);
NBA Finals 2020

Finales NBA 2020: Anthony Davis no fue factor y Los Angeles Lakers lo extrañó

Los Angeles Lakers había construido una ventaja de 2-0 en las Finales de la NBA apoyándose en gran parte en el increíble nivel de Anthony Davis: promedios de 33 puntos, 11,5 rebotes y tres asistencias en los dos primeros encuentros con un 63% de acierto en tiros de campo. Dos actuaciones monumentales del ex New Orleans Pelicans en su estreno en un escenario así, metiéndose de lleno en la temprana pelea por el MVP con su compañero LeBron James y ganándose comparaciones con otros históricos pivotes de los Lakers como Shaquille O'Neal.

Ocho rebotes ofensivos en el segundo encuentro, algo que no sucedía en unas Finales desde 2013 (Kawhi Leonard). Sin Bam Adebayo, lesionado, todo era terreno de cosecha fértil para AD. Había comandado la segunda victoria y, con la repetida ausencia del pivote de Miami Heat para este tercer partido, todo parecía dado para que él y en menor medida su compañero del quinteto inicial Dwight Howard vuelvan a dominar a los de Florida y dejen la serie 3-0, prácticamente definida en favor de los Lakers. Pero todo salió mal y el Heat volvió a sorprender en estos Playoffs: Miami ganó por 115-104 y todavía tenemos una serie pareja.

MÁS | Con un Jimmy Butler descomunal, Miami Heat venció a Los Angeles Lakers y descontó en las Finales

Sí, LeBron James no terminó de cuadrar una actuación del todo buena más allá de sus números de 25 puntos, 10 rebotes y ocho asistencias, ya que perdió ocho balones, no le entró el triple (1-5) y no logró tomar el control del partido, ese con el que parecía que iba a hacerse al iniciar el último cuarto. Sí, la defensa de los Lakers no encontró respuesta para frenar la noche antológica de Jimmy Butler, con 40 puntos, 13 asistencias y 11 rebotes llenos de trabajo pero a la vez cierta facilidad (14-20 de campo). Sí, Danny Green y Kentavious Caldwell-Pope volvieron a mostrar su lado irregular con el tiro exterior (1-7 entre ambos).

Pero lo que más resuena en la caída de los Lakers es como Anthony Davis terminó teniendo su peor actuación de estos Playoffs ante el mismo rival al que había sometido días atrás. Apenas 15 puntos, cinco rebotes, tres asistencias y dos robos en 33 minutos en cancha, con cinco pérdidas de balón y un diferencial de pesadilla para los angelinos cuando tuvieron a AD en cancha: Miami les anotó 26 puntos más que los que consiguieron ellos. Así, ni las apariciones de Markieff Morris y Kyle Kuzma con 19 tantos cada uno sirvieron.

MÁS | Las calificaciones del tercer partido entre Miami Heat y Los Angeles Lakers

¿Howard ayudó a compensar en algo? No, apenas jugó 15 minutos con cuatro puntos y tres rebotes, pasando incluso más desapercibido que en los encuentros anteriores en los que había estado la misma cantidad de tiempo en cancha. Pero los Lakers no llevaron a Dwight para que les entregue el campeonato, lo hicieron con AD eso, un AD que esta vez flaqueó y quedó con sed de revancha para el próximo martes.

MÁS | 10 observaciones de la enorme victoria de Miami Heat ante Los Angeles Lakers para descontar en la serie

El primer cuarto fue una pésima señal: el ex New Orleans no tiró al aro, perdió cuatro balones, tomó apenas un rebote y se fue a sentarse rápido habiendo cometido dos faltas. Miami ponía doble marcas sobre él y lo controlaba. No lo dejaban jugar en 1 vs. 1. Tres de sus pérdidas llegaron de esa forma: estacionado contra un lateral de la cancha, en el sector donde el otro día dominó con tiros sobre los defensores aprovechando su estatura, ahora Davis no tenía el control, perdía la confianza y hasta lanzó un pase a cualquier lado. La cuarta pérdida fue también allí, cometiendo una falta ofensiva sobre Jimmy Butler que lo hizo sentarse.

AD explicó que ese comienzo cargándose de faltas impactó su juego: "Hice dos rápidas, volví y cometí la tercera. Eso me sacó la agresividad con la que suelo jugar en los dos costados de la cancha y además a ellos les gusta sacarte faltas ofensivas. Tengo que ser mejor y encontrar más caminos de afectar el juego en los dos costados, pero eso definitivamente me sacó y dejó mucha presión en mis compañeros", afirmó en rueda de prensa.

Igualmente Davis confía en lo que vendrá en el cuarto partido del martes: "Estaremos bien. Hicimos tiros. No defendimos esta noche. Ellos hicieron jugadas buenas. Pero confíen en mí, estaremos bien".

¿A que se refiere AD con lo de la defensa Laker? "Simplemente no hablamos en defensa. Nuestros esquemas están armados para ciertas situaciones y no las ejecutamos. Nos confundimos en muchas cosas. Ellos tenían tiros abiertos de tres puntos que erraron al principio, pero luego anotaron. Dejamos definir con su mano fuerte a Jimmy muchas veces, llegar al canasto, sacar jugadas de 2+1, tener tiros libres. Dejamos que ellos lleguen al aro fácil sin contacto. (...) creo que esto se arrastró de los partidos anteriores. En esos partidos, con una buena ventaja, aunque no nos lastimó, no defendimos bien en el final. Hoy no lo hicimos en toda la noche y nos hicieron pagar por ello", manifestó Davis.

Más allá de eso, de la falta de agresividad que él mencionó y de cómo se le complicó agarrar ritmo según la opinión del entrenador Frank Vogel, Davis tuvo su momento en el encuentro. En el tercer cuarto anotó 10 puntos, con 4-6 de campo, corriendo la cancha y también tirando de media distancia. Los Lakers habían achicado la diferencia del Heat y parecía un partido nuevo. Pero AD volvió a ser reducido a cero en el último cuarto: 0-1 de campo y cero rebotes ofensivos en 10 minutos en cancha mientras que un tal Kelly Olynyk le daba siete tantos al Heat. Y Davis ni siquiera conseguía frenar las mil y una penetraciones de Butler.

Por eso, aunque desde lo númerico haya tenido un partido con menos puntos en estos Playoffs (13 tantos y 11 rebotes en el quinto partido ante Houston Rockets, con 6 pérdidas de balón), esta termina quedando como la peor actuación de Davis. Como su primera vez en deuda en una postemporada en la que estaba brillando desde el inicio de la serie ante Denver Nuggets (31,7 puntos y 7,7 rebotes de promedio desde entonces, además del memorable triple en el segundo partido). Igual, con un crack de su tamaño (en talento y también en altura), queda esperar su redención.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Russell Westbrook
Westbrook: su llegada a Washington y su legado
Leandro Fernández
Luka Doncic, Zion Williamson, Trae Young, Ja Morant
Cómo desbloquear otro nivel en Luka, Zion, Trae y Ja
Leandro Fernández
John Wall, Bradley Beal
Beal y la dualidad por el traspaso Wall-Westbrook
Leandro Fernández
Carmelo Anthony
Melo y la continuidad en Portland: "No fue difícil"
Leandro Fernández
simmons
Simmons, centrado en unir fuerzas con Embiid
Sergio Rabinal
Paul George
George: "Me quiero retirar en los Clippers"
Sergio Rabinal
Más noticias