NBA Finals 2021

¿La jugada del año? Las reacciones al alley-oop de Giannis Antetokounmpo y Jrue Holiday en las Finales NBA 2021

La historia se define por momentos. Instantes que dan sentido al desenlace de los acontecimientos. El tiro ganador de Michael Jordan en las Finales de 1998, el tapón de LeBron James en el séptimo de 2016, el robo de John Havlicek en 1965 ante los 76ers... En la memoria de los aficionados hay seguro una lista muy concreta de secuencias cortas como las anteriormente mencionadas que ilustran a la perfección el ejemplo. Un repertorio de momentos al que añadir la acción protagonizada por Jrue Holiday y Giannis Antetokounmpo en el último minuto del quinto encuentro de las Finales de 2021.

MÁS | 10 observaciones de la victoria de Milwaukee Bucks para ponerse 3-2 y a un paso del anillo vs. Phoenix Suns

Aunque lejos de tener el repertorio de grandes nombres que las últimas ediciones de las Finales han acostumbrado, las de 2021 están dejando no pocos instantes para guardar en la memoria con cariño y reproducirlos una y otra vez en cualquier tipo de dispositivo o soporte. Si el tapón de Giannis en el cierre del cuarto duelo parecía estar llamada a ser la imagen de esta eliminatoria, a falta de 30 segundos para la conclusión del Juego 5 el griego se encargó de superarse a sí mismo.

A falta de 30 segundos para la conclusión del partido y con tan solo un punto de ventaja para Milwaukee, Devin Booker se hizo con un rebote defensivo iniciando él mismo la jugada de ataque de los Suns. El escolta trató de dividir hacia canasta mientras PJ Tucker le defendía con gran intensidad, forzándole a quedarse sin bote e ir en busca de un espacio que le permitiese armar el tiro.

Fue entonces cuando, literalmente, Jrue Holiday le arrancó el balón de sus manos de manera legal para iniciar el contraataque. Lo que en cualquier otro contexto hubiese supuesto el final del partido, pues apenas restaban 19 segundos y lo normal habría sido que el base recibiese una falta que le mandara a la línea, acabó convirtiéndose en una acción histórica.

Una seña con el dedo índice de su mano derecha por parte de Antetokounmpo fue suficiente para que Holiday se dejase llevar por su instinto y le colocase un pase perfectamente calculado al griego para que este lo introdujese en el aro con gran violencia, recibiendo de paso la falta de Chris Paul.

Juego, set y partido.

"No sé por qué le pedí el alley-opp", respondió entre risas Giannis a una pregunta acerca de la jugada. "Estaba tan en el momento. No estaba preocupado por el reloj. No estaba preocupado por el público. No estaba preocupado por nada. Estaba centrado, tenía el carril abierto y lo lanzó, y él confió en mí".

"Ahora, si lo hubiésemos parado, quedan, ¿qué, 20 segundos en el reloj? Si Jrue lo hubiera parado, habría acabado el balón en manos de Khris, habríamos jugado un pick&roll y probablemente habría entrado o habríamos ido a la línea de tiros libres. Pero a veces, cuando estás tan inmerso en el momento, simplemente reaccionas".

Una explicación maravillosa de lo que es realmente este deporte, de la importancia de dejarse llevar cuando la situación lo amerita y no jugar siempre en estático. Podría haber salido tan mal como bien, pero la magia de esto es disfrutar de lo que sucedió y no quedarse en lo que podría haber sido.

"Vi a Chris Paul y luego comencé a correr, y vi que no había nadie a mi alrededor. Él no quería lanzarme la pelota al principio, pero yo estaba como, tírala, tírala, tírala", destacó Giannis. "Y luego lanzó el pase. Él confiaba en mí. Después del partido le dije: Gracias por confiar en mí. Podía lanzarlo y hacer un pase equivocado y eso hubiese sido culpa de él como base. El entrenador decía: Se supone que debes quedarte con el balón. Pero confió en mí y sabía que iba a terminar la jugada. Eso me dice mucho. Me acerqué a él después del partido y le dije eso también".

Las estrellas siguieron lo que su instinto les indicó, sin atender al marcador, algo tan destacable como arriesgado.

"Creo que fue una gran jugada. Fue solo una jugada instintiva. Jrue es un defensor increíble, tiene manos fuertes y entró y lo robo. Creo que la mayoría de las veces solo quieres sacarlo y matar el reloj. Pero Jrue y Giannis en un dos contra uno, solo para poner dos puntos en el marcador. Creo que ellos confiaron en sus instintos, confiaron en ellos. Giannis cogió el pase y nos puso arriba. Están jugando, están compitiendo. Eso es lo que necesitamos", comentó Mike Budenholzer sobre el alley-oop.

Secuencia que no habría sido posible sin la capacidad de lectura y anticipación de un Holiday que consiguió robar el balón de manera espléndida justo en el instante adecuado, lo cual sirve además para poner en valor el excelente trabajo que viene realizando durante todas las Finales.

"Fue una gran jugada defensiva del equipo. Todos sabíamos que Booker quería tirar el último lanzamiento, hicimos una gran defensa sobre él que le hizo pivotar y girarse hacia mi. Supongo que estaba en el sitio adecuado en el momento preciso", analizó el base californiano. "Lo primero que pensé es que iba a tirar, y yo iba a estar detrás suyo para puntearlo o quizás molestarle. En el momento que fintó el tiro sentí que debía quedarme detrás y literalmente se giró hacia mí".

MÁS | ¿Qué necesita Phoenix Suns para forzar el séptimo partido ante Milwaukee Bucks?

"Fue un gran momento. Un robo a lo grande. Podría haber ido al otro campo y simplemente hacer una jugada completa, correr el tiempo", continuó Antetokounmpo. "Pero confió en mí e hizo un pase increíble. Fue un gran momento. Fue una gran jugada. Fue la jugada ganadora del partido. Pero eso es lo que necesitamos de Jrue. Lo necesitamos para seguir defendiendo. Necesitamos que siga siendo genial atrás. Pero cosas así, eso es lo que lo convierte en élite".

Cuando todo está tan bajo control como sucede en unas Finales, en donde ambos oponentes conocen todas sus artimañas, jugadas y estrategias, aprovechar de este modo una superioridad a falta de un puñado de segundos es lo que marca la diferencia entre la victoria y la derrota, haciendo del baloncesto un deporte grande.

Pero la historia la escriben los ganadores y de nada servirá esta memorable secuencia si los Bucks no rematan la faena en el próximo Juego 6 que tendrá lugar en Milwaukee en la noche del 20 de julio. Porque si no acaban logrando el campeonato las dos grandes secuencias que han protagonizado los de Wisconsin quedarán en un segundo plano, como el crossover de Allen Iverson en 2001 o el aro pasado de Julius Erving en 1980.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

kevin durant
Estados Unidos, a la final de los Juegos
Nacho Losilla
Faried Cunningham Mobley
Los nombres a seguir en la Summer League
Agustín Aboy
Aldridge
¿Vuelve a jugar LaMarcus Aldridge?
Juan Estevez
Free Agency 2021, Kawhi Leonard
Agentes libres 2021: seguimiento y acuerdos
Sergio Rabinal
Mercado
Mercado NBA: comienza el día 3 de fichajes
NBA.com Staff
nba-plain--288bad2b-5dc5-49a3-86d6-16be4b43d787.jpeg
Mercado: ganadores, perdedores y un comodín
Juan Estevez
Más noticias