);
NBA

Esto realmente pasó: 10 detalles de la NBA de la década del 2000 que no recordabas

La década del 2000 de la NBA fue marcada por los Lakers de Shaquille O'Neal y Kobe Bryant, los San Antonio Spurs del Big 3, la aparición de LeBron James, el surgimiento de grandes estrellas internacionales y el resurgimiento de Detroit Pistons, entre otras historias. Pero hay otras cosas curiosas que seguramente olvidaste.

MÁS | Esto realmente pasó: 10 detalles aleatorios de San Antonio Spurs en la era del Big 3

Una figura de principios de los 90 que fue All-NBA en el 2009. Un jugador internacional no llamado Dirk Nowitzki entre los cinco más votados para el MVP. Partidos jugados en un estadio de tenis. Una franquicia mudada temporalmente y a la fuerza que hizo de local en distintos estadios en una misma temporada. Los invitamos a acompañarnos en este viaje por el tiempo, dos décadas atrás, para recordar algunas cosas.

Scottie Pippen enfrentó a Carmelo Anthony

Scottie Pippen nació en 1965. Carmelo Anthony lo hizo 19 años después, en 1984. Aún así, dos de los aleros más trascendentes de lás últimas décadas de la NBA llegaron a encontrarse en la década del 2000. Más precisamente en noviembre de 2003 y enero de 2004. Mientras que Pip gastaba sus últimos cartuchos en Chicago Bulls, donde había retornado para despedirse del básquetbol profesional, Melo hacia su estreno en la NBA en una gran temporada de novato en la que promedió 21 puntos por partido.

En el primer encuentro, en el United Center en 2003, Denver ganó por 105-97 con 26 puntos, 8 rebotes y 5 robos de un joven Anthony, unas estadísticas dignas de la mejor época de Pippen. El veterano, en tanto, tuvo 20 minutos para los Bulls: terminó con 8 tantos, 2 rebotes y 2 asistencias. El segundo cruce llegó en enero del 2004 en Denver: los Nuggets volvieron a ganar (115-99) y Melo volvió a lucirse (21 puntos y 7 rebotes), pero Pip se vio limitado a 9 minutos para 2 puntos y 2 asistencias. Otro jugador aún activo que enfrentó a Scottie en esos duelos fue el brasileño Nené Hilario.

Anthony fue la única de las "joyas" del Draft 2003 en enfrentar a Pippen, que jugó su último partido en esa temporada. Ni LeBron James, ni Dwyane Wade ni Chris Bosh compartieron cancha con él en un partido oficial.

MÁS | El complicado legado de Carmelo Anthony: ¿Un miembro seguro del Salón de la Fama?

Partidos a cielo abierto

Fue apenas un puñado de exhibiciones, pero la NBA disputó encuentros a cielo abierto hace unos años. Un escenario bastante anormal para el básquetbol en cualquier parte del mundo. El 11 de octubre de 2008, en plena pretemporada, fue el día en el calendario en el que esto sucedió por primera vez desde 1972, cuando los Phoenix Suns habían jugado contra los Milwaukee Bucks en Puerto Rico.

La idea volvió a partir desde los Suns: Dick Heckmann, un dueño minoritario de la franquicia que vivía en el área de Indian Wells, California, fue el que propuso la idea de jugar un partido en el afamado complejo de tenis que año a año organiza, en medio de la árida región californiana, uno de los torneos más prestigiosos del mundo de ese deporte. Los rivales fueron los Denver Nuggets, otro de los mejores equipos del Oeste en ese momento. Denver ganó 77-72 en un encuentro afectado por la ausencia de grandes nombres (Carmelo Anthony, Amare Stoudemire y Allen Iverson estuvieron fuera por lesión) como también por el clima: las ráfagas de viento de más de 20 kilómetros por hora pueden haber sido un factor en que los dos equipos hayan terminado con una efectividad de campo menor al 40%.

En 2009 se realizó de nuevo el partido en Indian Wells y los Suns volvieron a perder, por 104-101 ante Golden State Warriors. Steph Curry jugó aquel día y metió 18 puntos siendo novato. En 2011 se jugó a cielo abierto por última vez hasta el momento: los Suns finalmente ganaron, imponiéndose sobre Dallas Mavericks por 98-90.

