G League Ignite

¿Qué aprendimos del paso del Ignite por la G League? La evaluación de los mejores proyectos para el NBA Draft 2021

Con su derrota de este lunes ante los Raptors 905 por 127-102, la temporada del Ignite terminó en los cuartos de final de la G League. Claro que el principal objetivo del equipo dirigido por Brian Shaw no pasaba por un resultado específico en la competencia, sino por el desarrollo de varios de los mejores proyectos del Draft 2021, quienes encontraron en esta nueva vía de preparación una manera de medirse con rivales, compañeros y entrenadores de calidad y experiencia NBA.

Acompañados por veteranos como Jarrett Jack, Amir Johnson y Bobby Brown, entre otros, jugadores como Jalen Green, Jonathan Kuminga, Isaiah Todd y Daishen Nix tuvieron una chance dorada de trabajar en su juego, reconocer sus áreas a mejorar y facilitar la transición a lo que será su inminente llegada a la NBA.

¿Qué aprendimos de estos proyectos durante los 16 encuentros de G League que disputaron? Lo repasamos a continuación.

La temporada 2020-2021 está aquí, el NBA League Pass es tu lugar para mirar la acción, y ahora lo puedes hacer gratis por aquí. 7 días de prueba sin cargo. Partidos en vivo y on demand. La oportunidad de mirar todo en tu dispositivo favorito.

Jalen Green

A la hora de hablar de la principal figura del equipo, no podemos elegir a otro que no sea Jalen Green. El MVP del Mundial U17 del 2018 dejó gratísimas impresiones en su paso por el Ignite, promediando 17,9 puntos, 4,1 rebotes, 2,8 asistencias y 1,5 robos durante 15 partidos de Fase Regular, para luego explotar frente a los Raptors en los cuartos de final: 30 puntos, 7 asistencias, 5 rebotes. Una despedida a tono para uno de los candidatos a ser elegido en el Top 3 del Draft 2021.

Lo primero que destaca de Green son sus excelentes herramientas naturales. Se trata de un escolta de 1,98 de estatura y con una capacidad atlética absolutamente devastadora, tanto en términos de velocidad y agilidad como de explosión. No por nada despierta comparaciones con Zach LaVine.

Claro que el atractivo de Green como proyecto es que no solo se queda en esas condiciones atléticas, sino que además le agrega una habilidad anotadora y creativa con el balón espectacular. Hablamos de uno de los proyectos con más recursos anotadores de los últimos años, siendo capaz de crear su propio tiro atacando el aro, definir tras moverse sin el balón, tomar disparos a pie firme e incluso lanzar desde el drible. Green es un anotador natural, que solo irá mejorando con el paso del tiempo. Sus porcentajes en la G League fueron muy buenos: 46,1% de campo, 36,5% en triples y 82,9% en libres.

Y algo interesante: a diferencia de otros jóvenes de características similares como por ejemplo Anthony Edwards o Andrew Wiggins, Green aprovecha sus virtudes para atacar la pintura con muchísima frecuencia y no se conforma con ser un tirador a media o larga distancia. Su capacidad para definir es además excelente, ya sea para terminar con volcadas explosivas o incluso absorber contacto y completar la acción.

Green está lejos de ser un especialista, pero también tiene su impacto defensivo, con mucho margen de mejora: su combinación de longitud, velocidad y salto le permiten cubrir mucho terreno en este costado, algo que demuestra especialmente en su alto promedio de robos (1,5 en 32 minutos). El californiano se proyecta como una primera opción ofensiva en la NBA, por lo que probablemente nunca vaya a ser conocido por su defensa, pero al menos tiene las herramientas como para en caso de seguir mejorando, ser un marcador al menos correcto.

Pasando a los defectos, el principal de su juego en este momento pasa por su falta de playmaking para los compañeros. Es capaz de generar puntos por su cuenta con el balón en las manos, pero todavía no se destaca a la hora de asistir a sus compañeros ni muestra la mayor predisposición para hacerlo. Es un anotador puro, que mira al aro dos veces antes de pensar en el pase. De hecho, en la Fase Regular sumó casi la misma cantidad de pérdidas (40) que de asistencias (42). En su favor: las 7 asistencias que repartió en los cuartos de final son una señal de que puede potenciar esa parte de su repertorio.

Otro punto a mejorar es el físico, algo lógico para un jugador de 18 años. Green debe sumar kilos para tener una transición más sencilla a la NBA, algo que por ejemplo lo limitó a la hora de conseguir faltas en la G League: tomó solo 2,3 libres por partido, un número muy bajo para un jugador que ataca tanto como él. Con una potencia mayor, probablemente lo veamos más cómodo a la hora de buscar el choque y las infracciones.

