);
NBA Finals 2020

Finales NBA 2020: ¿Qué esperar del Juego 2 entre Los Angeles Lakers y Miami Heat? Tres historias a seguir

La previa del primer partido de las Finales 2020 hacía imaginarse un horizonte de igualdad entre Miami Heat y Los Angeles Lakers. Los precedentes entre ambos conjuntos, unido al gran estado de forma en el que los dos llegaban, eran los mejores argumentos para pronosticar un primer choque competido y con marcadores ajustados. Nada más lejos de la realidad. Pues en cuanto el balón se puso en juego quedó claro que solo había un equipo con opciones de ganar. Al primer empujón de los de Erik Spoelstra, que llegaron a estar 13 puntos por delante en el primer cuarto, le sucedió un tornado llamado Anthony Davis, que lideró a los californianos a un parcial que tocó suelo con una distancia de 32 tantos al ecuador del tercer cuarto, antes de ir perdiendo fuerza para el 116 a 98 final.

Por el camino Miami, perdió a dos de sus principales jugadores por lesión, primero Goran Dragic con un desgarro en la fascia plantar izquierda que complica su participación en el resto de las Finales, y más tarde Bam Adebayo con una distensión en el lado izquierdo del cuello. Su presencia en el encuentro no está todavía descartada, pero tampoco confirmada pues ambos han sido listados como "dudosos", aunque es más posible que el interior aparezca en el Juego 2 por la entidad de su dolencia. Esto deja al Heat entre la espada y la pared con la necesidad de plantar cara y evitar un 2-0 que complicaría en demasía el objetivo del anillo.

MÁS | Las Finales NBA 2020, por Andrés Nocioni: el análisis de la victoria de Los Angeles Lakers en el Juego 1

Los Lakers, por su parte, demostraron a ojos del mundo la superioridad manifiesta que han desplegado durante todos los Playoffs, siendo un equipo regular durante todo el trayecto y una vez más dejando finiquitado el choque antes siquiera de entrar en el último asalto. El control del juego por parte de un LeBron James que distribuyó para sus compañeros en la primera mitad y anotó con inteligencia en la segunda, vino secundado por el mejor Anthony Davis posible, quien fue un continuo dolor de cabeza para la defensa rival, que no encontró el modo de mitigarle bajo los aros.

El segundo partido de la serie comenzará a las 20 de México y 22 de Argentina, será retransmitido por ESPN para toda Latinoamérica y podrá seguirse como es habitual en la plataforma oficial de streaming, NBA League Pass, con comentarios en inglés y castellano.

Dicho esto, vamos a analizar tres claves a tener en cuenta rumbo a este Juego 2.

1 - El poderío de Anthony Davis

No es que fuese una sorpresa que tomase desprevenidos a todos el hecho de que Anthony Davis acabase siendo el factor diferencial en el partido, más teniendo en cuenta los Playoffs que está realizando, pero merece la pena detenerse a resaltar el sobresaliente encuentro que el ala pivote de los Lakers realizó en el Juego 1, terminando con 34 puntos, 9 rebotes, 5 asistencias y 3 tapones. Un partido en el que AD volvió a marcar la diferencia por todo lo que es capaz de realizar sobre una cancha de básquet, y lo más importante, la cantidad de desajustes que puede llegar a generar en ambos extremos del campo.

Porque La Ceja no es solo un talento único de espaldas al aro y con el balón en las manos, sino que se trata de uno de los perfiles defensivos más destacables de toda la competición por una combinación de capacidades físicas y de aplicación del juego que le permite ser diferencial en la defensa. Según recoge NBA Stats, Davis defendió 19 intentos al aro en el Juego 1 ante el Heat, de los cuales apenas fueron satisfactorios un total de 7, lo que deja un 36% de acierto rival.

MÁS | Anthony Davis, la llegada definitiva de un pivote generacional

Lo que más sorprende de este dato es que el principal jugador al que se enfrentó fue Jae Crowder, es decir, un exterior, durante 17 posesiones en las que no superó el 40%. Para encontrar al primer interior u hombre grande que se emparejó con AD hay que bajar hasta Adebayo, que apenas estuvo 7 posesiones emparejado con este y firmó un 0-2 sin mayor producción que dos tiros libres. Con Davis en cancha, los Lakers alcanzaron una eficiencia defensiva de élite, dejando el registro en 92 puntos por 100 posesiones encajadas, y sin él, 122.

Su gran nivel ha sido una constante en toda la postemporada pues ha sabido adaptarse a las exigencias del rival para seguir siendo diferencial. Desde el small-ball de los Rockets a los ritmos más lentos de los Nuggets, para desembocar ante un imprevisible Heat que basa su juego en los movimientos sin balón. Davis es el ancla de todo el equipo de los Lakers y el relativo éxito que han tenido hasta el momento surge de su excelencia en ambos extremos del parqué, sobre todo en el defensivo.

2 - Los ajustes defensivos de Miami

Una de las razones que ha potenciado que el Heat haya llegado hasta el punto de estar a cuatro victorias de un anillo se establece a partir de su compromiso defensivo y la mutabilidad de sus jugadores para adaptarse a las exigencias que el staff técnico marcase. A Miami lo hemos visto organizar su defensa a partir de un muro en transición contra los Milwaukee Bucks que dejó sin argumentos al resto de jugadores no llamados Giannis Antetokounmpo; y por otro lado se han demostrado extremadamente eficaces en su defensa zonal ante Boston Celtics, presentando una mixta 2-3/3-2 con la cual detuvieron cualquier intento de remontada verde.

