);
The Last Dance

La posesión: los detalles que hicieron al tiro ganador de John Paxson en las Finales de 1993

Nueva edición de "La posesión", una sección en la cual el Staff de NBA.com analiza una posesión en particular de determinado partido, revelando detrás de ella un significado mucho más grande del que parece. En esta oportunidad, el foco aparece sobre un histórico jugador de rol que tuvo un momento trascendente: John Paxson (y también Michael Jordan).

MÁS | "The Last Dance": la guía con toda la información

Contexto: El sexto episodio de "The Last Dance", la serie-documental sobre Michael Jordan y su paso por Chicago Bulls, pasa por la temporada 1992-1993 y las Finales de la NBA de 1993.

Esa temporada terminó con otro título para los Chicago Bulls, ya que superaron a los Phoenix Suns en seis juegos en la definición. Michael Jordan fue nombrado MVP de las Finales por tercera vez en su carrera, pero varios jugadores más de los Bulls dieron un paso adelante en los momentos clave de la serie. Scottie Pippen casi promedió un triple doble, Horace Grant fue importantísimo en dos de las victorias de Chicago y John Paxson tuvo el rol de héroe en el juego final de la serie.

Si bien Paxson anotó solamente ocho puntos en el sexto partido, conectó un triple en los últimos segundos para asegurar la victoria. Ese es ampliamente considerado como uno de los mejores tiros en la historia de las Finales de la NBA.

La posesión: Hace exactamente 27 años, un 20 de junio pero de 1993, Paxson anota un triple ganador en el sexto juego de las Finales de la NBA de 1993.

Análisis: Perdiendo por dos puntos con 14,1 segundos restantes en el juego, Jordan puso la pelota en juego.

Con Paxson siendo presionado por Danny Ainge, el guardia de los Bulls, B.J. Armstrong, corrió hacia el balón en la línea lateral derecha y recibió un pase de Jordan para comenzar la posesión. Armstrong luego pasó el balón inmediatamente a Jordan y regresó para evitar que su defensor, Dan Majerle, duplique o atrape a Jordan.

En vez de quedarse con la pelota para el último tiro, Jordan la volvió a pasar, esta vez a Scottie Pippen cuando estaba por cruzar la mitad de la cancha. Scottie hizo un corte desde la línea de fondo hacia el eje del perímetro.

Lo que sucede a continuación es el principio del fin para los Suns.

En lugar de ir a lo seguro, Charles Barkley intentó interceptar un pase de Pippen a Jordan que imaginó. ¿El problema? No logró robar el balón. Como resultado de su apuesta, Barkley quedó fuera de posición y le dio a Pippen vía libre hacia la canasta con 8,6 segundos restantes en el reloj.

"Supuse que Scottie se la daría a Michael, que venía de frente y a toda velocidad", dijo Barkley, "así que me adelanté a la acción".

Pippen no perdió el tiempo haciendo a Barkley pagar por su error, poniendo el balón en el piso y atacando el aro.

Scottie no logró llegar hasta la canasta, pero su penetración hizo que Ainge y que el pivote Mark West tengan que proteger la pintura. Así que Pippen continuó moviendo la pelota, pasándosela a Horace Grant en la línea de fondo.

Para prevenir que Grant anote una bandeja, Ainge giró para ponerse entre Grant y el aro. Eso dejó a Paxson, que tenía un acierto del 46,3% en tiros de tres puntos en la temporada 1992-1993 y un 62,5% en esos Playoffs, desmarcado en el perímetro.

Grant hizo lo correcto, sacando el balón afuera para Paxson en lugar de forzar un lanzamiento sobre Ainge y West.

Con nadie a menos de dos metros de distancia suyo, Paxson encestó de forma tranquila un triple para darle a los Bulls una ventaja de un punto con 3,9 segundos por jugar.

"Cuando Grant sacó ese pase para el lanzamiento de Paxson, toda la temporada se pasó por mi cabeza y pensé "wow, se va a terminar así", dijo Cedric Ceballos, por entonces alero de los Suns.

