);
NBA Finals 2020

La zona de Miami Heat ante Los Angeles Lakers en la Fase Regular: análisis, detalles y ajustes

8 de noviembre del 2019. El Miami Heat viaja al Staples Center para enfrentar a Los Angeles Lakers y disputar el que era apenas su noveno partido de la Fase Regular, habiendo comenzado con marca de seis victorias y dos derrotas. Primer cuarto parejo y tras varios minutos de defensa hombre a hombre, Spoelstra empieza a mostrar sus cartas: zona 2-3 luego de cada balón detenido, sea por conversión o pérdida.

Más | Las Finales NBA 2020, por Andrés Nocioni: la previa de Los Angeles Lakers vs. Miami Heat

Sin embargo, desde el primer momento en el que apuestan por esa marcación, Miami tiene graves problemas. Y es que los Lakers no tardan demasiado en leer la defensa y atacarla en su habitual punto débil: la zona del tiro libre.

Los de Vogel tienen al hombre perfecto para colocar en esa zona media desprotegida por la 2-3. Anthony Davis tiene absolutamente todos los recursos como para castigar cada vez que recibe con espacio en esa área y efectivamente, empieza a hacerlo.

AD se vuelve indefendible para el Heat. Atacando el aro...

... tomando disparos a media distancia...

... e incluso asistiendo al otro interno, ubicado en la línea de fondo.

Los Lakers ganan cómodos esa noche por 95-80, con un partidazo de AD: 26 puntos, 8 rebotes y 7 asistencias en 34 minutos, con un 11-17 de campo. Las 7 asistencias fueron su máxima de la Fase Regular y no es casualidad. Rodeado por opciones de tiro y de descarga, Davis no perdonó al Heat, ni como anotador ni como pasador. La zona 2-3, que tan bien la hemos visto implementado por los de Spoelstra en estos Playoffs, fue destruida esa noche por uno de los internos con más recursos ofensivos de los que se tenga memoria.

Sin embargo, en una acción suelta del tercer cuarto, aparece un destello que luego se trasladaría al siguiente enfrentamiento. Sea por decisión de Spoelstra o de los propios jugadores, se nota un ajuste: el marcador de primera línea del lado débil se recuesta algunos pasos atrás de su compañero del lado fuerte, enfocándose en negar el pase de entrada al poste alto.

Comparen esta disposición defensiva...

... con esta otra, apenas tres minutos más tarde.

La defensa sigue siendo una zona 2-3, pero con ese pequeño ajuste, Miami consigue evitar que la bola le llegue a Davis y termina complicando el ataque de los Lakers.

El cambio fuerza un mal tiro de Los Angeles, ahorcado por el reloj de 24. El problema es que Miami no logra recuperar el balón y el propio Davis se hace del mismo. Y es que allí aparece otro de los grandes riesgos de marcar en zona frente a los Lakers: el rebote ofensivo, siempre vulnerable en ese tipo de defensas, donde es más difícil encontrar al hombre indicado para hacer el box-out.

Lo mismo sucede en esta acción, en la que nuevamente es Davis el que castiga a la defensa interior del Heat, con un Adebayo que debido a la configuración de la zona, no está en buena posición para bloquear la llegada de AD.

Todo lo que pudo salir mal defensivamente para Miami esa noche, salió mal. Por lo que cuando se volvieron a ver las caras, algo más de un mes más tarde (13 de diciembre), era lógico que encontráramos cambios en el planteo de Spo.

La zona 2-3 volvió a decir presente, pero con un detalle importante: la empezaron a implementar en los minutos de descanso de Davis, a principios del segundo cuarto. En lugar del ex Pelicans aparece un Dwight Howard que es exactamente lo opuesto a su compañero: está lejos de ser una amenaza desde la línea de tiro libre, al no tener lanzamiento a media distancia, ni manejo para atacar el aro ni mucho menos visión para asistir a sus compañeros. Con la longitud y velocidad Derrick Jones Jr. en esa primera línea de la 2-3, Miami le trajo algunos problemas a los Lakers durante ese segundo parcial, llevándoselo por 30-21.