Los Hornets jugando en Oklahoma City

Una de las peores tragedias naturales en azotar a Estados Unidos de América en los últimos años fue el paso del Huracán Katrina en agosto de 2005, afectando más que nada a la ciudad de New Orleans. El 80% de la ciudad quedó bajo el agua, entre el 80% y 90% de sus residentes tuvieron que ser evacuados y fallecieron unas 1.464 personas.

La catastrofe obligó a los Hornets, que se habían mudado de Charlotte a New Orleans en el año 2002, a encontrar un nuevo hogar temporal. El actual Smoothie King Center, por entonces llamado New Orleans Arena, debía ser refaccionado. El nuevo hogar fue el Ford Center de Oklahoma City, estado de Oklahoma, a más de 900 kilómetros de distancia. Oklahoma le había ganado a otras opciones como San Diego, Kansas City o Nashville. Allí los Hornets estrenaron a su nueva adquisición, el base novato Chris Paul, que así conoció bien a OKC antes de ser traspasado al Thunder en 2019.

La temporada 2005-2006 de los Hornets jugando en casa "prestada" terminó con récord de 38-44 y fue un éxito en cuanto al público: más de 744.000 espectadores acudieron a los partidos, cifra mucho mayor que los 583.070 de New Orleans en la 2004-2005. El Ford Center no fue el único lugar en el que jugaron: también disputaron un encuentro en la ciudad de Norman, Oklahoma, y regresaron a Louisiana para un partido en Baton Rouge en diciembre de 2005 y otros tres juegos en New Orleans en marzo de 2006, volviendo a su estadio original.

La mudanza temporal se extendió una temporada más, a la espera de que el mercado de New Orleans se recupere al 100%. El equipo mejoró un poco el récord en la 2006-2007, finalizando con 39-43, y jugó 35 partidos en OKC y seis en NOLA. Además, la NBA celebró el All-Star Game 2008 en New Orleans, siendo ese el primer gran evento deportivo en tener lugar en la ciudad desde el paso de Katrina. Los Hornets volvieron a New Orleans definitivamente en la temporada 2007-2008, mientras que Oklahoma, habiendo demostrado que podía ser un mercado exitoso para la NBA, tuvo su propio equipo desde la campaña 2008-2009, con la transformación de los Seattle SuperSonics en los OKC Thunder.

Shaquille O'Neal y su temporada All-NBA en Phoenix

De los mejores jugadores de la historia de la NBA, Shaquille O'Neal es uno de los que pasó por más franquicias: Shaq jugó en Orlando Magic, Los Angeles Lakers, Miami Heat, Phoenix Suns, Cleveland Cavaliers y Boston Celtics.

Su última gran etapa de súperestrella fue en el Heat, donde se consagró campeón en 2006 en la misma campaña en la que formó parte del primer quinteto All-NBA por última vez. Pero pocos recuerdan que O'Neal tuvo una aparición más como All-NBA, en ese caso en el tercer quinteto. En la temporada 2008-2009, la cuál finalizó con 37 años, Shaq promedió 17,8 puntos y 8,4 rebotes en 30 minutos por partido y fue condecorado mientras jugaba para los Phoenix Suns, al lado de Steve Nash. Logró 30 doble-dobles y hasta tuvo una actuación de 45 tantos y 11 rebotes contra Toronto Raptors en febrero de 2009. En esa misma temporada jugó su último All-Star Game y ganó el premio MVP de ese evento, compartiéndolo con Kobe Bryant.

A la campaña siguiente, O'Neal fue traspasado a Cleveland Cavaliers por Ben Wallace, Sasha Pavlovic y una segunda ronda del Draft.

MÁS | Esto realmente pasó: 10 estrellas de la NBA vistiendo un número distinto al habitual

Jerry Stackhouse, ¿máximo anotador de la temporada 2000-2001?

Esto viene con una aclaración. Stackhouse no fue el "campeón de anotación" de la temporada 2000-2001: promedió 29,8 tantos por partido, 1,3 menos que los 31,1 de Allen Iverson en Philadelphia 76ers. Pero no deja de ser verdad que Stack, por entonces en Detroit Pistons, fue el jugador que más puntos convirtió en esa fase regular: anotó 2.380 unidades, 173 más que Iverson. La diferencia está en que AI jugó 71 partidos y Stackhouse disputó 80.

