);
Golden State Warriors

Los Golden State Warriors de 2016: la cima de la flow offense

Si la perfección se ha rozado en algún momento en la historia de la NBA, los que más la arañaron fueron los Golden State Warriors de la temporada 2015-2016. Un 13 de abril de 2016 los de Steve Kerr recibían en el Oracle Arena a Memphis Grizzlies en el que iba a ser el último y definitivo encuentro de la fase regular. A priori, una noche más. Entrando en materia, era el encuentro que definiría el lugar de estos en la historia, es decir, si se convertirían en el conjunto con el mejor balance jamás visto o si bien solo empatarían con los Chicago Bulls de 1996.

El partido en sí no tuvo mucha historia que digamos, de hecho, fue el resumen perfecto de lo que había sido un año increíble pues al descanso la diferencia era de 20 puntos con 25 provenientes de Stephen Curry. Una noche que, al igual que en muchas de las 81 precedentes, los principales arietes del equipo no tomarían parte siquiera del último asalto. La superioridad con respecto al resto de los mortales era tal que con 36 minutos de intensidad y compenetración por parte de los Warriors era más que suficiente para dejar el partido sentenciado.

MÁS | La posesión: el último tiro de la carrera de Kobe Bryant

El devenir de aquellos Warriors en la post-temporada distaría mucho de lo visto durante los siete meses previos de competición y su desenlace no haría en absoluto justicia al trabajo previo realizado, como si 73 victorias no hubiesen servido para nada. Todo lo contrario. La fluidez, sincronización y nivel de ejecución de aquel equipo era tal que funcionaban como un engranaje perfectamente engrasado, sin dudar un solo instante o abusar de manidos recursos de salvación como el bloqueo directo o el aclarado para sacar adelante el ataque.

Tres factores subyacen en el potencial ofensivo del equipo californiano en ese año: buen spacing (mérito colectivo), pantallas correctas (asociación entre compañeros) y Stephen Curry en su prime. Si la clave del éxito continuado de un grupo humano en este deporte reside en el conocimiento, aceptación e interiorización del propio rol con respecto al colectivo, todas las piezas del equipo supieron entender su lugar en el mundo y ejecutarlo hasta las últimas consecuencias. Anotadores, ejecutores y facilitadores desplegaron un dominio jamás visto y que se tradujo en una media de margen de victoria de 10,8.

Estadísticas 2015-2016

Puntos Tiros de campo anotados Triples anotados Rebotes totales Asistencias Tapones Pérdidas Total 9421 3489 1077 3788 2373 498 1245 Media (%) 114,9 42,5 (48,7%) 13,1 (41,6%) 46,2 28,9 6,1 15,2

Ránking liga

1º 1º 1º 4º 1º 2º 24º

Ideario y claves del juego

La principal clave de este equipo se encuentra en la velocidad a la que ejecutaban las acciones. Movimientos simples que llevados a un alto ratio de movimiento de balón y jugadores generaban una serie de desventajas a sus defensores incapaces de anticipar. La defensa, generalmente, siempre va un paso por detrás del ataque y tarda más en poder adaptarse a lo que su rival propone incluso a pesar del scouting y de todas las herramientas de medición y escrutinio sobre el rival que existen en la actualidad. A partir de esa premisa, los Warriors de Kerr no pueden entenderse sin estos tres puntos:

  • Superioridad en el pase: grandes lectores en movimiento y para cortes como Andre Iguodala, Draymond Green y Stephen Curry permitían que la gran parte de las propuestas tácticas fueran posibles, porque podían colocar el balón en el momento justo y de la forma adecuada para generar una situación de ventaja.
  • Lectura del mano a mano: un recurso en aquel momento en desuso en la NBA y que ha resurgido a raíz de estos Warriors. Por medio del uso de los pivotes como inversores o receptores de un entry-pass buscaban forzar a la defensa a tomar una decisión clave: o perseguían o pasaban por detrás. En cualquiera de los dos casos la respuesta era automática para los dos protagonistas del hand off, ya que o había tiro o había continuación hacia adentro en rizo o en pase.
  • Indirectos para tiradores: desde secuencias clásicas de staggers bien planteados, los californianos podían encontrar a Thompson, Barnes o Curry en esquinas y codos liberados con relativa facilidad. Esto se explica a partir de una perfecta sincronización del bloqueado con el bloqueador, conjugando el timing de la arrancada con el spacing de la pantalla. Por otro lado, fue bastante común utilizar a los tiradores como ejecutores de indirectos hacia hombres grandes para salir liberados en cabecera o lateral.

