Phoenix Suns

El caso Deandre Ayton, la renovación de Mikal Bridges y las intenciones de Phoenix Suns

Phoenix Suns alcanzó las Finales de la NBA 2021 en su regreso a los Playoffs tras una década. Era el equipo de Chris Paul y Devin Booker, pero también del entrenador Monty Williams. Es imposible entender el éxito de la franquicia sin su figura. Además, Monty fue clave en la explosión del otro gran taleno joven, del número uno del Draft 2018, Deandre Ayton. Sin embargo, en el desierto comienzan la nueva temporada temiendo la vuelta de los fantasmas del pasado.

Más | Deandre Ayton, Collin Sexton y los otros jugadores del Draft 2018 que serán agentes libres

En la noche del 21 de junio de 2018 apenas había debate sobre quién sería la primera elección. Los Suns, hundidos en los peores años de su historia, suspiraban por encontrar en Ayton el combo interior perfecto para el talentoso Booker. "Los nuevos Kobe y Shaq", aventuró incluso el bahameño antes de ser elegido. Él sabía que su nombre sería el primero mencionado por Adam Silver en aquella velada. Estaba la desconocida figura de Luka Doncic, cuya unión con Devin intrigaba al propietario Robert Sarver, pero diferentes cuestiones, entre ellas, las relaciones de la Universidad de Arizona con los Suns, indicaron el camino: Ayton sería el número uno del Draft y el pivote con el que Phoenix buscaría regresar a los Playoffs.

Han pasado más de tres años desde aquel 21 de junio, fecha en la que los Suns también obtuvieron a Mikal Bridges vía traspaso con los Sixers. El tiempo da la razón a la directiva, que logró en pocas horas dos piezas básicas del proyecto actual. Sin el trabajo en el día a día de Monty y sin la implicación del GM James Jones hubiese sido imposible poner fin a la sequía de la postemporada, pero es innegable que en Bridges y Ayton la franquicia encontró dos titulares indiscutibles para la NBA actual. Un alero de 25 años usado como 3&D, aunque la etiqueta le queda corta; y un pivote grande y móvil de 23, con facilidad para anotar y, sobre todo, dispuesto a sacrificar su uso ofensivo en pos del equipo.

Durante las últimas semanas, las noticias señalaban que la organización era reacia a soltar importantes sumas en las renovaciones de ambos. Esta historia apenas sorprende. Bajo la propiedad de Sarver, que también adquirió el 77% de las acciones del Real Mallorca en enero de 2016, la norma ha sido clara: dar extensiones multimillonarias a las verdaderas estrellas del conjunto.

No hubiese sorprendido que los Suns hubiesen ido a la Agencia Libre restringida con ambos, aunque al final solo irá uno. Bridges logró la renovación que buscaba: 90 millones de dólares por cuatro cursos. Es decir, una media de 22,5 para un jugador que viene de promediar 13,5 puntos, 4,3 rebotes, 2,1 asistencias, 1,1 robos y 42,5% en triples. ¿Exagerado? Analicemos su caso antes de continuar.

¿Cuánto vale Mikal Bridges en la NBA de 2021?

Es difícil tirar una comparación justa para Bridges, así que lancemos un par de datos antes. ¿Cuántos aleros de entre 1,96 y 2,06 metros de altura han promediado más de un 37% en triples con un mínimo de cuatro intentos por partido y al menos un voto para los mejores quintetos defensivos de la temporada?

En la 2019-2020 solo cuatro jugadores cumplieron estos estándares: tres All-Stars en Kawhi Leonard, Khris Middleton y Jayson Tatum, y un Jaylen Brown que sería All-Star al curso siguiente. En la 2020-2021 tuvimos diez jugadores: tres All-Stars en Kawhi, Jaylen y Paul George; cuatro aleros que cualquier equipo querría como Danny Green, Kentavious Caldwell-Pope, OG Anunoby y Jae Crowder (salvo este último, que ha jugado dos Finales seguidas, el resto son campeones de la NBA); el octavo, Robert Covington, 3&D de referencia en la liga cuyo precio en su último traspaso fue de dos primeras rondas; y el noveno, un Andrew Wiggins reconvertido a ejecutor cuyo encaje en los Warriors relanza su carrera.

