);
NBA

¿Cuáles son los dúos más subvalorados en la historia de la NBA?

Es la semana de los dúos en NBA.com y mientras tratamos de encontrar a la mejor dupla de todos los tiempos, en un cuadro integrado por 16 parejas de candidatos, nos surgió la pregunta: ¿cuál es la más subvalorada de la historia en la NBA?

Para eso recurrimos a nuestro equipo de NBA.com Global, quienes ofrecieron sus diferentes respuestas.

Nacho Losilla (@Losilla_): No son la mejor pareja ni figurará en las listas de bajo el radar. Otras lo están antes, sin duda. Por méritos, números y victorias, la dupla de Deron Williams y Carlos Boozer queda lejos, muy lejos de otras. No hablemos ya de las históricas. Eso sí, fueron la esperanza de Utah Jazz durante varios años. Stockton y Malone después de Stockton y Malone.

Apenas estuvieron cinco temporadas juntos, cuatro si contamos las que D-Will coincidió como base titular de Utah. Otras parejas en tiempos similares han conseguido mucho, el asunto aquí es que no coincidieron sus mejores años. Deron fue en su día el máximo contrincante de Chris Paul por ser el mejor base de la NBA, pero su marcha a New Jersey Nets supuso el final de sus mejores años justo cuando debían comenzar.

Deron fue All-Star una vez junto a Boozer, en 2010 con 25 años. El interior lo fue dos, con 25 y 26, en 2007 y 2008. Las producciones estadísticas de ambos en sus cuatro temporadas juntos les colocaban como una de las mejores parejas del momento: 18,2 puntos y 10,2 asistencias para Deron, y 19,9 puntos y 11 rebotes para Carlos.

El juego en pick&roll de esta pareja era una delicia. Su entendimiento, supremo. El problema fue que aquel proyecto de los Jazz no consiguió crecer y, tras ser barridos por los Lakers en Semi-Finales del Oeste de 2010, Boozer se marchó a Chicago como agente libre. Pocos meses después llegaría el traspaso de Deron. La separación de una de las mejores parejas del Siglo XXI en cuanto juego trajo su decadencia mucho antes de lo previsto. Una lástima que guardaremos los millenials (o generación Z, como prefieran) como una de las parejas de culto del 2000.

Juan Estévez (@JuanEstevez90): Cuando uno piensa en los Detroit Pistons de mediados de los 2000, probablemente lo primero que se le viene a la mente no sea una gran dupla, sino el concepto de un quinto inicial tremendamente nivelado y parejo: Billups-Hamilton-Prince-Rasheed-Ben.

Sin embargo, estaba claro que al menos en ofensiva, el peso de esos equipos lo acarreaba su media-cancha, compuesta por Chauncey Billups y Rip Hamilton, justamente mi elección como el dúo más subvalorado.

Mr. Big Shot y Rip compartieron seis temporadas entre 2002 y 2008. En todas ellas ganaron al menos 50 juegos, combinaron un récord de 334 victorias y 158 derrotas, pero aún más importante: tuvieron un éxito inmenso en la postemporada.

Mientras Billups y Hamilton compartieron equipo, Detroit no bajó nunca de la Final del Este. En esa instancia cayeron en cuatro ocasiones (2003, 2006, 2007, 2008), perdieron las Finales ante San Antonio en el 2005 y consiguieron el ansiado anillo en el 2004, venciendo a los Lakers de Kobe, Shaq, Malone y Payton.

Durante esos años, Hamilton promedió 18,9 puntos, apenas superando los 17 de Billups. Además, ambos fueron convocados a tres All-Stars, mientras Chauncey llegó a dos Quintetos All-NBA y a otros dos All-Defensive.

Carlan Gay (@TheCarlanGay): Solo jugaron tres años juntos, pero en esos tres años fueron una de las mejores duplas de la NBA. Shaquille O'Neal y Penny Hardaway avanzaron a los Playoffs en cada temporada que compartieron, incluyendo la llegada a las Finales en su segunda campaña y una derrota ante los posteriores campeones Chicago Bulls, en las Finales del Este de la tercera, antes de separar sus caminos.

