);
Houston Rockets

De Trevor Ariza a Carmelo Anthony: Cómo cambia la defensa de los Houston Rockets

Ariza, Anthony
La defensa de los Rockets en cuestión Getty Images

La reputación es esa idea que la gente tiene sobre una persona o grupo. Aplicado al texto, la fama de los Houston Rockets en defensa era bochornosa hasta la pasada temporada. Cuando decidieron ir a por Chris Paul y moverse definitivamente en busca del anillo, en Houston sonaron las campanas.

Trevor Ariza, Luc Mbah a Moute y PJ Tucker como aleros defensivos; Clint Capela como protector del aro; un Paul siempre feroz e inteligente y, sobre todo, James Harden y Eric Gordon en versiones muy mejoradas. Así los Rockets pasaron de ser la 18º defensa de la liga en la temporada 2016/2017 a ser los 7º mejores el curso pasado.

SALIDAS ENTRADAS
ARIZA ANTHONY
MBAH A MOUTE JAMES ENNIS
BZDELIK*

Tras el último verano todo cambia. Ariza firma con los Phoenix Suns y Mbah a Moute regresa a los Clippers. Sin margen de maniobra por los compromisos salariales y el extra de 40 kilos de media anuales a CP3, Daryl Morey se encuentra en el mercado con pocas opciones y la necesidad de refuerzos para pelear por las Finales de nuevo.

Por el mínimo de veterano llegan Carmelo Anthony y James Ennis. Diferentes y como alternativas. Desde luego Melo no viene a ser un bastión atrás, viene a redimirse de los pecados del año en Oklahoma. ¿Y quién es Ennis? Este trotamundos de 28 años llega con el objetivo de reivindicarse en uno de los grandes escenarios de la NBA actual. Márquenle en favoritos.

Muchos ajustes por hacer

De entre los grandes equipos de la NBA, si hablamos de candidatos al anillo que se mantienen arriba, ninguno sufre tantas salidas y llegadas como Houston. Además a mediados de septiembre Jeff Bzdelik anuncia de forma inesperada su retirada. Asistente de Mike D'Antoni y genio defensivo de alto caché en la NBA.

"La retirada de Bzdelik supone una pérdida muy grande", confesaba Eric Gordon en el Media Day. La tendencia actual de la liga exige tener aleros versátiles que puedan defender diferentes posiciones y en Houston se suma la pérdida de dos de los mejores (Ariza y Mbah a Moute), a la marcha de un especialista desde la banda (Bzdelik) y el fichaje de uno de los peores aleros atrás (Carmelo). ¿Qué puede salir mal?

Solo son tres partidos jugados, es cierto, la muestra es minúscula para lo que representa una temporada NBA de 82 partidos. Lo que es innegable es que las sensaciones y los datos son de paso atrás. De que los Rockets tienen que conocerse, aprender a comunicarse en pista (una de las claves el año pasado) y posiblemente proteger más a Carmelo. Con Ariza no pasaba esto en las ayudas.

El trío Ariza, Mbah a Moute y Tucker permitía a sus rivales tan solo 91'9 puntos por cada 100 posesiones la temporada anterior. Una cifra de locos, de auténtica élite para los minutos que pasaban en el parqué. Tres referencias del juego moderno que combinan físico, inteligencia y ardor guerrero.

PJ Tucker continúa, el más kamikaze y pasional de los tres. Solo con su entrega y sacrificio atrás, que toca cuotas ingratas de forma habitual, no servirá. Contar a Carmelo como reemplazo defensivo es más una insensatez que ligero optimismo. Y sí, James Ennis sorprenderá a más de uno, pero se queda lejos de ser Trevor Ariza.

De Ariza y Mbah a Moute, a Carmelo y Ennis

Mike D'Antoni prefiere el small-ball. Usar quintetos con cinco jugadores abiertos en los que todos tiran y defienden es el objetivo del entrenador. Meta que este año se complica e invita a la entrada de nuevos jugadores en los instantes decisivos.

Las miras de los Rockets apuntan a lo más potente del Oeste, a lo más peligroso de esta Salvaje Conferencia. Cuando tengan delante a los Warriors, a Utah o Pelicans, en Houston necesitarán imponer su defensa. Algo que con los jugadores actuales parece complicado.

Carmelo es la gran diferencia. A su débil esfuerzo defensivo de toda una carrera orientada al ataque se une el evidente declive físico desde hace un par de años en Nueva York. El resultado es un jugador que lo intenta y no llega.

La actitud de Anthony cambia de forma radical al llegar a los Rockets. Ha aceptado el puesto de sexto hombre después de 15 años como titular y aún se está haciendo. Los problemas llegan en todo lo que sea defender y no implique el rebote, único apartado donde sigue siendo un refuerzo muy bien recibido.

