);
San Antonio Spurs

Debate: ¿Cómo resulta el canje Leonard-DeRozan para San Antonio Spurs y Toronto Raptors?

Kawhi Leonard, DeMar DeRozan
Leonard y DeRozan, con destinos opuestos. Getty Images

La noticia del día en la NBA es la confirmación del acuerdo entre San Antonio Spurs y Toronto Raptors para hacer un canje entre varios jugadores que, principalmente, intercambia de franquicia a Kawhi Leonard y DeMar DeRozan, dos estrellas de la competencia. El Staff de NBA.com México analiza cómo podría resulta el cambio para cada equipo.

Leandro Fernández (@FernandezLea)

  • San Antonio, difícil algo mejor. Sí, es cierto que los Spurs pierden a un jugador que supo ser la cara de la franquicia, que los lideró en el último título (2014) y que, la última vez que estuvo sano, fue candidato a MVP y, quizás, uno de los cinco mejores de la NBA. Todo eso está tan claro como que Leonard no quería estar más en Texas. Con su disgusto (más toda la situación que se generó en torno a su lesión), forzar la chance de convencerlo no tenía sentido alguno. Y, por las ganas de Kawhi de irse de cualquiera manera a Los Angeles Lakers en la Agencia Libre del 2019, el margen de negociación no era el ideal. Considerando esto, cómo no felicitar a RC Buford y Gregg Popovich por lo que recibieron por Leonard. DeMar DeRozan es un jugador con experiencia y jerarquía, con el cartel de estrella bien ganado. Es una garantía anotadora y está alcanzando mayor madurez, con una mejor selección de lanzamiento y un salto considerable en un arma que nunca fue su amenaza principal, el triple. Al borde de los 29 años, lo tendrá bajo contrato, mínimamente, hasta la 2019/2020 (con opción de jugador para la 2020/2021), y en modo "revancha" tras salir de Toronto herido por la decisión de la franquicia canadiense. Pop, incluso, puede potenciarlo a su manera. Como extra, llega un interesante centro joven como reserva (Poeltl) y un pick de primera ronda (más allá de su protección 1-20). Todo, por desprenderse de un jugador que, de una manera u otra, lo iba a perder en un año, y por otro (Danny Green) que es una garantía defensiva pero está lejos de poder asumir un rol protagónico. Aplausos, una vez más, para RC Buford. Quizás falte para dar pelea seria en un Oeste salvaje, pero el beneficio de un canje inevitable parece alto.
  • ¿Qué has hecho, Toronto? La derrota en la semifinal de la Conferencia Este en los últimos playoffs, un 4-0 demoledor ante los Cavaliers de LeBron James, fue una daga profunda al corazón de los Raptors. Una daga que generó dos decisiones absolutamente cuestionables. Primero, la de despedir a Dwane Casey, quien terminó siendo el Mejor Entrenador del año, justamente, por generar una gran evolución en el juego de los canadienses, que pasaron de depender de dos jugadores (Lowry y DeRozan) a tener una genial estructura colectiva con uno de los mejores bancos de la NBA. La segunda mala decisión es la de incluir a DeRozan en el canje por Leonard. DeMar, por si no quedó claro, es una estrella probada, es la cara histórica de la franquicia (líder en partidos, minutos, puntos y goles de campo, entre otros apartados), está al borde de sus 29 años, recién llegando a su plenitud y madurez, y con tres temporadas más de contrato. Dejan de lado esas cuestiones por recibir a un jugador con el potencial de un MVP pero, hoy en día, a años luz de esa versión. Las dudas sobre su estado físico son grandes y, sobre todo, su deseo es claro: quiere jugar en Los Angeles Lakers. Toronto puede haber dado al mejor jugador de su historia, quizás, por apenas un año de un Leonard disgustado (hay reportes de que no quiere jugar en Canadá). ¿Vale la pena tanto por tan poco? Al menos, hay que admirar el optimismo de Masai Ujiri, Presidente de Operaciones de básquet, quien piensa que puede convencer a Kawhi de una renovación con ellos.

Matías Baldo (@matiasbaldo)

  • San Antonio Spurs, el enésimo acierto. R.C. Buford y Gregg Popovich estaban contra las cuerdas. Kawhi Leonard, quien se convertirá en agente libre el año próximo, había filtrado por intermedio de su polémico entorno que no pensaba volver a vestir la camiseta de los Spurs y que, en caso de ser traspasado, no renovaría con ninguna franquicia a la que fuera transferido. Esa declaración de intenciones bajó drásticamente su valor en el mercado, una pésima noticia para un San Antonio que inmediatamente supo que no iba a obtener lo que merecía por un jugador que, sano, es uno de los tres mejores de la liga. En Los Angeles Lakers, el destino preferido de Kawhi, se habían decidido a esperar un año para llevárselo gratis. Ni Boston Celtics ni Philadelphia 76ers, con el riesgo inminente y concreto de que Leonard decida no seguir después de esta temporada, entregarían activos de importancia. Las opciones de San Antonio, condicionadas por la voluntad de su estrella, eran cada vez peores. Entre la oscuridad, sin embargo, apareció la luz. San Antonio obtuvo a una estrella, un jugador joven de futuro interesante y un posible pick a cambio de un jugador que es pura incertidumbre. El trade es un gran triunfo para los Spurs. Pese al descontento inicial de DeRozan, probablemente terminará agradeciendo su llegada a la franquicia texana. En tanto, San Antonio obtuvo a dos jugadores preparados para seguir compitiendo ya mismo, un desenlace más que positivo para una novela eterna que amenazaba con destrozar las opciones de los Spurs en el corto plazo. Buford y Popovich lo hicieron otra vez.