Shaq y Penny tuvieron un gran éxito en Fase Regular, ganando 50, 57 y 60 partidos respectivamente.

Ambos también eran estrellas afuera de la cancha, con Shaq actuando y con Penny apareciendo como una marioneta (Lil Penny) en unos famosos comerciales de Nike.

La pareja se disolvió demasiado rápido.

Kyle Irving (@KyleIrv_): No es lo primero que se viene a la mente cuando pensás en estos jugadores, pero quizá debería serlo. Elijo a Kevin Durant y Stephen Curry.

Se siente como estar haciendo trampa, ya que en la lista de 16 pusimos a Steph y Klay Thompson y a KD y Russell Westbrook, pero pienso que cuando miremos a la NBA en algunos años, vamos a descubrir que no valoramos lo suficiente a la dupla de Golden State.

Quizá sea por el odio que despertó en algunos su grandeza o la falsa narrativa de que no disfrutaban jugar juntos, pero en esas tres temporadas, vimos al mejor dúo anotador de la historia. Perdón Kobe y Shaq.

Entre el alcance ilimitado de Steph y la habilidad de Durant para llegar hasta el aro cada vez que se lo proponía, esta pareja prolífica fue totalmente imparable. Ganaron dos títulos y si no fuera por la lesión de Durant en los Playoffs 2019, podrían haber ganado un tercero.

Este dúo siempre será subvalorado, porque naturalmente no los relacionamos, pero sin dudas fueron uno de los mejores en la historia de la NBA.

Gilbert McGregor (@GMcGregor21): Muchas veces nos maravillamos pensando en el que Oklahoma City Thunder tuvo tres futuros MVP al mismo tiempo, llevándonos a especulaciones sobre lo que podría haber pasado con ellos. Pero parece que no valoramos lo suficiente a una pareja de Más Valiosos como la que tuvo Dallas con Dirk Nowitzki y Steve Nash.

Yo también soy culpable. Tuve que revisar el éxito que ambos tuvieron juntos y recordé que compartieron seis temporadas.

Empezó siendo difícil, con los Mavs teniendo un récord combinado de 59-73 en sus primeros dos años, pero en el tercero, Nash se transformó en titular y Dallas rompió con una sequía de 10 años sin Playoffs, ganando 53 juegos en la 2000-2001.

En el 2001, Michael Finley era el hombre en los Mavericks y el único All-Star del equipo, pero en las siguientes dos campañas, Dallas vio como Nash y Dirk se transformaron en estrellas y llegaron a los quintetos del All-NBA. En la 2002-2003, los texanos ganaron 60 partidos y se quedaron a dos victorias de las Finales, perdiendo en las Finales del Oeste ante los futuros campeones San Antonio Spurs.

Después de una derrota en 1° Ronda en el 2004, Nash se fue a Phoenix como Agente Libre, debido a que Dallas dudó en ofrecerle un contrato jugoso, al considerar que no podría jugar más de 32 minutos una vez que pasara los 30 años de edad. Bueno... eso fue exactamente lo que hizo en los Suns, promediando 34,8 minutos en las siguientes cuatro temporadas y ganando el MVP en 2005 y 2006, seguido por Dirk llevándoselo en 2007.

Es claro que Nash, que había entrado a la liga en 1996, solo estaba mejorando con el paso del tiempo y que Nowitzki también se estaba acercando a su tope como jugador. Seguro, el sistema de Phoenix ayudó al canadiense, pero no hay límites para lo buena que podría haber sido esta dupla, en caso de seguir juntos. Haberlos visto ganar un campeonato juntos hubiera sido algo realmente hermoso.

Micah Adams (@MicahAdams13): Los Boston Celtics de la 2007-2008 son tan elogiados como equipo que no estoy seguro de que Kevin Garnett y Paul Pierce obtengan el crédito que merecen como dúo.

Se puede argumentar que Garnett es el mejor jugador defensivo de todos los tiempos. Solo ganó un premio de Jugador Defensivo del Año, pero no estoy seguro que haya alguien más que pueda batallar físicamente con pivots de 2,10 metros, y a la vez anular a los perimetrales más ágiles. Y si bien probablemente se conformó con demasiados tiros a media distancia, su mecánica de lanzamiento hizo que esos disparos a 5 metros fueron prácticamente imposibles de defender.

