);
Playoffs 2020

Los Angeles Lakers demolió a Houston Rockets y se clasificó a las Finales del Oeste por primera vez en 10 años

Una espera de 10 años. LeBron James, Anthony Davis y compañía pueden tener la certeza de que eso es lo que terminaron para Los Angeles Lakers. Una de las franquicias más icónicas de todos los tiempos empieza a mirar como un mal recuerdo a una de las etapas más negativas de su historia, y le abre los brazos a la ilusión que generan sus actuales estrellas, quienes acaban de liderar otro paso hacia el objetivo final: un anillo de campeón.

Más | NBA Playoffs 2020: ¿Cómo le ha ido a LeBron James y James Harden a la hora de cerrar una serie o evitar la eliminación?

La victoria de Houston Rockets en el encuentro inicial fue un espejismo. Frank Vogel supo cómo y dónde ajustar, y el Rey y AD impusieron su jerarquía y calidad para terminar demoliendo a un rival que, más allá de su particular propuesta, se quedó sin energía ni respuestas ante un equipo que, simplemente, fue superior en todos los aspectos. El aplastante 119-96 de este sábado selló el 4-1 a favor de los de California, que se metieron en las Finales de Conferecia Oeste por primera vez desde 2010, donde esperan al ganador de LA Clippers y Denver Nuggets (3-2 rumbo al 6° duelo de este domingo). A continuación, algunas observaciones del partido.

  • LeBron James, una vez más, demostró que puede seguir siendo el jugador más dominante de toda la NBA en este tipo de instancias pese a estar en su 17° año en la liga. Su agresividad y determinación marcaron el ritmo de un primer cuarto en donde los Lakers llegaron a sacar una diferencia de ¡22! (33-11) que marcó por completo el rumbo del partido, porque le permitió administrar la distancia con muchísimo oficio. El Rey comandó con 29 puntos (9-18 campo, 3-8 triples, 8-10 libres), 11 rebotes, 7 asistencias, 2 robos y un tapón en apenas 31 minutos. Otra noche en la oficina.
  • El ataque de los Lakers se mostró en una forma notable, no sólo por sus propias virtudes sino porque la defensa de Houston, simplemente, no tuvo respuestas, intensidad ni energía para contenerlo. 25 asistencias y 52,7% de campo para un equipo angelino que encontró su mejor versión para el triple: espectacular 19-37 a distancia (51,4%), con conversiones de ocho jugadores diferentes (4 de Morris y Green). Fue su mejor noche para el triple en estos Playoffs, donde tienen marca de 5-0 cuando anotan más de 13 (20-5 en Fase Regular). Si LA quiere ir por todo por el anillo, necesita que sus tiradores estén así, porque permiten abrir muchísimos más espacios para LeBron y AD.
  • Markieff Morris cerró la serie justificando el ajuste que hizo Vogel desde el segundo partido, donde empezó a darle mayor protagonismo (corriendo a los grandotes McGree y Howard). Es más, en el cuarto encuentro tomó la titularidad y en este quinto brilló como interior abierto: 16 puntos, con 2-3 dobles y un perfecto 4-4 triples, más 3 rebotes y 3 asistencias en 24 minutos. Su mejor partido desde la llegada a Los Angeles en febrero, y una enorme noticia de cara a lo que se viene.
  • El proyecto de Houston y su propuesta de súper small-ball termina con el peor final posible, sobre todo por la forma en que fueron superados en la serie, una diferencia que fue creciendo con el correr de los partidos y que explotó por completo en este quinto. Los Rockets no tuvieron respuestas, pero sobre todo se quedaron sin piernas y energía para poder competir en base a la defensa, el verdadero alimento de este equipo más allá de los triples (13-49, 26,5%). James Harden fue el único que dio la cara esta noche (30 tantos, 12-20 campo, 6 rebotes y 5 asistencias); mientras que Russell Westbrook volvió a dejar dudas (10 puntos, 4-13 campo). Con Mike D'Antoni terminando contrato, se vienen tiempos de varias decisiones importantes para la franquicia.
  • Derek Fisher, Kobe Bryant, Metta World Peace, Pau Gasol y Andrew Bynum. Esa era el quinteto inicial de los Lakers en el comienzo de las Finales del Oeste de 2010 frente a Phoenix Suns, la última vez antes de este 2020 del conjunto californiano en esta instancia. En aquel entonces, el equipo dirigido por Phil Jackson venció 4-2 a Oklahoma City Thunder y 4-0 a Utah Jazz antes de la serie contra los de Arizona, a quienes superaron por 4-2 para luego encontrarse en las Finales con Boston Celtics. Allí fue 4-3 para capturar el segundo campeonato consecutivo, último de la organización. Desde ese entonces y hasta este 2020, los Lakers apenas habían visto dos triunfos en series de Playoffs. LeBron, AD y compañía están recuperando la gloria perdida.
  • LeBron James continúa agrandando su leyenda: sus últimas nueve apariciones en Playoffs -contando este 2020- lo vieron al menos en las Finales de Conferencia. Es más, en las ocho previas siempre llegó a las Finales de la NBA (tres títulos). El Rey está transitando su 14° año en postemporada (sólo faltó tres veces) y en 11 de ellos quedó entre los mejores cuatro de la campaña. Es más, sólo perdió una de sus 10 Finales de Conferencia previas (2009 frente a Orlando, jugando en Cleveland). Irá por sus 10° Finales de la NBA.
  • El Rey, casi infalible a la hora de cerrar series: en partidos para ganar eliminatorias, James tiene casi 79% de triunfos, un récord de 37-10 con el éxito de este sábado ante Houston. Fue su 14° vez con una ventaja de 3-1 en una serie, y 11 de ellas las cerró en el 5° duelo contando este ante los texanos.

