);
Los Angeles Clippers

NBA Playoffs 2020: los motivos del fracaso de LA Clippers en la temporada

¿Es un fracaso la eliminación de LA Clippers en Semifinales del Oeste? Sin duda alguna. La franquicia hipotecó su próximo lustro de primeras rondas de Draft para hacerse con Paul George el pasado verano y así completar la firma de Kawhi Leonard. Además, sacrificaron otra primera por hacerse con Marcus Morris, jugador que termina contrato. El proyecto angelino es de ingeniería inmediata. Se esperan y exigen resultados inmediatos.

Más | El sorprendente colapso de Kawhi Leonard y Paul George

Caer este año no implica que el proyecto en sí fracase. Es cierto que hay dudas a resolver, en especial con un par de apartados del plantel y acerca del futuro de Doc Rivers, pero los Clippers deberían disponer de otro intento de anillo en 2021. Sería el Año II y el camino sugiere que, para entonces, la unión del equipo sea superior a lo visto en el primer intento. Difícil no será, el listón lo han puesto bajo.

Más allá de conjeturas, la realidad es que los Clippers eran el mejor plantel para asaltar la NBA en la 2019-2020. Sin embargo, la versión del equipo en Disney ha sido muy escasa, tanto en Primera Ronda como en Semifinales de Conferencia. ¿Es algo casual? Para nada. Llevamos todo el curso esperando que los de Rivers mejoren y luzcan el nivel esperado de ellos. Y tocará seguir esperando.

¿Ha faltado trabajo durante la temporada?

Durante la temporada los Clippers se abonaron al conocido "load management". Dar descanso a tus jugadores pensando en los Playoffs es una práctica que realizan los grandes candidatos todos los años. Es obligatorio, no puedes afrontar los 82 duelos de temporada regular y la postemporada con el mismo nivel de intensidad. Los jugadores se autorregulan y los entrenadores administran descanso. Hasta aquí todo bien.

El caso de los Clippers de esta temporada puede recordar en exageración al de Dwayne Wade en 2014. El escolta, ya superados los 30 y con problemas físicos interminables en las rodillas, usó la temporada 2013-2014 para gestionar su físico y orientarse de cara a Playoffs. Tenía todo el sentido del mundo, al fin y al cabo, ese equipo estaba construido para ganar y sumaban dos de los últimos tres títulos. Sin embargo, aunque Wade pudo realizar importantes aportes en postemporada, la forma física lo traicionó en las Finales, cuando el equipo más le necesitaba y San Antonio los pasaba por encima. Riesgos de llegar muy justo en la preparación.

Algo así ha sucedido con los Clippers, con el pequeño detalle de que ellos todavía no habían ganado ni construido las bases internas de un equipo campeón. Tenían el plantel, sí, pero con eso no ha sido suficiente. Ni la química ni la forma física ha llegado. Los mismos jugadores contaron tras la derrota del Juego 7 que la unión ha brillado por su ausencia, mientras que desde The Athletic indican que "varios jugadores" tuvieron que pedir el cambio en el tercer cuarto por no poder aguantar.

Los Clippers se formaron desde el primer minuto para ganar y Rivers ha gestionado el plantel, que ha sufrido de lesiones durante el año, pensando en los Playoffs. El problema es que se saltaron la parte de trabajar la química y el acondicionamiento corporal. Además, el parate por coronavirus tampoco debe de haber sido de ayuda en su caso. Hasta siete jugadores se incorporaron tarde en el campus de Florida.

La pizarra y los ajustes

El personaje más afectado por la derrota es Doc Rivers. Hasta qué punto tiene o no la culpa de lo sucedido es imposible saberlo, al menos en el lado de la química, en la de los ajustes es evidente que ni él ni su staff técnico (Sam Cassell o Tyronn Lue) han encontrado la más mínima alternativa. Y al final del día, Doc es el jefe del banco. Él responde por la falta de adaptación.

Por otro lado, el propio Rivers supuso un motivo de peso para que Leonard firmase con los Clippers. La reputación de este entrenador es de las más altas de la NBA. Exjugador y campeón con los Celtics de 2008, etapa en la que demostró saber manejar las riendas de un equipo lleno de estrellas. Aquella ocasión fue especial, ya que ganaron el título precisamente en su primera temporada juntos. Desde entonces Doc no ha lucido tanto como entrenador. Supuso un salto enorme para los Clippers, pero es que con Chris Paul, Blake Griffin y DeAndre Jordan las expectativas eran de Finales de Conferencia.

Más | Kawhi: "Debemos ser más inteligentes como equipo"

Jamás las alcanzaron por lesiones o fracasos, sobre todo el 3-1 concedido a Houston en 2015, el punto más bajo del proyecto, pero es evidente que esta ocasión es más grave incluso. Rivers es justo un entrenador con fama de saber tratar con estrellas, de ser respetado. La capacidad del entrenador para construir ofensivas brillantes jamás ha sido su fuerte y quizás los Clippers hubiesen agradecido más recursos tácticos. Ha faltado básquet en este equipo.

Es más, al comparar el trabajo de Rivers con otros compañeros de Playoffs sale incluso peor parado todavía. Los cuatro clasificados a Finales de Conferencia, Frank Vogel, Mike Malone, Brad Stevens y Erik Spoelstra, han sido factores positivos para sus equipos. Los ajustes de estos entrenadores sirven como victorias para los suyos, pero ¿y los de Rivers? Su imagen y la de Mike Budenholzer salen estropeadas de estas Semifinales.

