);
Dallas Mavericks

El día que los Dallas Mavericks le garantizaron el contrato a Eduardo Nájera

El 28 de junio del 2000, Eduardo Nájera fue elegido en el pick 38 por los Houston Rockets y enviado esa misma noche a los Dallas Mavericks. Además del mexicano, otros tres novatos llegaron a la franquicia en esa misma temporada:

  • Wang Zhizhi: elegido por los Mavs en el 2000.
  • Donnell Harvey: seleccionado por New York Knicks y traspasado a Dallas.
  • Courtney Alexander: drafteado por Orlando Magic y enviado a los Mavericks.

Así que las opciones para quedarse en el roster final eran limitadas y más para un jugador seleccionado en la segunda ronda, por lo que el mexicano no tenía garantía de nada. Se llevó a cabo el training camp y empezó la pretemporada, en busca de lograr un puesto.

MÁS | Anécdotas Eduardo Nájera: Mi historia con Vince Carter

El primer duelo fue contra los Rockets, que tenían a Hakeem Olajuwon y Steve Francis. Nájera, hasta la fecha, recuerda perfectamente el quinteto titular que mandó el entonces entrenador Don Nelson: Steve Nash, Michael Finley, Shawn Bradley, Gary Trent y Dirk Nowitzki.

Luego fue turno de la banca, entre los que estaban Christian Laettner y los novatos. Después ingresaron de nueva cuenta los iniciales y los sustitutos, sin darle minutos a Nájera, quien empezó a dudar de sus capacidades. "Estaba avergonzado y dudando, no tengo contrato garantizado. Estamos perdiendo por 25 puntos y no me mete al partido, significa que ya me van a cortar del equipo. Estaba tan avergonzado, estaba uno de mis hermanos, mi entrenador de colegio".

Pero llegó el momento de Nájera. La mala noticia es que los Mavs estaban abajo por 25 tantos, algo que no le importó al chihuahuense, quien entró con mucha energía faltando cuatro minutos del segundo cuarto.

"Esa vergüenza me dio una motivación gigante, porque dije, 'ahora le voy a demostrar quién soy yo'. Me quito la chamarra y los pantalones, haz de cuenta que me volví Superman, me entró un coraje, entré y dije, no voy a tirar, no voy a hacer nada, nada más defensa, en rompimiento, iré por los balones, evitar que lleguen. En cuatro minutos tenía 6 puntos, 4 rebotes y estábamos abajo por 17 puntos", agregó.

Debido a que era un partido de pretemporada, los jugadores no jugaron con mucha energía, algo que el entrenador les reclamó. "En el vestidor, Don Nelson estaba gritándole a todos menos a mí", contó Lalo, quien en cuatro minutos se ganó la confianza del coach y de regreso en el partido lo puso al lado de los titulares y terminó jugando casi toda la segunda mitad, pero por problema de faltas se tuvo que sentar en el último minuto del período final.

MÁS | Las tres preguntas a responder por Dallas Mavericks en la reanudación de la 2019-2020

"De repente mis compañeros de equipo estaban avergonzados porque jugaba a toda velocidad, a ganar. Ellos ya veían el partido perdido, decían que el otro partido ganábamos, haciendo bromas entre ellos, saludando a Hakeem Olajuwon. Los Rockets me decían qué te pasa, tienes que jugar un poco menos fuerte, es pretemporada y yo voltéandolos a ver, están locos. Terminé el partido con 23 puntos, 12 rebotes y 8 asistencias. Jugué toda la segunda mitad, salí por faltas el último minuto, pero lo más importante, ganamos el partido", apuntó.

Al siguiente día, la gerencia le garantizó el contrato por las próximas dos temporadas y construyó la carrera más exitosa en la NBA para un mexicano.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Davis LeBron
Las calificaciones individuales del Juego 1
Juan Estevez
LeBron James
LeBron: "El trabajo no está terminado"
Agustín Aboy
Goran Dragic, Bam Adebayo
Dragic, lesión en una noche de pesadilla del Heat
Leandro Fernández
spoelstra
Miami sufre la dureza de las Finales
Sergio Rabinal
Anthony Davis, LeBron James
10 observaciones del triunfo de los Lakers
Leandro Fernández
Davis
Davis, imparable para el small-ball de Miami
Juan Estevez
Más noticias