Observen además la concentración del Heat, en este caso de Jones, por respetar aquello que habían aprendido en el tercer encuentro y no permitir esa descarga al poste alto.

Esta vez la 2-3 funciona y Miami se va al descanso al frente por 59-51. Sin embargo, el arranque de la segunda mitad ve a unos Lakers apabullantes y específicamente a un Anthony Davis imparable, frente a un Heat que ha vuelto a marcar hombre. ¡Los Lakers anotan 23 puntos en poco más de 5 minutos!

¿Qué hace Spo al respecto? Manda a la cancha nuevamente a Jones y con él, vuelve la zona. Pero claro, Davis está en el campo y está enrachado, por lo que volver a la 2-3 no es una opción demasiado viable. Es allí donde aparece una tercera alternativa: la zona 1-3-1.

Jones presionando arriba en el rol de chaser (perseguidor), Butler directamente fijado en la línea de tiro libre para borrar ese pase, dos perimetrales custodiando las alas y Adebayo bajo el aro.

Las primeras dos posesiones lucen efectivas para el Heat: recupero de balón y un tiro fallado por Danny Green, más allá de que este recibe una falta de Kendrick Nunn una vez que suelta la bola.

Nota aparte: Kendrick Nunn no debería estar en el campo si Miami va a defender en zona. Estudiando los antecedentes de los partidos contra los Lakers, aparecen distracciones enormes en esos pasajes, olvidándose de los conceptos básicos de la defensa. Eso incluye esta joyita en la que estando en la línea de fondo de una 2-3, es sacado a 8 metros del aro por Danny Green como si estuviera marcando hombre, regalando un triple abierto de LeBron James. El cual de paso, ni siquiera hace el esfuerzo de defender como para arreglar su error.

La bola no entra, pero ese tipo de lapsus en unas Finales son imperdonables. Y sino que le pregunten a cierto compañero de LeBron en los actuales Lakers.

Pero suficiente de Nunn. Lo cierto es que sacando esa infracción, la 1-3-1 parece estar funcionando... hasta que James aparece en escena. Porque claro está: Davis no es la única arma mortal que tiene Los Angeles para contrarrestar este tipo de defensas.

El chaser de la 1-3-1 (Jones) es arrastrado hacia el lado derecho del campo, con el problema de que a diferencia de la 2-3, no hay otro defensor en la primera línea para ocuparse del tope de la llave. El más cercano es Butler, pero su responsabilidad en este caso pasa por marcar la línea del tiro libre. Esto le da tiempo y espacio a LeBron para tomar un triple de frente al aro, el cual anota sin problemas.

Moraleja: como básicamente cualquier otro ajuste, la alternativa a la que apuesta Spoelstra en ese tercer parcial representa la famosa manta corta. Protege un sector (línea de libres), pero libera completamente otro (tope de la llave). Aunque en ese sentido, es bastante más permitible darle un triple de casi ocho metros a LeBron, que dejar que AD reciba en el corazón de la llave.

Por ende, si hubiera que arriesgar un pálpito de cara a estas Finales, parece más posible que veamos este tipo de defensas cuando Davis esté en el campo, que lo que sucedió en el duelo en el Staples Center. Especialmente porque Miami ya tuvo problemas en la serie anterior, una vez que Boston empezó a encontrar a Daniel Theis en ese sector.

"Cuando Boston encontró el medio de la zona y empezó a repartir el juego hacia afuera, es cuando la zona empieza a dudar un poco", analizó Andrés Nocioni en la previa de las Finales que realizó de manera exclusiva con nuestro equipo de NBA.com en español. "La mejor manera de atacarla es por el medio de la zona. Rubén Magnano siempre nos dijo que la mejor manera es dividir, el famoso pique en el medio para juntar defensas y pasar la pelota, además de encontrar el tiro. Si se mueve el balón de un extremo al otro siempre se va a encontrar un lugar, y esa es la mejor manera de atacarla".

