);
Cleveland Cavaliers v Golden State Warriors

Kevin Durant fue demasiado y los Warriors están a un paso de barrer a los Cavaliers

Si estos playoffs de la NBA han dejado claro que LeBron James es el indiscutible número uno, el Juego 3 de las Finales sirvió para recordar que Kevin Durant es un no tan lejano número dos.

Y esta noche Durant fue demasiado, incluso para James.

Los Cavs salieron a jugar con la urgencia que su situiación en la serie requería. LeBron encendió al público de la Quick Loans Arena con una espectacular clavada en los primeros minutos para impulsar a su equipo a tomar un liderazgo temprano de 16.4.

Golden State no tardaría en reaccionar por supuesto. Encabezados por Durant, los visitantes recortaron el margen a solo un punto al final del primer cuarto y, tras otra embestida de Cleveland en el segundo cuarto para llegar a tener ventaja de 54-42, nuevamente el número 35 se echó a los Warriors al hombro para irse al medio tiempo abajo por solo seis unidades, 58-52.

Para entonces, Kevin ya sumaba 24 puntos en el partido, por 14 de un James más enfocado en repartir juego, sumando ocho asistencias hasta entonces.

El regreso del descanso trajo consigo un típico tercer cuarto de Golden State, que apenas requirió de dos minutos para darle la vuelta a la pizarra. Los Cavs lograron estabilizar la nave antes de que el vendaval californiano hiciera más estragos, aunque no pudieron evitar que al término del periodo los visitantes estuvieron arriba 83-81 con un Durant inspirado; su línea era de 34/12/5 con un cuarto entero por disputar.

El juego no pudo ser más cerrado durante los nueve primeros minutos del último cuarto. Ninguno de los dos equipos se separó por más de tres puntos de margen durante ese lapso.

Hasta que un previamente desaparecido Stephen Curry anotó cinco puntos consecutivos para virar un 96-97 a 101-97 en cuestión de 20 segundos.

Aunque LeBron devolvió las esperanzas a Cleveland con un triple en la siguiente jugada, la estocada final llegó en las dos siguientes ofensivas de Golden State cortesía de, por supuesto, el número 35, primero con una asistencia a Andre Iguodala seguida de un triple para hacer imposible el regreso local.

No en balde era el favorito para ser el MVP antes del comienzo de la serie. Durant finalizó el partido con 43 puntos, 13 rebotes y siete asistencias para eclipsar el triple-doble de King James (33/10/11).

La serie parece decidida, con la única interrogante de saber si los Cavaliers lograrán rescatar una victoria para forzar el regreso a Oakland o los Warriors se coronarán nuevamente en Cleveland como en las Finales de 2015.

Que Kevin Durant será nuevamente el Jugador Más Valioso parece estar fuera de toda duda.

Más en NBA.com

Bledsoe
Los Bucks no extrañaron a Giannis
Juan Estevez
Holiday
Los hermanos Holiday opacaron los 44 de Kemba
Juan Estevez
Dallas Mavericks
Pistons en México: jerarquía y eficacia perimetral
Juan Estevez
Luka Doncic en México
Luka causó mismo furor en México que en All-Star
Carlos Herrera Luyando
Harden
Harden anotó 55 para vencer a los Cavs
Juan Estevez
Kawhi
Show de los Clippers en la vuelta de Kawhi a Toronto
Juan Estevez
Más noticias