Jerry siempre fue un jugador de buena mano: el promedio de puntos por partido de su carrera NBA es de 16,9 tantos y sube a 20,4 si tomamos solamente sus primeras 10 temporadas en la liga, hasta cumplir los 30 años. Aún así, tampoco es que fue un mega crack: solamente jugó dos All-Star Game (2000 y 2001) y pocos de los equipos a los que lideró como estrella llegaron a los Playoffs. Ese Detroit de la 2000-2001 no fue uno de ellos: la mejor campaña individual de Stackhouse dejó a los Pistons con 32 victorias. Hay que destacar la bajísima efectividad de Jerry para llegar a los 29,8 puntos por partido: un 40% de campo en 24 lanzamientos por juego.

Stephon Marbury y Kevin Garnett haciendo dupla en Boston Celtics

A mediados de los 90, Minnesota Timberwolves drafteó a dos adolescentes muy talentosos con los que parecía que tenía el futuro asegurado: Kevin Garnett y Stephon Marbury. De hecho, con estos dos menores de 21 años siendo dos piezas claves (el otro jugador de real importancia era Tom Gugliotta), los T-Wolves clasificaron a Playoffs en 1997 y 1998. Marbury terminó la 1997-1998 promediando 17,7 puntos y 8,6 asistencias y Garnett aportó unos 18,5 puntos y 9,6 rebotes. Pero la pareja se rompió en marzo de 1999, cuando el armador neoyorquino fue traspasado a New Jersey Nets.

Y el futuro de Marbury también se rompería luego. Mientras que KG llegó a un status de All-Star que no abandonaría hasta el final de su carrera, Marbury quedó catalogado como un jugador individualista que apenas alcanzó dos All-Star Game y dos tercer quinteto All-NBA. Su reputación terminó yéndose al demonio en su paso por New York Knicks y estuvo más de un año sin jugar entre 2008 y 2009, con apenas 31 años. Eso si, todavía tenía unos partidos por delante en la NBA. Boston Celtics, el campeón defensor de la liga, lo fue a buscar cuando los Knicks lo cortaron en febrero de 2008. Lo reunieron con KG.

Marbury jugó 23 partidos de fase regular (cuatro como titular) y 14 de Playoffs (siempre como relevo de Rajon Rondo) en aquellos Celtics de 2009. Promedió 3,7 puntos y 1,8 asistencias en 11,9 minutos por partido en la postemporada, en la que Boston fue eliminado en segunda ronda al perder con Orlando Magic por 4-3. Abrió su carrera NBA junto a Kevin Garnett y la cerró junto a él.

Peja Stojakovic, top 5 de una votación de MVP

El serbio Peja Stojakovic fue uno de los mejores jugadores europeos de la historia de la NBA y uno de los mejores tiradores de la historia de la liga. Entre las temporadas 2000-2001 y 2007-2008 promedió 19,9 puntos por partido con un 41,3% de acierto en triples, y luego como veterano supo adaptarse a un rol menor para retirarse consagrándose campeón con Dallas Mavericks en el 2011.

Donde marcó una era fue en Sacramento Kings: su camiseta número 16 fue retirada por la franquicia, hoy es uno de los ejecutivos principales del equipo y defendiendo a Sacramento fue que llegó a tres ediciones del All-Star Game y fue escogido para el segundo quinteto All-NBA en la temporada 2003-2004. Pero, ¿recordabas que había sido top 5 en la votación del premio MVP de esa fase regular?

No solo eso, sino que el serbio hasta recibió un voto de primer lugar. El premio fue para Kevin Garnett, que promedió 24,2 puntos, 13,9 rebotes, 5 asistencias, 1,5 robos y 2,2 tapones por juego y llevó a las 58 victorias a un equipo de Minnesota en el que no tenía mucha compañía, pero el MVP unánime de KG no fue posible debido al voto recibido por Stojakovic y otros dos que fueron para Jermaine O'Neal. ¿Que méritos había hecho el alero? 24,2 puntos y 6,3 rebotes por partido con un 43,3% en triples, siendo el segundo máximo anotador de la temporada, en unos Kings que ganaron 55 partidos.