Sistema base

Más allá de la lectura rápida de la transición o recursos comunes como el bloqueo en llegada, la conocida como Hoya fence sirvió de planteamiento de partida para la mayor parte de las ofensivas del equipo previo a la llegada de Kevin Durant. Una estructura sencilla y reducida a tres jugadores en la que a partir de un pase al interior en llegada se realizaba un pin down para dar dos salidas posibles de pase o corte al aro.

Desde esta rápida interlocución de dos exteriores y un interior giraba la propuesta de early offense de Steve Kerr. El meollo del sistema base no está tanto en la complejidad o variables del mismo, sino en su apertura, libertad y lecturas que se podían llegar a dar partir de este sencillo movimiento.

Una premisa desde la cual llevar el movimiento hasta completar la Hoya fence con un ascensor (elevator) para el jugador que había iniciado la jugada con el pase de entrada.

Dominio de la pizarra: Steve Kerr

En una temporada que arrancó con Luke Walton como técnico interino en jefe por los problemas de espalda de Kerr, no se le resta en absoluto mérito al trabajo del entrenador como arquitecto de uno de los conjuntos más superiores de la historia de la Fase Regular. Todo parecía planeado antes de cada ataque y, al mismo tiempo, improvisado. La variedad en las lecturas y su aplicación a cada situación con respecto a la respuesta de la defensa así como a la ventaja conseguida previamente marcaban el destino de cada posesión.

Como se subrayaba antes, Kerr no buscaba una complicación excesiva de la ofensiva, sino dejar fluir el ataque, cocinarlo y que el balón siempre estuviese vivo. De ese modo se entiende que secuencias tan sencillas como los carretones o staggers que se ven en el siguiente vídeo fuesen tan devastadores.

Por otro lado, fueron bastante efectivas las acciones conocidas como ATO (After Time Out) tanto para juego posicional como en saques de banda o fondo, consiguiendo reunir un abanico enorme de propuestas, ahora ya sí, enrevesadas en cierto modo y que les permitían rascar puntos extra o sorprender al rival con movimientos no utilizados anteriormente.

El legado de 2016

Puede que el desenlace a manos de los Cleveland Cavaliers destruyese cualquier posible narrativa de perfección, pero el poso dejado por ese equipo durante los 82 partidos de temporada regular todavía puede apreciarse a día de hoy.

Principalmente en el incipiente uso de los jugadores interiores como distribuidores principales así como el juego de manos a manos y semi-bloqueos (pase más entrega) se puede comprobar a día de hoy en conjuntos como los Miami Heat, Denver Nuggets o Minnesota Timberwolves que invierten entre el 7 y el 10% de sus ataques en este tipo de acciones cuando antes se rozaba el 5% de media.

Los Warriors como entidad han ido evolucionando progresivamente su idea de juego, abandonando poco a poco el bloqueo directo con excepciones puntuales de la mano de D'Angelo Russell o Kevin Durant, pero manteniendo una esencia de juego sin balón sobre postes, de movimiento de balón y de búsqueda constante de una posición más óptima para anotar que hace de este grupo uno de los más interesantes y ricos para su estudio y análisis.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Brad Stevens
Stevens, con elogios para la defensa y los pivotes
Agustín Aboy
Juan Toscano
La historia de por qué cambió el Anderson por el Toscano
Carlos Herrera Luyando
Jayson Tatum
Boston se despertó en el segundo tiempo y le ganó a Miami
Agustín Aboy
Jamal Murray y Mike Malone
El optimismo de Nuggets: “Hemos estado así y hemos respondido”
Carlos Herrera Luyando
Klay Thompson
Klay Thompson volvió a entrenar con los Warriors
Agustín Aboy
Anthony Davis
El estado de AD tras su esguince de tobillo
Leandro Fernández
Más noticias