);
Playoffs 2020

NBA Playoffs 2020: Marcus Smart, el corazón que hace latir a Boston Celtics

Hay que jugadores que nacieron con el don para ser mega estrellas, anotadores implacables que se van ganando su lugar de privilegio en la historia de liga. Otros que, sin el enorme poder de fuego de los elegidos, se las ingenian para ser extremedamente consistentes a la hora de aportar, llenar las planillas estadísticas y dejar una marca. En realidad, la NBA presenta muchísimos moldes, pero pocos (muy pocos) encajan en la categoría que entra Marcus Smart. Boston Celtics tendrá a Jayson Tatum como su estrella diferencial. También contará con un caudal de talento ofensivo único, con Jaylen Brown, Kemba Walker y Gordon Hayward. Pero no es ilógico pensar que el equipo de Brad Stevens llegará hasta donde lo lleve el corazón de su principal guerrero.

Más | La increíble actuación de Jayson Tatum que lo confirma como líder de Boston Celtics: "Es una súperestrella"

A veces el destino se encarga de generar un momento que permite juntar todo lo que se venía haciendo y resumirlo en una acción. Y quizás eso fue lo que vimos con 58 segundos por jugar en la noche del viernes. Norman Powell corrió la transición con decisión y trató de llegar hasta abajo del aro para un doble que era la igualdad para Toronto Raptors. Pero Smart llegó desde atrás con un tapón fantástico, potente y decisivo. Un tapón en donde se unió su enorme capacidad defensiva con su encomiable entrega y sacrificio. Un tapón que empezó a rumbear la historia para el lado de los verdes y que resultó vital para el 92-87 que los metió en las Finales del Este. Fue el sello que decía que Smart, simplemente, no iba a permitir otra cosa que no fuera el triunfo.

"Nos enfrentamos contra un gran equipo de los Raptors, y sabíamos que el que pudiera ser mejor en defensa y más físico, se iba a quedar con la victoria. Cuando Norman agarró el balón, automáticamente pensé en la misma acción del partido pasado, que terminó con él consiguiendo el doble y la falta en el mismo contexto de un partido cerrado. Cuando agarró el balón me dije a mi mismo que él la iba a tener que volcar. Yo lo iba a encontrar arriba y veríamos quién ganaba esa batalla. Yo entregó el 110% en todo momento, y soy parte del Mejor Quinteto Defensivo por una razón, y creo en eso", analizó Marcus después del partido sobre su gran jugada.

Más | Boston sobrevivió a Toronto y es finalista del Este

Como si fuera poco, fue el moño para una serie realmente consagratoria para Smart, porque no sólo fue el pilar defensivo del equipo, ese que es una pesadilla para cuanto rival intente superarlo, ese que comprende todo lo que está pasando en ese terreno del campo y lidera y ordena el trabajo de los suyos, o que sacrifica su cuerpo una y otra vez en pos de acciones ganadoras. También dio un salto notable en el costado ofensivo. Y no se redujo a ser un conductor complementario que sabe leer el juego y que suele tomar buenas decisiones a la hora de pasar el balón. Smart supo dar un paso adelante en su anotación, enterrando aquella versión inconsistente y poco eficiente del pasado (al cabo, es un jugador que promedia 37,3% de campo y 31,8% triples en seis temporadas).

Ya había dado muestras de ese crecimiento durante la Fase Regular, la mejor de su vida (12,9 puntos, 34,7% triples). Pero ante los Raptors dio un paso adelante notable y necesario, porque su equipo había perdido por lesión a Gordon Hayward y él se encargó de que su cuota de gol se extrañe muy poco. Frente a Toronto, Smart promedió 15,7 tantos, con 41,7% de campo y, mejor aún, un genial 39,3% triples en 8,7 intentos por encuentro. Es más, sus 24 triples anotados son la tercera mejor marca de la historia de la franquicia para una serie de Playoffs, sólo por detrás de Ray Allen (27) y Isaiah Thomas (25), según informó Kirk Goldsberry. Su ráfaga matadora en el último cuarto del segundo partido aún rebota fuerte. Y su triple-doble del J6 (23+11+10) merecía mayor premio.

En el Juego 7, Marcus cerró con 16 tantos (6-15 campo), 2 rebotes, 6 asistencias, 3 robos y un tapón (¡y qué tapón!) en 43 minutos de sacrificio extremo. Así, completó la eliminatoria, más allá de su anotación, con medias de 6,0 tableros, 5,1 asistencias, 1,1 robos y 0,7 tapones (39,3 minutos). Números buenísimos y que, aún así, no le hacen justicia a su fantástico impacto. Y claro, los intangibles son su área favorita.

A lo largo de la serie acumuló 10 deflections y generó tres faltas en ataque, un sello que lo tiene entre los mejores de la competición (quizás el mejor junto a Lowry, quien acumuló 5). Y si vamos a los datos avanzados de NBA Stats sobre los emparejamientos defensivos individuales, se puede apreciar cómo dejó su marca en cada uno de los rivales a los que más tomó. Más grandes, más chicos... Nada importante ante la voluntad defensiva de Smart.

  • vs. Kyle Lowry: 3-7 campo en 29,4 minutos (105,7 posesiones parciales)
  • vs. OG Anunoby: 2-7 campo en 19,3 minutos (76,2 posesiones parciales)
  • vs. Fred VanVleet: 2-8 campo en 14,2 minutos (52,8 posesiones parciales)
  • vs. Pascal Siakam: 2-13 campo en 12,4 minutos (52,3 posesiones parciales)

A los 26 años, Marcus Smart se encuentra en un pico de rendimiento que ilusiona a los Celtics. No será el más talentoso ni anotará como pocos, pero hay que cosas que se explican más allá de esas cualidades. Su corazón y sacrificio compensan absolutamente toda carencia que pueda llegar a tener su arsenal de recursos. Pero, sobre todo, él cree en sí mismo. Cree en su capacidad para impactar de manera positiva a su manera, y cree en sus compañeros y equipo.

¿Se acuerdo que en los últimos años se decía que Draymond Green era el corazón de los mejores Warriors pese a tener a Stephen Curry, Klay Thompson y Kevin Durant? Salvando las distancias, ese paralelismo se puede trazar sin ninguna duda aquí. Boston respira y sueña por la capacidad de un líder notable y especial como Smart. Su serie ante los Raptors, probablemente la mejor de su vida, es la reivindicación de su extraordinario trabajo.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Víctor Ávila
Víctor Ávila y la espina de no jugar en la NBA
Carlos Herrera Luyando
Jeff Teague
El foco del mercado de Teague: "Equipo para ganar"
Leandro Fernández
Christian Wood, Agencia Libre
Cinco posibles destinos para Christian Wood
Leandro Fernández
Ranking de los mejores jugadores de Capitanes
Mejores jugadores en la historia de Capitanes
Carlos Herrera Luyando
Stephen Curry, Derrick Rose, Manu Ginóbili
Las mejores actuaciones NBA en Halloween
Leandro Fernández
Steve Nash, Dirk Nowitzki
Nowitzki sobre Nash: "Será un gran entrenador"
Leandro Fernández
Más noticias