes Warriors.

Kevin Durant también lo elogió varias veces, y no dudó a la hora de dar una explicación: "Nuestra cultura ganadora y el hecho de estar todos unidos nos permitieron sumar a Cousins".

La G-League, parada en la recuperación

El proceso de rehabilitación tuvo el 10 de diciembre una parada importante: un paso con los Santa Cruz Warriors de la G-League para entrenarse. Una movida que se suele hacer y es muy productiva. "DeMarcus estaba haciendo muchos trabajos de dos contra dos en Golden State, y Steve Kerr me llamó para decirme que Cousins necesitaba ida y vuelta en la cancha, algo que no pasa seguido en las prácticas de Golden State. Nosotros queríamos darle a DeMarcus lo que necesitaba. Fue importante para él", contó Aaron Miles, coach de Santa Cruz.

Incluso, allí pudo entrenarse junto a su hermano Jaleel, quien está en el equipo. "Nos agradeció a todos por jugar cinco contra cinco y hacer trabajos extras por él. Nos dijo que 'podrían estar enfocándose en el próximo partido de ustedes, pero me permitieron unirme a ustedes y me ayudaron para regresar a donde estaba'", contó el menor de los Cousins para The Washington Post.

El tan deseado regreso

Después de completar varias prácticas con el equipo para recuperar la mejor forma posible, Golden State (o Draymond Green) confirmó que Cousins jugará este viernes (a las 0.30 de Argentina, 21.30 de CDMX, televisado por ESPN y NBA League Pass) visitando a Los Angeles Clippers. Y se suma en el mejor momento de los Warriors en la 2018-2019, con seis victorias seguidas y un juego que empieza a tomar vuelo.

"Estoy de regreso, y no miro hacia atrás. Estoy avanzando. Voy a dejar todo en la cancha cada noche. Y planeo volver para tomar mi lugar en lo más alto", señaló en una larga entrevista con ESPN. Pasaron 358 días desde aquella noche de enero con New Orleans. En el medio, una operación, muchos miedos y luego una certeza generada por la determinación para volver con todo. La NBA recupera a una de sus estrellas.

Más en NBA.com

Sophomores
Top 5: Los jugadores de segundo año
Pablo Schatzky
NBA G-League International Challenge
La previa del NBA G-League International Challenge
Leandro Fernández
james-harden-010518-ftr-getty.jpg
Harden: "Mi objetivo es ganar múltiples campeonatos"
Pablo Schatzky
Kristaps Porzingis
Porzingis ya impresiona a los Mavericks
Sergio Rabinal
Los Angeles Clippers
La radiografía de los Clippers para la 2019-2020
Leandro Fernández
NBA Rookies 2019-2020
Los 5 rookies que no te puedes perder
Sergio Rabinal
Más noticias