);
Philadelphia 76ers

Noche para el olvido de Ben Simmons: negado de cara al aro y abandonó el partido con dolor en rodilla izquierda

La preparación de los Philadelphia 76ers había dejado claro que un nuevo Ben Simmons parecía haber desembarcado en Orlando. Una nueva posición en el campo, propositivo a nuevas situaciones e incluso dispuesto a lanzar triples. Sin embargo, la competición de verdad regresó y con ella los viejos fantasmas que rodearon al base australiano durante toda la temporada regular.

Carente de recursos en media cancha y sin un rango de tiro con el que amedrentar a sus rivales el ataque de los Sixers sigue adoleciendo de un revulsivo que solucione sus problemas ofensivos que llevan acompañando al equipo desde el comienzo de la campaña actual. Luego de tres partidos disputados en el campus de Disney, Simmons todavía no ha dado una actuación que respalde todo el trabajo que se dijo que realizó durante el confinamiento para dotar a su juego de una nueva dimensión, algo que quedó aún más claro contra los Washington Wizards.

MÁS | Utah Jazz tiró de oficio para derrotar a un Memphis Grizzlies que pierde terreno en la carrera por los Playoffs

Philadelphia sumó una victoria importantísima para sus aspiraciones en un partido difícil por la poca fluidez y riqueza de su ataque, sufriendo para derrotar a los Wizards hasta el último suspiro por 107 a 98. Joel Embiid salió al rescate de los 76ers con una exhibición desde el poste y con un buen repertorio de tiros en suspensión para acabar como el máximo anotador con 30 puntos, 11 rebotes y 3 robos de balón en un 55% de acierto.

Una noche en la que Simmons comenzó con una actitud diferente a la de los encuentros anteriores, es decir, ocupando realmente el puesto de 4 que Brown había anunciado semanas atrás. Acompañando a Joel Embiid en el juego interior, el australiano ofreció un spacing que facilitaba el ataque de los suyos, colocándose tanto en la esquina preparado para lanzar o bien en línea de fondo en busca de un high-low con el pivote camerunés.

Fue precisamente gracias a ese renovado spacing por lo que Simmons tomó la decisión de lanzar un triple liberado que erró pero que supone un halo de luz en su progresión. Además, los 76ers volvieron a ubicar a Shake Milton como base en el inicio del partido, jugando acciones de cuernos, no obstante sin apenas recorrido en el juego.

Las necesidades del equipo fruto del desacierto y las desconexiones que ofrecieron en defensa en la primera mitad hicieron que Simmons regresara a su versión más habitual como generador con balón. Así, en lugar de ir en busca del pase, el australiano optó por tratar de brillar en la anotación con un resultado completamente nefasto para sus aspiraciones. En los 22 minutos que estuvo en cancha apenas pudo anotar un 2 de 10 en tiros de campo para 8 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias, consiguiendo la mayor parte de sus puntos desde el tiro libre (4 de 8).

Insistió e insistió contra el aro sin éxito alguno. Divisiones con el objetivo de atacar el lateral opuesto del aro, impactos contra la defensa de Wizards a la desesperada y transiciones frustradas fueron la tónica de una noche para el olvido de Ben Simmons al que le esperaba un final más negativo todavía.

Posible lesión

A falta de menos de 6 minutos del final del tercer cuarto, Simmons se recolocó en un extremo, completamente liberado para intentar un triple mientras Al Horford ganó la posición en el poste bajo. El australiano le lanzó un pase al interior dominicano al que le pitaron falta en ataque y, acto seguido, el jugador de los 76ers abandonó la cancha camino a los vestuarios. Las alarmas se encendieron en Philadelphia.

Los primeros exámenes en el vestuario de los 76ers revelaron que Simmons sufrió un pequeño contratiempo en su rodilla izquierda que no solo le impidieron volver a cancha, sino que hicieron que abandonase la arena incluso antes de que sus compañeros terminaran el partido.

Adrian Wojnarowski y Keith Pompey reportaron que las primeras indicaciones sobre Ben Simmons invitan al optimismo al no haber hinchazón ni dolor en la rodilla izquierda después de salir de la cancha.

Las pertinentes pruebas que se le realicen al australiano revelarán la magnitud del infortunio en un momento crítico de la campaña.

Philadelphia, en su línea

Los de Brett Brown volvieron a evidenciar sus problemas en ataque ante el equipo con el peor balance de todos los que toman parte en el reinicio. Lentos, sin ideas y cometiendo continuos errores en media cancha que durante buena parte del partido lastraron el rendimiento de los 76ers. La realidad es que lo visto frente a Wizards fue un capítulo más de una serie que se extiende desde comienzos de temporada pues Philly sigue sin dar con el punto para desplegar un ataque lo suficientemente bueno que acompañe a su siempre fiable defensa.

Las carencias en el spacing quedaron claras en cada acción de pick&roll con un mal posicionamiento de los jugadores sin balón así como en la comunicación en ese juego por parejas. La falta de rapidez derivada del mal espaciamiento dieron como resultado que Philadelphia se viese obligado a jugar a media cancha con mal resultado, tendiendo a que las acciones se individualizaran en un jugador al poste o bien en una división contra toda la defensa de Wizards.

Lo único que pudo dar alas a los 76ers y que les permitió evitar la derrota fue la defensa. Los de Brown crecieron desde atrás, irrumpiendo en las líneas de pase, colapsando la pintura y poniendo solución al mal rendimiento ofensivo en la primera mitad para conseguir una victoria que les coloca 2-1 en lo que llevamos de reanudación en su objetivo de alcanzar la quinta posición en poder de Indiana Pacers.

Los 76ers dejaron en menos de 100 puntos a los Wizards que sumaron únicamente 17 asistencias con 15 pérdidas acumulando un 42% en tiros de campo en todo el encuentro. Un triunfo que, si no llega a ser por los 12 tantos de Joel Embiid en el último cuarto para liderar el parcial de 30-24, no habría sido posible.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

zion williamson
Primeras actualizaciones en 2K21 Next-Gen
Nacho Losilla
Evan Turner
Turner, de regreso en Boston como asistente
Agustín Aboy
nicolas batum
Batum y el factor competitivo en Clippers
Nacho Losilla
Chicago Bulls
Bulls: mucho ruido y poca acción
Agustín Aboy
boston celtics
Previa de Celtics rumbo a la 2020-2021
Sergio Rabinal
Anthony Davis, Montrezl Harrell y DeMar DeRozan
El seguimiento de todos los agentes libres 2020
NBA.com Staff
Más noticias