De todas formas, el triple y los pases de entrada que realiza con una simpleza descomunal, no son las únicas maneras que tiene James para romper una zona. Y los partidos de Fase Regular nos dejaron varios otros ejemplos de ello.

Aquí lo vemos postearse en el medio de los defensores de primera línea de la 2-3 y sacar un rayo de pase para el tirador. La clave es la velocidad de la asistencia: un pase más lento le da tiempo a la defensa de hacer el close-out, pero con rapidez y precisión, el mismo llega un segundo tarde por parte de Herro.

Otra histórica virtud de James que le viene muy bien frente a una zona, que suele sobrecargar la atención sobre el lado fuerte de la bola: sus pases cruzados por encima de la defensa. El skip pass . En esta ocasión no termina en nada, pero es un ejemplo de como cada sector de la cancha puede entrar en juego cuando el Rey tiene la bola en su poder. Campo completo, vertical y horizontalmente.

Una más de James: la zona de Miami, como suele suceder, comienza con una presión liviana a cancha completa. Observen como LeBron la rompe fácilmente con un pase flotado y aunque en la primera de las jugadas del video no genera una ventaja porque su compañero no ataca, en la segunda permite un 4 vs 3 y un rompimiento que termina en una volcada de Davis.

Y es que más allá de todo lo táctico que repasamos, hay un concepto básico. Miami no puede permitir que su primera línea defensiva sea vulnerada, porque con la calidad de pasadores y definidores que tienen los Lakers, eso terminará en puntos muchas más veces de las que no.

Ayer repasamos cómo le ha ido a cada defensor de Miami a la hora de enfrentar mano a mano a LeBron, pero guiándonos por lo visto previamente en la Fase Regular y en estos mismos Playoffs, es de esperar que los de la Florida recurran a diferentes esquemas zonales para intentar complicar a los angelinos. El problema, como ya se vio en sus cruces previos, es que los Lakers tienen muchos más recursos para quebrar esas defensas que los que contaban los Celtics.

"Como viene jugando Miami, es algo que lo va a plantear", nos cuenta Nocioni. "Creo que por momentos habrá zona, y van a tratar de cerrarse para probar un poco a los Lakers. Ha sido un equipo un poco inconsistente con el tiro, con partido donde han sido buenos y otros regulares. Miami va a buscar eso, y será una guerra de estilos. Los Lakers van a seguir buscando correr la cancha como lo viene haciendo en estos Playoffs, y Miami querrá que jueguen cinco contra cinco, va a querer que el juego se setee y se mantenga en medio campo, y por ahí pueden llegar a venir las chances de Miami. Obviamente los Lakers tienen muchos recursos, un equipo muy atlético y físico, muy veterano en comparación a lo que puede ser Miami, y tiene herramientas. Miami tratará de que los Lakers no se encuentren a la carrera o en la cancha como lo han hecho de manera fluida a lo largo de las series".

¿Alcanzarán los ajustes que pueda hacer Spoelstra, estudiando lo sucedido anteriormente? Por suerte, ya no tenemos que esperar demasiado para empezar a responder esa y cualquier otra pregunta. Las Finales comienzan este miércoles y prometen ser apasionantes, también desde la partida de ajedrez táctica que protagonizarán los entrenadores.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

shot clock
La historia del reloj de posesión en la NBA
Sergio Rabinal
Silas
Silas, quintos padre-hijo en dirigir un equipo NBA
Juan Estevez
Okoro
Cinco representantes del "Morey Ball" en el Draft
Juan Estevez
Klay Thompson
Klay elogió a Toscano: "Estoy muy orgulloso de él"
Leandro Fernández
allison feaster
Allison Feaster: de trotamundos a pionera en Boston
Sergio Rabinal
Elleby
Draft 2020: CJ Elleby, externo con tiro y rebote
Juan Estevez
Más noticias