);
Detroit Pistons

Luke Kennard, una de las esperanzas de Detroit Pistons, ¿tras los pasos de JJ Redick?

Tiradores excelsos, de tez blanca y menos de dos metros de altura, surgidos de la universidad de Duke donde brillaron como primera opción ofensiva para luego llegar a la NBA como una elección de los puestos de lotería en el Draft. Curiosamente, hasta comparten la fecha de cumpleaños: 24 de junio. Las comparaciones entre Luke Kennard y JJ Redick son varias y están desde que el ahora jugador de Detroit Pistons comenzó a apuntar a la NBA en la previa del Draft 2017.

El escolta de Detroit no tuvo un rol primordial en su equipo en sus dos primeros años como profesional, más allá de tener una buena cantidad de minutos desde el banco para un jugador joven (promedió 8,6 tantos y 1,8 asistencias en 21,3 minutos durante las primeras dos temporadas). Pero en esta campaña 2019-2020 que para él terminó hace tiempo (jugó su último partido el 21 de diciembre y luego fue preservado por una tendinitis rotuliana que sufrió en ambas rodillas) demostró ser capaz de ser más importante en el ataque, como principal amenaza perimetral y también como manejador de balón: cerró con unos números de 15,8 puntos, 4,1 asistencias, 3,5 rebotes y 39,9% en triples en 32,9 minutos por juego y fue de lo poco positivo de su equipo.

MÁS | Informe de despedida: ¿Qué nos perderemos de Detroit Pistons en el cierre de la temporada 2019-2020?

Ahora, de cara al último año de Kennard bajo contrato de novato y a una extensión contractual en 2021 que no extrañaría que tenga una cifra económica importante, es un buen momento para analizar la comparación con Redick, un jugador de rol glorificado que lleva más de 10 temporadas en la NBA siendo uno de los mejores en lo suyo: lastimar a las defensas desde afuera, con más de 1.800 triples convertidos: 1.860 para ser más exactos, número que lo pone dentro del top 15 histórico y a menos de 150 del top ten a pesar de haber sido una sola vez en su carrera el segundo máximo anotador de su equipo (en la campaña 2017-2018 de Philadelphia 76ers, con 17,1 puntos por partido).

¿Es ser un jugador como Redick el techo de Kennard? ¿Puede ser un tirador tan confiable? ¿O con menos mano puede aportar más al juego por la ventaja de tener un par de centímetros más (1,96 metro contra 1,90) y un mejor manejo de balón?

MÁS | Troy Weaver, nuevo GM de Detroit Pistons: Blake Griffin y Derrick Rose están en sus "planes de futuro"

Sus estadísticas en la 2019-2020 a la hora de tirar son de corte similar, con más eficiencia para el veterano, que está teniendo una de sus mejores temporadas en cuanto al tiro exterior (45,2% de acierto, solo superada por el 47,5% de la 2015-2016), aunque el 39,9% de Kennard con el mismo volumen de tiro (6,5 lanzamientos por juego para el de los Pistons, 6,4 para el de Pelicans) también habla bien del de Detroit, que debe producir en una ofensiva de menor calidad a la de New Orleans y con menos riesgos para las defensas rivales.

Según los números de Stats.NBA, Redick y Kennard reparten sus triples de forma similar: más de 5 intentos llegan de frente al aro o a 45 grados, con una efectividad similar, mientras que en las esquinas al zurdo de New Orleans se le complica desde la izquierda (31,8%) y al diestro de Detroit en la derecha (también 31,8%). En la media distancia también están apenas por encima de los dos tiros por partido con un poco más del 40% de eficacia.

La ventaja para Kennard y en lo que se ve algo que puede evolucionar de su juego para marcar una diferencia y no quedar acotado al rol de tirador puro y duro llega definiendo cerca del aro: allí Luke tuvo un 67,3% con 1,8 intentos por partido, mientras que JJ ya ni llega a promediar un lanzamiento por partido y es menos eficaz: nunca fue un jugador de acercarse a la canasta.

2,8 de los puntos de los 16,1 puntos por partido del de Detroit, es decir un 17%, llegaron en acciones de penetración.

Manejando la pelota dijimos que es otro rasgo en el que Kennard tiene camino para evolucionar y llegar a ser una herramienta ofensiva más completa: en esta temporada promedió 4,1 asistencias jugando en unos Pistons limitados. A la hora de tomar la decisión de atacar desde el pick&roll, el equipo de Dwane Casey buscó bastante al rubio, que promedió 4,1 posesiones así por juego y sumó 0,96 puntos por cada una de ellas, teniendo un 42,2% de efectividad a la hora de tirar desde esa acción y siendo capaz de sumar tanto con un doble como desde afuera.

En defensa, lo de Kennard y Redick es negativo: permiten más de un 70% de conversiones a sus rivales y su aporte en rubros como robos, tapones o rebotes es bastante insignificante. No es casualidad que ambos sean de los pocos jugadores de la liga con una envergadura menor a la altura de su cuerpo.

Un punto en el que la diferencia entre JJ y Luke si es mayúscula es a la hora de jugar sin balón: el ex Clippers es todo un especialista en esto, su equipo lo sabe, sus intentos llegan de a montones (3,3 por partido) y está entre los mejores de la NBA en ello, anotando 1,11 puntos por posesión en este tipo de jugadas con un 43,4% de efectividad. Kennard en cambio no alcanza a llegar ni a un intento por juego (0,9), cuando lo hace es casi exclusivamente para lanzar un triple y su efectividad es del 37,5%.

En conclusión, el de Detroit tiene la posibilidad de ser un jugador más completo y así "compensar" un poco no tener la misma mano que JJ, aunque por su técnica y regularidad parece ser un jugador encaminado a vivir por encima del 40% de efectividad en triples. Redick nunca fue una estrella, pero si hace 15 temporadas que está en la NBA (10 jugando al menos 25 minutos por partido) y sus equipos nunca faltan a los Playoffs es porque supo ser muy eficiente desde su rol y un escolta que se adapta genial al juego actual. Bien contentos estarían seguramente en los Pistons si les aseguraran que Kennard tendrá ese futuro. Si las lesiones no se lo impiden, parece ser su destino.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Brad Stevens
Stevens, con elogios para la defensa y los pivotes
Agustín Aboy
Juan Toscano
La historia de por qué cambió el Anderson por el Toscano
Carlos Herrera Luyando
Jayson Tatum
Boston se despertó en el segundo tiempo y le ganó a Miami
Agustín Aboy
Jamal Murray y Mike Malone
El optimismo de Nuggets: “Hemos estado así y hemos respondido”
Carlos Herrera Luyando
Klay Thompson
Klay Thompson volvió a entrenar con los Warriors
Agustín Aboy
Anthony Davis
El estado de AD tras su esguince de tobillo
Leandro Fernández
Más noticias