Así fueron todas las actualizaciones del encuentro.

ESTADÍSTICAS | JUGADAS

Show de los Lakers en el inicio

El comienzo de los Lakers fue criminal. Defensa súper intensa, juego rápido en transición, precisión con el triple (conversiones a distancia de Caldwell-Pope, Morris y Green) y un LeBron imponiendo su deseo para cerrar con un vuelo costa a costa un parcial de 13-2 en poco más de 3 minutos. Al llegar al primer tiempo fuera, Houston ya estaba confundido del golpazo al mentón que le conectó el conjunto de Vogel.

Claro que no fue sólo un golpe inicial y pasajero. El Rey salió con la decision y determinación de los grandes, y controló todo a voluntad. Es más, con su primer triple (posterior a otro de Morris desde la esquina), el marcador indicó un 23-7 en poco más de 6 minutos que era un fiel reflejo de la diferencia entre ambos equipos.

No se quedó ahí. Lo de los Lakers fue asfixiante y demoledor en los dos costados del campo. Con dos triples más (Kuzma y KCP), la máxima llegó a tocar los 22 (33-11) ante un rival que no encontró respuestas y quedó completamente a destiempo. Fue un show californiano: 72,2% de campo, 7-12 triples, 9 asistencias y una defensa que dejó al rival en 38,1% de acierto. Dominio absoluto para el 35-20.

LA, en control pese a la mejora de Harden

Houston mostró algo de reacción, sobre todo a partir de un Harden mucho más activo y participativo, liderando un parcial de 11-3 (6 puntos) que le permitió descontar (38-31). Pero los Lakers se acomodaron rápidamente con un par de conversiones, seguidas de un momento viral de Alex Caruso: tras cometer una pérdida, se recuperó regresando en defensa y metiendo un enorme tapón desde atrás a Harden.

En líneas generales, los Rockets fueron un poco más en el cuarto (31-27), con Harden como principal responsable (12 tantos). El tema es que ni siquiera el mal momento de los Lakers (8 pérdidas en el 2°) puso en peligro real la diferencia. Los de Vogel pusieron el piloto automático por momentos, y algunas ráfagas de LeBron y AD (14 tantos entre ambos en el 2°) alcanzaron para sostenerse con doble dígito. McLemore, como en el primer cuarto, cerró el tramo con un triple desde la esquina para descontar.

Por cierto, una curiosidad de Anthony Davis: apenas tomó dos tiros de campo (anotó uno de ellos) en una primera mitad donde terminó con 6 tantos (4-4 libres).

El quiebre de los Lakers

El conjunto de Vogel comenzó la segunda mitad como había largado el partido: a puro triple. Dos de Markieff Morris y uno de LeBron para asentarse y empezar a marcar diferencias nuevamente, porque Houston nunca pudo encontrar soluciones defensivas para detener a un ataque que, sin brillar, supo encontrar ventajas y caminos cómodos al canasto. Tras un parcial de 15-0, la ventaja volvió arriba de los 20 (83-61), con un LeBron que -simplemente- no tuvo oposición y con una defensa que fue quemando la confianza y paciencia de los Rockets, que pasaron a un modo con mucha menos circulación de la habitual y con escasas ideas.

Poco a poco, los Rockets se fueron apagando. Y LA ya no miró hacia atrás. Davis tuvo más protagonismo (7 tantos y 6 tableros en el 3°), los triples siguieron cayendo (6-9 en el cuarto, con dos de Danny Green)... Como si fuera poco, Houston falló 10 triples consecutivos para cerrar un cuarto donde no tuvieron reacción ni energía (apenas 7-22 cancha, con 2-12 triples). El 95-69 dejó todo dicho.

El último cuarto, simplemente, fue para completar el trámite. Houston no tuvo reacción y los Lakers desplegaron el fondo de su banca para cerrar la noche con absoluta comodidad.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Brad Stevens
Stevens, con elogios para la defensa y los pivotes
Agustín Aboy
Juan Toscano
La historia de por qué cambió el Anderson por el Toscano
Carlos Herrera Luyando
Jayson Tatum
Boston se despertó en el segundo tiempo y le ganó a Miami
Agustín Aboy
Jamal Murray y Mike Malone
El optimismo de Nuggets: “Hemos estado así y hemos respondido”
Carlos Herrera Luyando
Klay Thompson
Klay Thompson volvió a entrenar con los Warriors
Agustín Aboy
Anthony Davis
El estado de AD tras su esguince de tobillo
Leandro Fernández
Más noticias