¿El décimo? Mikal Bridges. De la lista anterior es el que menos experiencia en la NBA acumula y posiblemente uno de los últimos que la mayoría de aficionados señalarían como 3&D de referencia con tanto nombre ilustre. Más pequeño que Covington o Crowder; similar a Danny Green en varios aspectos, aunque con más talento para anotar; y de una energía que recuerda a KCP, aunque, de nuevo, con mayor margen de mejora y capacidad para impactar en encuentros.

En The Athletic lanzan una interesante comparación de su contrato con la extensión que firmó Green con los Spurs en 2015, después de reivindicarse entre el gran público con sus actuaciones y el título de 2014 ante Miami Heat. El tirador firmó por cuatro años y 40 millones, a 10 por curso, y su contrato representaba el 15% del espacio salarial de aquel momento. Si comparamos con el caso Bridges, el alero representará el 17% del cap de Phoenix en la 2021-2022, mientras en la 2022-2023 subirá al 18%. Los dos últimos años pueden verse afectados por el nuevo contrato televisivo y que su parte del pastel se reduzca.

Visto esto, ¿podemos decir que Phoenix se ha pasado en la renovación de Bridges? Está ya en la élite defensiva de la NBA, fue uno de los tiradores complementarios más fiables y destaca por su juego sin balón. Por si fuese poco, hizo la formación completa con Villanova y allí fue campeón. Tiene experiencia, IQ y margen para mejorar. De hecho, este último curso dio muestras superiores de su crecimiento como anotador a los tres niveles. En la NBA actual abundan los aleros, pero no hay muchos como Mikal.

Deandre Ayton y los Suns, apuesta por partida doble

Ayton quería el máximo salarial de cinco temporadas y 172,5 millones de dólares, cifra que puede ascender en función de objetivos. El pivote vio en las semanas anteriores como otros de sus compañeros de camada cerraban ese tipo de extensiones. Luka Doncic, Trae Young, Shai Gilgeous-Alexander y Michael Porter Jr lo conseguían, pero Ayton no.

Desde la organización no ven al #22 en el mismo nivel que los otros jugadores. Mientras Ayton quiere el máximo que cree merecer, Phoenix no se plantea darle esa cifra en cinco años. En los últimos días barajaron la posibilidad de darle el máximo por tres o cuatro cursos, pero ¿qué diferencia hay? Una importante: si firmaban el máximo de tres años, esta sería la imagen del contrato:

  • 2022-2023: $35,700,000
  • 2023-2024: $38,556,000
  • 2024-2025: $41,412,000

En cambio, si el acuerdo alcanzaba las cinco temporadas, las dos últimas añadirían una carga salarial enorme. Alcanzaría casi los 50 millones con 29 años:

  • 2025-2026: $44,268,000
  • 2027-2027: $47,124,000

¿Es Ayton un jugador al nivel de tal renovación? En los Playoffs vimos un importantísimo paso adelante por su parte. De hecho, si la aventura de los Suns hubiera terminado de otra forma, o no hubiese tenido al cinco rindiendo así, ni siquiera habría debate sobre el máximo. En temporada regular fue de nuevo inconsistente, siendo capaz de lo mejor y lo peor en ambos lados de la cancha.

Pese a los Playoffs realizados, la realidad es que Deandre tiene todavía mucho que demostrar. Si los Suns hubiesen sido campeones, seguramente se hubiera soltado la extensión, pero no es el caso. Ayton rechazó tiros por petición del staff técnico para centrarse en defensa. Su labor en ataque es importantísima, pero no a nivel ejecución. Bloquear, arrastrar defensores y atacar el rebote ofensivo son las principales tareas, y es que ahí reside el quid de la cuestión.