En cuanto a Pierce, está criminalmente subestimado como anotador en el clutch, siendo capaz de llegar a sus lugares favoritos de la cancha cuando lo requería. Aunque no era un gran defensor, tampoco era un clavo y en un escenario de 2 contra 2 junto a Garnett, su inmenso orgullo y nivel competitivo lo habrían hecho lo suficientemente bueno como para cumplir con el trabajo.

No tienen las estadísticas más llamativas, pero KG y The Truth no habrían retrocedido ante nadie.

Alex Novick (@ANov_SN): En caso de que te lo hayas perdido, los New York Knicks fueron uno de los equipos más fuertes y agradables a principios y mediados de los 90. Durante un período de seis años, de 1991 a 1997, los Knicks usaron un enfoque defensivo y de juego duro para promediar 55 victorias por temporada, mientras lideraban la NBA por un amplio margen en puntos permitidos por cada 100 posesiones (101,7). Solo los Chicago Bulls, Seattle SuperSonics y el Utah Jazz ganaron más juegos durante este tiempo, y ningún equipo era más difícil de enfrentar.

Eran liderados por un miembro del Salón de la Fama como Patrick Ewing, una ex selección general Número 1, cuyas 11 apariciones en el Juego de Estrellas y siete selecciones al All-NBA hablan por sí mismas. Ewing promedió 23,6 puntos, 11,1 rebotes y 2,4 bloqueos del '91 al '97, siendo nombrado tres veces para el segundo equipo All-NBA.

En el extremo opuesto polar de este dúo estaba el no drafteado John Starks. Claramente, Starks no recibe el mismo grado de elogios, estadísticas o antecedentes que poseen la mayoría de los otros jugadores de dúos famosos que estamos discutiendo. Pero no muchos hombres electrificaron a una base de fanáticos como el atlético guardia de 1,90, o tuvieron la capacidad de controlar el impulso de un juego con pura energía en ambos lados del campo.

Pregúntale a cualquier fanático de los Knicks sobre The Dunk.

Durante este lapso de seis años, Starks promedió 15,2 puntos, 4,3 asistencias y 1,3 robos mientras disparaba un 35 por ciento desde el perímetro. Solo cinco jugadores lograron más triples que Starks durante este período, ya que lanzó más de cinco por juego. Nada hacía que el Madison Square Garden explotara más que Starks conectando desde la larga distancia.

Starks, al igual que este dúo, alcanzó su punto máximo en la temporada 1993-94. Este año vio la única convocatoria al All-Star de Starks (promediando máximos de carrera de 19,0 puntos y 5,9 asistencias) y la única aparición en las Finales para esta versión de Knicks, en la que cayeron ante los Houston Rockets de Hakeem Olajuwon en siete juegos. No fue solo Hakeem quien evitó que Ewing y Starks obtuvieran un título, ya que fueron despedidos de los Playoffs tres veces por otro dúo impresionante: Jordan y Pippen.

Se puede argumentar que los Knicks de los 90 fueron uno de los mejores equipos en no ganar un título, a pesar de prosperar durante un período prolongado de tiempo. Y ese anillo faltante es probablemente la razón más importante por la que el dúo Ewing-Starks no recibe la notoriedad que debería tener hoy, fuera de los fanáticos nostálgicos de los Knicks.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Trey Burke Juancho Hernangomez Jakob Poeltl
5 fichajes infravalorados de la Agencia Libre 2020
Agustín Aboy
Harrell
Harrell, nuevo Laker y dolido por los Clippers
Agustín Aboy
demarcus cousins
¡Cousins a Houston!
Agustín Aboy
Anthony Davis, Montrezl Harrell y DeMar DeRozan
El seguimiento de todos los agentes libres 2020
NBA.com Staff
Clippers
Clippers, ¿perdedores de la Agencia Libre?
Agustín Aboy
Andrew Wiggins shot 6-25 on wide open 3s with the Warriors.
Un punto débil en los nuevos Warriors
Juan Estevez
Más noticias