Por último, será interesante ver cuánto logra desarrollar su rendimiento defensivo: ¿será un anotador como el mencionado LaVine, sin demasiado aporte en otros rubros?, ¿o podrá transformarse en una verdadera súperestrella, capaz de impactar en ambos costados de la cancha? Su paso por la G League dejó algunos destellos de lo segundo, pero claramente todavía tiene mucho terreno por avanzar en ese sentido.

Jonathan Kuminga

El otro gran proyecto del Ignite es el congeleño Jonathan Kuminga, también apuntado para ser seleccionado con uno de los primeros picks del Draft 2021. Sin embargo, a diferencia de Green, la temporada del alero fue bastante más irregular, aún cuando tuvo números excelentes: 15,8 puntos, 7,2 rebotes, 2,7 asistencias, 1 robo y 0,8 tapas.

Empecemos por lo positivo y en algo que sí comparte virtudes con Green: sus excepcionales dotes naturales, combinando altura (alrededor de 2,04), brazos largos, potencia física y gran capacidad atlética. Kuminga encaja perfecto en lo que se busca de un alero NBA hoy en día y no es difícil imaginarlo transformándose en un jugador de impacto en ambos costados de la cancha al estilo Pascal Siakam.

Por otro lado, Kuminga le agrega a eso buenos recursos para jugar con el balón en las manos: no se limita a ser un terminador de jugadas, sino que crea situaciones por su cuenta, sea para atacar el aro, jugar en el poste bajo o levantarse con algún lanzamiento desde el drible. Debe mejorar varias cosas de su juego, pero las bases son interesantísimas en prácticamente todas las áreas. Incluso es un pasador capaz, mostrando un nivel superior allí al de Green.

Cuando un equipo NBA seleccione a Kuminga, lo hará también pensando en lo que puede darle como defensor. Ya hablaremos de sus defectos en ese costado, pero tiene todo lo necesario como para transformarse en un especialista, con la versatilidad para marcar múltiples posiciones e impactar defendiendo sobre el balón o en las ayudas. Sus 7,2 rebotes y 0,8 tapas de promedio en 32,8 minutos son ejemplo de esto.

Ahora lo negativo: lo poco eficiente que se mostró en la G League. Sus porcentajes fueron bajos en todos los rubros: 38,7% de campo, 24,6% en triples, 62,5% en tiros libres... incluso como definidor no fue demasiado seguro, lanzando por ejemplo por debajo del 50% en bandejas. Kuminga tiene el talento para ser mucho mejor tirador de lo que mostró en el Ignite, pero no solo preocupa un poco su falta de toque, sino también una selección de disparos que no es la mejor. Debe mejorar su toma de decisiones.

Tan o más preocupantes fueron algunos flashes de desinterés defensivo. Si mejora su concentración y fundamentos en ese costado, no debería tener problema alguno. Pero es algo en lo que tendrá que trabajar, para alcanzar realmente ese potencial de jugador two-way.

El Resto

Además de Green y Kuminga, el Ignite contó con un par más de proyectos del Draft 2021. Uno de ellos es Isaiah Todd, un ala pivote que tuvo una media de 12,3 puntos y 4,9 rebotes, mostrando sobre todo su buena mano a larga distancia: 36,2% en triples. Todd debe fortalecer su cuerpo para poder combatir con interiores NBA, pero la liga siempre valora a jugadores de 2,10 metros, con destacada capacidad atlética y buena mano.

Algo más flojo fue el rendimiento del base Daishen Nix, quien algunas proyecciones aún tienen como pick de 1° Ronda. Nix tuvo una media de 8,8 puntos, 5,3 rebotes y 5,3 asistencias en 26,5 minutos, pero con un defecto claro: el tiro de tres, lanzando apenas un 17,6% desde el perímetro. Su capacidad como un playmaker de 1,96 de estatura, su versatilidad posicional y su rendimiento rebotero, son algunos de sus puntos a favor de cara a su llegada a la NBA.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Michael Porter Jr.
Porter Jr. y el enfoque en mejorar con Denver
Leandro Fernández
trae young
¿Quién será el candidato inesperado al MVP?
NBA.com Staff
ibaka
Ibaka sigue sin fecha de regreso
Nacho Losilla
doncic-beverley-070919-ftr-getty.jpg
Doncic, el "más difícil de defender" para Beverley
Nacho Losilla
lebron james giannis antetokounmpo
Giannis: "LeBron sigue siendo el mejor del mundo"
Nacho Losilla
Golden State Warriors
Novedades en GSW: Wiseman, Wiggins y Bradley
Leandro Fernández
Más noticias