Informa Chris Haynes de la supuesta continuidad de Doc la próxima temporada como entrenador. ¿Ha faltado por su parte? Mucho. Probar algo diferente en la rotación, defensas de otro estilo sobre Nikola Jokic (tenían imposible defenderlo en 1 vs. 1) o innovar de alguna manera. Veían desde la banda cómo el 3-1 a su favor se descomponía y no hicieron ni un amago de solucionarlo.

¿Puede mejorar el plantel?

Cuesta creer que un equipo con la mejor versión de Kawhi (salvo en el Juego 7) sufra tanto en Playoffs. No es solo esta eliminatoria contra Denver, fue también la de Dallas. Los problemas iban más allá de que faltasen Harrell o Beverley. ¿Qué hubiese pasado si los Mavs hubiesen tenido a Kristaps Porzingis? Tampoco contaban ni con Jalen Brunson ni con Dwight Powell, dos piezas importantes.

La irregularidad de Paul George ha sido uno de los problemas. Incapaz de sostener una línea consistente, el alero depende en exceso del tiro. Si entran, genial; si no, ese día George resta. No ha estado tan fino en defensa como la pasada temporada.

  • J1: 19 puntos con 6 de 13 en tiro (46%)
  • J2: 22 puntos con 7 de 19 en tiro (36%)
  • J3: 32 puntos con 12 de 18 en tiro (66%)
  • J4: 10 puntos con 4 de 10 en tiro (40%)
  • J5: 26 puntos con 8 de 18 en tiro (44%)
  • J6: 33 puntos con 9 de 21 en tiro (43%)
  • J7: 10 puntos con 4 de 16 en tiro (25%)

Lou Williams y Harrell han estado lejísimos de su nivel de temporada, del nivel de ser los dos mejores Sextos Hombres de la liga (con permiso de Dennis Schroder). Lou terminó la serie con más tiros intentados (79) que puntos anotados (70) y una muestra de la imposibilidad de jugar con Harrell ante Jokic es que ni siquiera llega a los 20 minutos de media contra Denver (19,1).

El veterano ha tenido una temporada peor en la anotación y buena parte de su juego pasa por el entendimiento con Harrell. ¿Qué ocurre si el pivote se marcha este verano? Los Clippers tienen dos agentes libres importantes en Harrell y Marcus Morris y, dada su economía, sería sorprendente que regresasen ambos para la 2020-2021.

Más | El panorama de Clippers para la 2020-2021

Otra de las armas del equipo en temporada fue el tiro exterior. Terminaron la Fase Regular con un 37,1% que les situaba 6º en acierto, pero apenas eran 17º en intentos (por 100 posesiones). Rivers dijo antes de empezar los Playoffs que quería aumentar los lanzamientos, aunque ni lo han hecho ni han replicado el acierto. Williams (14,8%) o Landry Shamet (22,2%) han estado muy por debajo de lo esperado.

Es cierto que la defensa ante los Nuggets ha sido peor que en temporada regular. Tampoco es que la exhibida contra Dallas fuese mucho mejor, pero no tenían enfrente un pivote como Jokic para el que no hubiese emparejamiento posible. ¿Necesitan un pivote mejor? Ellos no juegan así y se ha demostrado en varias ocasiones que puede ganarse con un 5 complementario. Sorprende que Rivers no haya planteado defensas más agresivas sobre el serbio.

¿Que perfil les hubiese venido de perlas? Un base veterano creador. El ejemplo perfecto es Rajon Rondo y la versión vista en los últimos duelos contra Houston. Quizás es aprovechar su estado de forma y pecar de oportunismo, pero qué bien les hubiese venido a estos Clippers acostumbrados a pizarras escasas y a altos volúmenes de pérdidas absurdas un creador de juego más tradicional. El base conocido en Estados Unidos como "pass first mentality" (pasar primero) debe ser prioridad para la offseason.

Una temporada en la NBA es muy larga. Al igual que ahora tildamos de fracaso la 2019-2020 de los Clippers, esta mancha quedará en un simple y mal recuerdo si dan la vuelta a la situación el próximo año. Los Spurs perdieron en 2013 y usaron esa dolorosa derrota como motivación y forma de mejorar en 2014. Algo similar deben hacer los angelinos. Aprender de los errores, mejorar como puedan el plantel, trabajar durante la temporada (¡!) y no pisar el parqué como un equipo que ya colecciona varios anillos. Para ganarlos tendrán que sufrirlos.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

LaMelo Ball Kevin Durant Anthony Edwards
Lo mejor para ver en la pretemporada
Agustín Aboy
MEJORES BANCOS
Los mejores bancos de cara a la 2020-2021
Agustín Aboy
Logo y balón de la NBA
La NBA anuncia la pretemporada 2020-2021
NBA.com Staff
Juan Toscano
La situación de Toscano con los Warriors
Carlos Herrera Luyando
Facundo Campazzo
Campazzo y los enfrentamientos vs. México
Carlos Herrera Luyando
Barea
¡Barea sigue en Dallas!
Agustín Aboy
Más noticias