  • Toronto Raptors, una apuesta demasiado arriesgada. Masai Ujiri decidió correr el riesgo: entregó al emblema de la mejor etapa de la historia de los Toronto Raptors a cambio de Kawhi Leonard, un jugador cuya continuidad en la franquicia es casi imposible más allá de esta temporada. Después de su última eliminación frente a LeBron James en el Este, la gerencia de los Raptors entendió que el proyecto estaba estancado, despidió a Dwane Casey y se deshizo de la piedra basal de su sistema. Hay una única explicación lógica para el desembarco de Kawhi: Ujiri, quien desde hace varias temporadas pretende impulsar una reconstrucción en los Raptors, está decidido a renovar a Toronto desde sus cimientos pero, antes de hacerlo, apostará por una temporada con Leonard como emblema y Lowry como segunda opción ofensiva. Si Leonard recupera el nivel que mostró hace dos temporadas, Toronto tendrá a un serio candidato a MVP, capaz de liderar a los Raptors en ambos costados de la duela. Además sumaron a Danny Green, un gran defensor perimetral. El problema de Toronto es su futuro. Si no logran convencer a Leonard, habrán entregado demasiado por un año de un jugador que viene sin continuidad y disconforme con su arribo al territorio canadiense. Hay realmente muy pocas chances de que Kawhi renueve con Toronto. El caso de Paul George es una pequeña esperanza para Ujiri, aunque la oferta de los Raptors sea muchísimo menos tentadora que la de Oklahoma City Thunder. La renovación, con LeBron ahora en el Oeste, parece inoportuna. Toronto coquetea con el fracaso.

Pablo Schatzky (@pchaski)

  • San Antonio Spurs, sacándole jugo al asunto. "Oye, Kawhi, ¿no quieres jugar más con nosotros? ¿Ni siquiera te interesamos como para que apotes a tus compañeros en los playoffs? Mucha suerte en Los Ángeles, perdón, Toronto, bueno, casi lo mismo". Los Spurs, que dilataron el traspaso del MVP de las Finales 2014 el mayor tiempo posible para maximizar su recompensa, se consiguieron uno de los mejores acuerdos posibles en los papeles. Porque hay una realidad: DeRozan fue deportado del lugar que lo hacía feliz. Era la cara de la 'lealtad', con esperanzas de llevar a los Raptors a lo más alto y liderando a la franquicia en casi todos los aspectos de juego. Hay que ver sus ganas de realizar lo mismo en San Antonio, Texas, a 2318 kilómetros de su casa. Con la certeza de que perdían a Leonard, los Spurs consiguieron otro All-Star más un primer pick del año que viene que viene a salvar la idea de Popovich y Buford de continuar siendo "los eternos contendientes" al título. Quizás este sea el año que menos chances tengan de los últimos tiempos, pero el futuro pasó de ser oscuro a tener distintos halos de luz al final del túnel.

  • Toronto Raptors, una incertidumbre. Kawhi Leonard quiere jugar en Los Ángeles. Eso es un hecho, no una opinión. Realmente no sabemos qué puede suceder con él esta temporada: puede volver a ser ese dos veces Mejor Jugador Defensivo de la NBA o puede desaparecer durante gran parte de la temporada por una lesión que debe ser consultada por veinte equipos médicos distintos. Además, el caso Paul George en OKC parece ser muy distinto a este: ¿Qué tienen en Toronto para tentar a Kawhi que no tengan los Lakers y LeBron? Los Raptors fueron el mejor equipo del Este en una Conferencia DOMINADA por LeBron James durante ocho años consecutivos. Justo, ¡justo!, cuando el Rey deja el trono para irse a Los Ángeles, deciden intercambiar a quien siempre defendió sus colores y les dio grandes alegrías a los fanáticos canadienses. Lowry se queda sin su batman. Ujiri pateó la columna vertebral con los despidos de Casey y la partida de DeRozan. Pero, ¿quién sabe? Estas palabras pueden ser arrojadas al cesto de basura por las manos más grandes de la humanidad. Quizás Kawhi Leonard quiere demostrarle al mundo que está más vigente que nunca y jugar aislado todas las posesiones para promediar 30 puntos y 5 robos por juego. Realmente, el futuro inmediato de los Raptors es una incertidumbre.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

alvin-gentry-060718-ftr
Alvin Gentry, confirmado en los Pelicans
Pablo Schatzky
lowry-curry-061719-ftr-getty.jpg
Los Warriors felicitaron a los Raptors
Staff NBA.com
MIP
¿Quién será el jugador de mayor progreso?
Pablo Schatzky
Horacio Llamas
Llamas: “Ya se acabó que cada quien jale para su lado”
Carlos Herrera Luyando
Alexander-Walker-ftr.jpg
¿Quién es Nickeil Alexander-Walker?
Eric Fawcett
Jorge Gutiérrez
Jorge Gutiérrez sobre ser coach: "Es una posibilidad"
Carlos Herrera Luyando
Más noticias