La apuesta es de doble vía, ya que Phoenix pone en entredicho la química del bloque al rechazar una renovación que se daba por cerrada, pero también pueden ganar muchísimo en el aspecto económico si aciertan con esta apuesta. Por otro lado, la posibilidad de perder a Ayton gratis empieza a sonar. Sería un escenario horrible para la franquicia, uno indeseado. Y por el lado del pivote, si no repite rendimiento en la 2021-2022, y lo mejora en temporada regular, perderá dinero y credibilidad.

La renovación de Landry Shamet muestra hacia dónde miran los Suns

Landry Shamet llegó traspasado a Phoenix el pasado 6 de agosto a cambio de Jevon Carter y el novato Day'Ron Sharpe. Monty persiguió su fichaje en la offseason posterior al título de Lakers e hizo lo mismo tras las Finales perdidas. Coincidió con el tirador en Philadelphia, con el que cuajó una notable relación. Lo considera una mejora sustancial por el estilo de los Suns. Una incorporación destinada a tener un suplente real para Booker, único escolta al uso en el plantel, y también pensando en reforzarse para los Playoffs.

Pese a que el ojo diga lo contrario, los Suns no fueron de los equipos que más triples lanzaron en Playoffs. De hecho, fueron 14º de 16 en intentos por 100 posesiones, ubicándose en la 8º posición en acierto (37,6%). Es más, lanzaron menos que en la temporada regular (de 34,9 a 30,9) y el acierto fue similar. La fuerza de la ofensiva residía en el pick&roll ejecutado por el manejador (23,9% de frecuencia, 5º), acción en la que Paul y Booker lanzan y Ayton bloquea.

Más | El panorama de Phoenix Suns para la temporada NBA 2021-2022 tras sus movimientos en el mercado

Mientras uno de los dos All-Star actúa sin la pelota, algo que pueden hacer de maravillas gracias a su tiro exterior, el otro danza con el bloqueo directo de Ayton. Bridges corta y se mueve sin balón; Jae Crowder tira triples con la confianza de Stephen Curry; y Cameron Johnson, quien debería asumir buena parte de la cuota de triples de Crowder, aprovecha al máximo los espacios. Los Suns querían a Shamet, a un pivote suplente de garantías en JaVale McGee y les faltó la incorporación de Jeff Green, principal objetivo en el forward. Los tres, perfectos para el estilo que predican.

En ese contexto se entiende que hayan soltado de forma rápida la renovación a Shamet, sin ni siquiera debutar. El tirador, quien también ofrece dosis de generación y defensa de nivel medio, rubrica por cuatro años y 42,5 millones, aunque los dos últimos están parcialmente garantizados y cubiertos con opción de equipo. Cobrará 9,5 y 10,25 millones, por lo que el movimiento se traduce en otra incorporación por el valor de la excepción de nivel medio, herramienta que ya gastaron en el fichaje de Crowder.

¿Qué nos dice esto? Lo que buscan los Suns. Atan rápido a Shamet porque encaja, es del gusto de Monty y llega para tener minutos como reserva de Booker, pero también junto a él, y a su vez rechazan darle el máximo a su pivote de notables Playoffs porque consideran que no vale el máximo salarial. Ahí va un dato: de los pivotes de los últimos Playoffs con al menos 25 minutos por noche (15 jugadores) solo Kristaps Porzingis, Rudy Gobert, Tristan Thompson y Clint Capela tienen un uso ofensivo inferior al 15,9% de Ayton. Phoenix no invierte en el ataque de su número uno del Draft y por ahí apuntan los tiros de evitar darle una renovación del tamaño de un All-Star de primera línea, porque los Suns dan a Ayton un uso que no corresponde con el tipo de jugador que es.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

LeBron James, Wilt Chamberlain y Stephen Curry
Las mejores rachas de triunfos en la NBA
NBA.com Staff
Suns
Phoenix enjauló a Steph y llegó a los 17 seguidos
Juan Estevez
Booker
Booker, lesionado en el Suns-Warriors
Juan Estevez
Harden
Los Nets se llevaron un clásico apasionante
Juan Estevez
LeBron James
LeBron entró al protocolo de salud y seguridad
NBA.com Staff
Stephen curry Chris Paul
Warriors-Suns, capítulo I: ¿quiénes son sus rivales?
Nacho Losilla
Más noticias