Es cierto que la acción del contraataque contra los Lakers es síntoma de un mal mayor, de un mal más simple: aún se tienen que conocer. Falta comunicación. Un jugador llega en tráiler, se para a la espalda de Camelo y parece que nadie se entera. Error de Melo y fallo general del equipo.

James Ennis sí es un buen fichaje. Tiene el cuerpo correcto (2'01, 95 kilos), un físico potente y es un motor de energía para todo el encuentro. Lo bueno de Ennis es que es muy completo atrás. Lo malo es que no llega al nivel de Ariza.

Parecía que la idea de D'Antoni era usar este año a Eric Gordon de titular y dejar a Carmelo junto a Ennis desde el banco. Así Melo tiene espacio y balón para dominar con las segundas unidades mientras sufre menos atrás. La presencia de Ennis no haría si no rebajar esos problemas en el aro propio.

Ocurre que, contra todo pronóstico, D'Antoni mantiene a Gordon como sexto hombre y Ennis sale de inicio. Anthony lo pasa mal en defensa y quizás era el momento de ajustar la rotación, pero la sanción a Chris Paul ha llegado en el momento menos oportuno.

La inteligencia de Bzdelik para desmontar a Towns en Playoffs

Cuando se supo de la inesperada retirada de Bzdelik en The Athletic señalaron que, varias de sus fuentes de la liga, consideraban la pérdida del asistente la marcha de mayor importancia. Por encima de las salidas de Ariza y Mbah a Moute.

Una de las pruebas de su éxito es la defensa que planteó ante Minnesota en Primera Ronda de Playoffs para secar a Karl Towns. En el vídeo se muestra como permiten el cambio defensivo en el bloqueo sin problemas y entregan a Harden a un uno contra uno al poste. Todo es parte del plan: mientras el exterior -en este caso el MVP- sale totalmente al centro y le ofrece línea de fondo, aparece el otro alero a hacer el dos contra uno y el otro exterior está atento para robar el pase a la esquina.

Los Playoffs de Towns fueron muy decepcionantes, de los que más de la última edición, y sumó 8, 5 y 18 puntos en los tres primeros partidos. Buena parte del fracaso de Towns se la deben los Rockets a los esquemas de Bzdelik, as bajo la manga de D'Antoni que se queda en el mazo para no salir en más partidas.

Roy Rogers, otro hombre de confianza de D'Antoni, toma para esta temporada la mayoría de las tareas de Bzdelik. Aquí la distancia entre uno y otro es mayor a la de los aleros incluso.

Cómo han empezado atrás los Rockets

Pues mal, muy mal. Dos derrotas ante Pelicans y Clippers han expuesto su defensa. La única victoria, sobre Lakers en el partido con espectáculo vergonzoso entre Rondo, Paul e Ingram incluido, los tejanos ganaron y se llevaron de nuevo una alta anotación.

Los 131 puntos encajados ante los Pelicans suponen la mayor cantidad de tantos recibidos en esta y la pasada temporada. De momento se sitúan como la 7º peor defensa con 114'2 puntos encajados por cada 100 posesiones, a años luz de los 105'6 del curso pasado.

Hay motivos para el optimismo. Hemos visto destellos en estos partidos, el equipo conserva la base pero ha cambiado mucho en su estructura y en el primer partido los Pelicans en ataque vivieron una de sus mejores noches en años.

Estos mismos Rockets ya vivieron un proceso similar la temporada pasada. Comenzaron con buenos mimbres y más dudas. Poco a poco se establecieron y limitaron los fallos evitables hasta convertirse en una defensa élite de la liga.

El paso de los meses despejó esa fama, esa reputación de los Rockets de negados defensores. Y ahora, cuando vienen de un año fantástico de trabajo en su aro propio, tienen que vivir de nuevo el proceso de hacer una defensa. Realizar ajustes, conocerse y comunicarse.

Todavía cuentan con Tucker y Capela, con Paul, Harden y Gordon. Gerald Green y Ennis, que brilla poco pero trabaja mucho en las sombras. Pero sin Ariza, Mbah a Moute ni Bzdelik. Retener a uno de los dos aleros y evitar la extraña retirada del asistente hubiesen sido claves.

Toca remar en la misma dirección en Houston. La defensa hace aguas y aunque se esté en la misma vía que el año pasado el material es distinto. Los Rockets tienen margen de mejora, pero menos que la temporada anterior. Y fue la defensa lo que les llevó al Game 7 contra los Warriors, a quedarse a un paso de Las Finales.

Más en NBA.com

Harris
Los tiradores le dieron la revancha a Philly
Juan Estevez
spencer dinwiddie
Dinwiddie impulsó la tercera al hilo de Brooklyn
Juan Estevez
Hayward Bradley
Hayward y Bradley, cerca de volver
Agustín Aboy
Luka Doncic
Dallas colecciona goleadas
Agustín Aboy
Jimmy Butler
Butler, brillante en diciembre
Agustín Aboy
Ben McLemore
McLemore, el nuevo artillero de Houston
Agustín Aboy
Más noticias