¿Por qué es importante?: Hay varias razones.

Primero, el triple de Paxson terminó la serie, lo que significó que los Bulls no tuvieron que jugar un séptimo partido en Phoenix unos días después. Jordan solo perdió un séptimo partido en toda su carrera en la NBA, pero los Suns tenían hambre de un título y eran dueños del mejor récord de casa (35-6) en la Conferencia Oeste de esa temporada. Una victoria contra ellos no habría sido fácil.

En segundo lugar, el tiro de Paxson ayudó a los Bulls a ganar su tercer título consecutivo, convirtiendo a Chicago en el primer equipo desde los Boston Celtics de Boston de mediados de la década de 1960 en consagrarse tricampeón. Solo dos equipos han logrado el tricampeonato desde entonces: esos mismos Bulls unos años más tarde (1996, 1997, 1998), seguidos por Los Angeles Lakers, también con Phil Jackson como entrenador, en 2000-2001-2002.

Finalmente, esta acción muestra cuánta confianza tenía Jordan en sus compañeros de equipo en este punto de su carrera.

MÁS | Cuando Charles Barkley desafió a Michael Jordan como el mejor jugador del mundo

Hay una historia bien conocida del quinto partido de las Finales de la NBA de 1991, con Phil Jackson pidiendo un tiempo muerto y preguntándole a Jordan quién estaba desmarcado. ¿La razón? Magic Johnson estaba dejando a Paxson muy libre para realizar doble marca sobre Jordan, quien fue el máximo anotador de esa serie con 31,2 puntos por partido. Sabiendo lo libre que estaba Paxson, Jackson quería que Jordan confiara en sus compañeros haciendo una jugada simple.

Valió la pena. Paxson fue el tercer máximo anotador de los Bulls con 20 puntos y anotó un tiro realmente importante en el quinto partido para ayudar a Chicago a ganar su primer título.

"El mayor obstáculo que tuvo que ser superado cuando Phil [Jackson] tomó el trabajo fue lograr que Michael confiara en nosotros porque podíamos cumplir nuestra parte del trato", dijo Paxson.

"No se trataba solo de un espectáculo individual. Michael lo sabía en su corazón, pero aún teníamos que demostrarlo. Necesitábamos mostrarle a Michael que podíamos hacerlo en lugar de simplemente obtener su confianza desde el principio. Lo hicimos. Como grupo de individuos, le mostramos que podía contar con nosotros."

Jordan ni siquiera hizo nada en esta posesión particular que apareció en el marcador. Metió la pelota adentro de la cancha, dribló un poco y observó cómo se desarrollaba todo lo demás mientras Kevin Johnson lo defendía cara a cara. Sin embargo, fue su disposición a renunciar a la pelota tan pronto como lo hizo lo que provocó la reacción en cadena que terminó con uno de los mejores tiradores de triples de la liga con un tiro abierto.

Eso es aún más impresionante teniendo en cuenta que Jordan fue el único jugador de los Bulls que había anotado puntos en el último cuarto hasta ese momento. Tenía todas las razones del mundo para no confiar en sus compañeros de equipo, dado lo mal que estaban jugando en ataque y lo importante que era el momento, y aún así lo hizo.

De ninguna manera esta es una de las primeras jugadas que se nos vienen a la mente al pensar en la espectacular carrera de Michael Jordan, pero es una de las más esclarecedoras.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Anthony Davis
La historia de AD: un pivote formado como un base
Agustín Aboy
Iguodala
Iguodala ante sus sextas Finales consecutivas
Juan Estevez
celtics
Celtics, dolidos y en busca de mejorar
Sergio Rabinal
bam adebayo
Adebayo marca el camino: "Es un talento increíble"
Sergio Rabinal
spoelstra
El largo camino de Spoelstra para volver a las Finales
Sergio Rabinal
Jimmy Butler
Butler: "No estamos satisfechos"
Agustín Aboy
Más noticias