Philadelphia 76ers

Estadística avanzada: la lupa sobre Ben Simmons y su candidatura al Defensor del Año

La temporada 2020-2021 de la NBA está siendo una de las más abiertas de los últimos años en todos los sentidos, desde el posible campeón hasta los potenciales ganadores de los diferentes premios individuales. Entre ellos el que menos conversaciones está levantando pero que más parece perfilarse un vencedor es el de Defensor del Año. Ahí es donde la candidatura de Ben Simmons parece haber tomado forma, tanto por una cuestión de rendimiento individual concreto como por una intención del jugador en acometer esa empresa.

"Me enorgullece defender al mejor jugador de la cancha todas las noches", dijo el jugador de Philadelphia 76ers recientemente. "No es algo único. Si me ves jugar, normalmente estoy defendiendo al mejor jugador. Y normalmente los mejores jugadores son los bases o los escoltas. Y me encanta. Me encanta el hecho que mis compañeros de equipo me miren y me digan 'tienes que salir y defender a este tipo'. Hay noches en las que los rivales van a hacerlo muy bien. Pero la mayoría de las veces siento que estoy haciendo un buen trabajo y haciendo las jugadas correctas. Siento que soy el mejor defensor de la NBA"

¿Hasta qué punto tiene razón el base australiano? ¿Es el principal favorito a hacerse con el DPOY? Lo analizamos a través de la estadística avanzada.

Impacto colectivo

Las métricas colectivas pueden ser en cierto modo un tanto engañosas a la hora de valorar a un jugador por una cuestión tan volátil y cambiante como es la defensa. Del mismo modo que un jugador puede ser brillante en el costado ofensivo y no ganar siempre, puede suceder en defensa mientras su escuadra no consigue tener unos buenos resultados. Esto se acaba trasladando a las estadísticas avanzadas más comunes, es decir, offensive rating y defensive rating, lo cual es lógico hasta cierto punto.

En el caso de Simmons coincide que se trata de un gran defensor en un gran equipo defensivo. De hecho, los 76ers se ubican actualmente como la quinta defensa colectiva más eficiente de toda la NBA, permitiendo a sus rivales 108,6 puntos por 100 posesiones, muy similar al promedio defensivo del australiano (108,1).

Cuando el jugador de los 76ers está en cancha, el rendimiento del equipo se mantiene en 108,1, lo cual de prolongarse en el tiempo supondría prácticamente la tercera mejor defensa de la NBA empatada con New York Knicks (108,0). Sin embargo, en los 680 minutos que ha estado fuera ha bajado ligeramente al 107,3. Una muestra muy pequeña y, de nuevo, fruto de las variables que intervienen.

Extendido este rating colectivo al contexto de otros competidores por el premio Simmons está un tanto por debajo:

Puesto Jugador Ratio defensivo
1 LeBron James 102,9
2 Rudy Gobert 103,0
3 Dennis Schroder 106,1
4 RJ Barrett 106,4
5 Chris Paul 106,5
* Mínimo 30 partidos y 30 minutos de media.

Estos números, como se puede intuir, son consecuencia del devenir de un equipo y su rendimiento continuado, no únicamente del impacto de un jugador. Sirva como ejemplo que si se tuviese en cuenta el ratio ofensivo como argumento estadístico para el MVP, los principales candidatos ahora mismo serían Nikola Jokic (120,4), Joe Harris (119,9) y Jamal Murray (119,5).

Impacto individual

Es en este tipo de estadísticas donde realmente se puede medir la relevancia de Ben Simmons en el costado defensivo y su hipotética candidatura al Defensive Player of the Year. En este apartado se puede apreciar de una manera mucho más nítida cómo ha rendido el australiano y hasta qué punto es capaz de condicionar los ataques rivales.

Una de las mejores formas de hacerlo es a través de las hustle stats, unas métricas que miden aspectos antaño intangibles como pueden ser las deflections (balones interceptados que no acaban en robo), balones perdidos recuperados o tiros punteados.

En ese sentido, Simmons es el líder en deflections de toda la NBA promediando 3,9 por noche. Este dato es consecuencia de una intensa actividad de manos, tanto en la cobertura de balón como en las líneas de pase, algo que no necesariamente es indicativo de un gran defensor, puesto que tiene mucho de azar, pero sí deja clara una evidente predisposición y control sobre lo que sucede en el campo. El hecho de ser un jugador tan grande que juega de exterior le permite llegar a estos registros, siendo los dos siguientes clasificados Fred VanVleet (3,7) y TJ McConnell (3,6) no superan el 1,85 de altura. A nivel de estadísticas tradicionales, Simmons está ubicado como el 8º que más robos promedia por partido con una media de 1,6, por debajo de otros candidatos como Marcus Smart (1,8).

Por otro lado tenemos el tracking, que nos sirve para conocer prácticamente todos los detalles que suceden en cancha, lo que en el caso del jugador de 76ers ayuda a comprender cómo impacta en las decisiones ofensivas del rival y la calidad de sus lanzamientos. Simmons ha conseguido dejar a sus emparejamientos en un 32,4% de acierto en triples, defendiendo el 13% de los intentos totales de sus rivales, y un 41,4 % en tiros de campo. Si trasladásemos esos datos a un contexto colectivo, el australiano tendría la mejor defensa exterior y de tiros de campo de la NBA en términos de acierto del oponente.

Eso llevado a acciones concretas nos deja el siguiente panorama:

Situación Posesiones por partido

Puntos por posesión

Ránking NBA
Aclarado 1,0 0,83
Manejador del bloqueo directo 5,6 0,89

Los tapones, rebotes y robos se han quedado cortos a la hora de tomar una decisión para elegir al Jugador defensivo del año. El avance de las nuevas tecnologías y su democratización gracias a internet ha facilitado el acceso a los aficionados y prensa, instalando un debate mucho más rico y diverso sobre temas como este.

¿Es Ben Simmons merecedor del galardón? Hasta el momento podría decirse que sí por su presencia en buena parte de los principales apartados estadísticos, sin embargo no puede olvidarse otras candidaturas como las de Giannis Antetokounmpo, Rudy Gobert, Myles Turner o Marcus Smart. La diferencia fundamental con respecto al resto, a excepción de Smart y en cierto modo de Giannis, es la variedad de situaciones que el australiano defiende. Desde un interior pesado, a un alero habilidoso o un base eléctrico. Desde Hayward a Lillard, Siakam o Sabonis. El base de los 76ers abarca prácticamente todo el espectro defensivo de la actual NBA, algo que le hace, como poco, alguien especial.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Bajas
El reporte de bajas de cada equipo para la 2021-22
Juan Estevez
#Rui
Hachimura se pierde el inicio de la pretemporada
Juan Estevez
Mexico Week
Gran comienzo para la NBA México Week
NBA.com Staff
Spurs
El escenario de los siete jóvenes perimetrales Spurs
Juan Estevez
Jordan
A 20 años del último retorno de Michael Jordan
Juan Estevez
Michael Porter Jr.
Porter Jr. y el enfoque en mejorar con Denver
Leandro Fernández
Más noticias