El único jugador que metió más puntos por partido que Stojakovic en la 2003-2004 fue Tracy McGrady, que ni siquiera estuvo en consideración para el MVP. Kobe Bryant, Shaquille O'Neal y Ben Wallace, protagonistas de las Finales de 2004, quedaron justo por debajo del serbio en la votación.

Dikembe Mutombo en New York Knicks

Muchos nombres rutilantes jugaron en New York Knicks, pero la mayoría de los que pasaron por allí últimamente no lo hicieron en su mejor momento. Podemos citar los nombres de Penny Hardaway, Tracy McGrady, Rasheed Wallace, Baron Davis o Dikembe Mutombo, por ejemplo, y vamos a profundizar en este último.

El pivote africano, All-Star en sus pasos por Denver Nuggets, Atlanta Hawks y Philadelphia 76ers, llegó a la gran manzana desde una franquicia cercana, los New Jersey Nets. Mutombo firmó con los Knicks como agente libre en octubre de 2003, dos días después de ser cortado por los Nets, equipo con el cuál había actuado como suplente en las Finales de 2003. Mutombo ya tenía 37 años y problemas físicos, pero los Knicks apostaron igual por su veteranía y lo tuvieron como pivote titular en la mayoría de los partidos de la 2003-2004.

Dikembe promedió 5,6 puntos, 6,7 rebotes y 1,9 tapones en 23 minutos por partido en aquella campaña, compartiendo equipo con Marbury, Penny Hardaway, Kurt Thomas, Vin Baker y Nazr Mohammed entre otros. Su gran momento fue un partido contra los Nets, el equipo que lo dejó ir: finalizó con 10 tapones y fue ovacionado en el Madison Square Garden. Los Knicks serían eliminados por los Nets en la primera ronda de Playoffs, sufriendo un 4-0, y Mutombo fue traspasado a Chicago Bulls en agosto de 2004. Allí no llegó a jugar, ya que fue enviado a Houston Rockets un mes más tarde.

Los pasos de Macijauskas, Spanoulis, Rigaudeau, Rakocevic y Fotsis por la NBA

La década del 2000 fue la que vio a los jugadores internacionales tener gran éxito en la NBA: Dirk Nowitzki, Manu Ginóbili, Tony Parker, Pau Gasol, Yao Ming y tantos otros abrieron las puertas en grande para los foráneos. Algunos que eran estrellas en Europa lograron redondear carreras decentes en la NBA, tal fue el caso de Luis Scola o José Manuel Calderón. En cambio, el paso de otros por la liga norteamericana fue casi testimonial. Vassilis Spanoulis, Arvydas Macijauskas, Antoine Rigaudeau, Antonis Fotsis e Igor Rakočević fueron algunos de estos casos. Entre ellos cinco suman poco más de 125 partidos en la NBA.

El que menos jugó fue el francés Rigaudeau. A fines de los 90 y principios de los 2000 se lucía en la Virtus Bologna: ganó las Euroligas de 1998 y 2001, como también las ligas italianas de esas temporadas, siendo un jugador destacado. Con Francia, llegó a la final de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. En enero de 2003, con 31 años, firmó con Dallas Mavericks y se sumó a mitad de la fase regular a un contendiente al título: una situación no muy buena para tener minutos: terminó jugando apenas 11 partidos, con apenas cuatro en los que disputó más de 10 minutos. Le Roi nunca convirtió más de seis puntos. Al terminar la temporada fue traspasado a Golden State Warriors, pero lo cortaron y regresó a Europa para jugar en el Valencia.

El primero del grupo en llegar a la NBA fue el griego Antonis Fotsis, que lo hizo antes de ser una leyenda del básquetbol griego: apenas tenía 20 años cuando se sumó a los Memphis Grizzlies en el 2001 junto a otro joven europeo, Pau Gasol. Mientras que el catalán se lucía (terminaría siendo elegido el rookie del año), Fotsis veía minutos en cuenta gotas: jugó 320 en 28 partidos, llegando la mayoría de ellos a final de temporada. Promedió 3,9 puntos y 2,2 rebotes en 11,4 minutos por juego, tuvo un gran partido de 21 puntos contra Orlando Magic en enero de 2002 y para mediados de ese año ya estaba de nuevo en su país, jugando para el Panathinaikos, club con el que ganó tres Euroligas.