Erik Spoelstra es uno de los maestros en la gestión de las series de toda la NBA, sabiendo interpretar las virtudes y defectos de sus rivales en consonancia con el resto del cuerpo técnico y construyendo el plan de partido a partir de ahí para alcanzar el objetivo de la victoria. En ese sentido, el Heat apostó por una defensa mucho más conservadora en el primer partido ante los Lakers, donde combinaron la zona en la primera mitad con un sistema de cambios posicionales en la segunda, apoyándose en su relación de ayudas ante división con la que evitar que los californianos creciesen desde las divisiones.

MÁS | Finales NBA 2020: ¿qué opciones tiene la defensa de Miami Heat ante Anthony Davis?

Sin embargo, sus rivales pronto lo identificaron, principalmente LeBron James , que evitaron al máximo el movimiento del balón y forzaron cambios ante emparejamientos más accesibles individualmente, como Duncan Robinson o Tyler Herro, que potenciaron la ventaja de estos en el tercer cuarto.

Con la duda de Adebayo rumbo al segundo partido, las alternativas del Heat en el costado defensivo se reducen considerablemente pues sus recambios, Leonard y Olynyk, no destacan precisamente por ser piezas clave en ese sentido. Es por ello que una propuesta más agresiva alrededor del balón y no tanto de la protección del aro debe ser una de las líneas a seguir por los de Florida. Esto pasa en primera instancia por reducir el ritmo de juego tras rebote defensivo de los Lakers, es decir, limitarles en transición presionando desde el rebote ofensivo y frenando una primera línea. Por otro lado, a media cancha una de las estrategias que podrían seguir pasaría por permitir que el balón llegase a las manos de Anthony Davis y desde ahí forzarle a que distribuya el balón, presionado por dos jugadores de menor tamaño como podrían ser Jae Crowder y Andre Iguodala, que lo dejaron en un 28 y 33% respectivamente en el Juego 1.

Esta estrategia haría llegar el balón potencialmente a figuras menos hábiles en la resolución de situaciones de semiventaja o a los que están menos acostumbrados a tener un papel relevante más allá de la simple ejecución. No obstante, el Heat deberá realizar un impecable trabajo en la rotación defensiva y en evitar que la bola llegue a los cerebros del ataque de Lakers como son Rondo y James, los cuales podrían desestructurar su propuesta.

3 - El acierto exterior

En la NBA actual salvo excepciones muy localizadas, la mayor parte de los triples que se lanzan vienen producidos a través de una ventaja previa que puede llegar a través del pase o del drible. Sin lanzamiento exterior es tremendamente complicado competir a un alto nivel en este momento, como pueden dar buena cuenta de ello tanto 76ers como Thunder, y son aquellas propuestas que abrazan un rango de tiro más alejado del aro las que acaban por imponerse dado el beneficio-riesgo de este tipo de lanzamientos.

No obstante, los dos contendientes al título de la NBA se encuentran entre los conjuntos menos prolíficos desde la larga distancia, ambos establecidos en el 35% y ocupando los puestos 11º (Lakers) y 12º (Heat) en el cómputo general de la postemporada. Más sangrante si cabe es el caso de Miami, que en los últimos cinco partidos solo ha sido capaz de encajar el 29% de sus intentos a razón de 10 de 35 de media por noche.

MÁS | Las Finales NBA 2020, por Andrés Nocioni: "Anthony Davis es el mejor acompañante que ha tenido LeBron James en su carrera"

Llegados a este punto poco importa lo sucedido en los partidos anteriores pues cada noche es un universo independiente, pero sí marca una tendencia. Algo que probablemente sea todavía más importante para el Heat teniendo en cuenta que Adebayo, principal generador en ese sentido, puede ser baja o bien no estar al 100% de su rendimiento.

En el otro opuesto, los Lakers vienen de su mejor partido desde el triple (15 de 38) desde el Juego 5 ante los Rockets, con el que sellaron la clasificación y donde se fueron a las 19 conversiones en 37 intentos. Esto vino producido por la facilidad con la que los californianos consiguieron romper la primera línea defensiva de balón de sus rivales y la interpretación de las ayudas que permitió a jugadores como Caldwell-Pope (2), Danny Green (3) y Markieff Morris (2) aportar desde la larga distancia.

Desbloquear el lanzamiento exterior propio y limitar el ajeno será fundamental para que uno de los dos equipos se imponga en un segundo encuentro vital.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Russell Westbrook
Westbrook: su llegada a Washington y su legado
Leandro Fernández
Luka Doncic, Zion Williamson, Trae Young, Ja Morant
Cómo desbloquear otro nivel en Luka, Zion, Trae y Ja
Leandro Fernández
John Wall, Bradley Beal
Beal y la dualidad por el traspaso Wall-Westbrook
Leandro Fernández
Carmelo Anthony
Melo y la continuidad en Portland: "No fue difícil"
Leandro Fernández
simmons
Simmons, centrado en unir fuerzas con Embiid
Sergio Rabinal
Paul George
George: "Me quiero retirar en los Clippers"
Sergio Rabinal
Más noticias