Su compatriota Vassillis Spanoulis, otro campeón con Grecia del Eurobasket del 2005, tuvo su chance NBA varios años más adelante. El armador, uno de los mayores símbolos de la Euroliga en los últimos años, firmó con Houston Rockets a mediados del 2006. Su contrato era por tres años, con dos de ellos garantizados. Con 24 años, los Rockets confiaban en su futuro y el europeo hasta resignó dinero para probar suerte en Estados Unidos. Todo salió mal.

Los partidos pasaban y Spanoulis los veía desde el banco. Recién a fines de noviembre tuvo su chance, pero no le fue muy bien y se terminó peleando con el entrenador Jeff Van Gundy, que lo criticaba por sus pérdidas (3,8 cada 36 minutos) y su poco acierto con el tiro (17% en triples). Fue traspasado a San Antonio Spurs en julio de 2007 a cambio de los derechos de Luis Scola y, a pesar de que los texanos quisieron retenerlo, Spanoulis regresó a Grecia. En la NBA le quedaron registrados 2,7 puntos y 0,9 asistencias en 8,8 minutos por partido, jugando 32 encuentros.

El escolta lituano Arvydas Macijauskas se retiró joven, a los 28 años, pero el tiempo le alcanzó para marcar una huella con su selección, en la Euroliga y en la Liga ACB de España. También para jugar en la NBA. Luego de brillar en el Tau Cerámica, en el 2005 firmó con los New Orleans / Oklahoma City Hornets. Según él, un año para el olvido. Jugó apenas 135 minutos repartidos en 19 partidos, promediando 2,3 puntos por encuentro con un 25% en triples lejano de lo que fue su status de gran tirador en Europa. Apenas tuvo un partido con tiempo para mostrarse de verdad: un juego en Atlanta en el que estuvo en cancha 26 minutos y terminó con 8 puntos y 3 asistencias.

Otro escolta europeo legendario del actual Baskonia español fue el serbio Igor Rakocevic, máximo goleador de las Euroligas de 2007, 2009 y 2011 y campeón del mundo con Yugoslavia en el 2002. Con 24 años y tras la obtención de ese mundial, Rakocevic llegó a la NBA con los Minnesota Timberwolves que lo habían drafteado en el 2000. Tuvo más partidos que los casos anteriores, pero el mismo rol limitado: 5,8 minutos de promedio en 42 juegos, para quedar con estadísticas de 1,9 puntos y 0,8 asistencias por encuentro. Al terminar la temporada regresó al viejo continente, para jugar con el Estrella Roja.

Kobe Bryant y Vlade Divac, compañeros de equipo

Las carreras de Kobe Bryant y Vlade Divac se cruzaron varias veces. El pivote serbio fue traspasado de Los Angeles Lakers a Charlotte Hornets en 1996 a cambio de los derechos de Kobe. Luego, a principios de los 2000, se vieron las caras en los Playoffs de 2000, 2001 y 2002, cuando los angelinos eliminaron tres veces seguidas a los Sacramento Kings de Divac en una rivalidad que marcó esos años. Lo que queda en el olvido es que ¡fueron compañeros de equipo!.

En el 2004 Divac, con 36 años, regresó a los Lakers. Se había marchado Shaquille O'Neal, el que había tomado su puesto de pivote en el 96, y su experiencia vendría bien para la reconstrucción de la franquicia púrpura y oro. Pero su espalda ya no daba más y apenas le permitió jugar 15 partidos junto a un Bryant que promedió 27,6 tantos por juego en la 2004-2005. Vlade aportó 2,3 tantos y 2,1 asistencias desde el banco en 8,8 minutos por juego y terminó anunciando su retiro al terminar esa temporada.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

La Reta NBA
🎥Si gana LeBron, ¿qué lugar ocuparía en la historia?
NBA.com Staff
pat riley
Los principios de Riley en la 'reconstrucción' Heat
Nacho Losilla
Horarios y TV NBA
¿Cómo ver las Fnales de la NBA?
Carlos Herrera Luyando
Mundo NBA Podcast
🎙️Mundo NBA: la previa de Lakers-Miami
NBA.com Staff
Lakers, Heat
Nocioni y el valor de estilos diferentes en las Finales
Leandro Fernández
Miami Heat
El uno por uno de Miami Heat
Agustín Aboy
Más noticias