);
Toronto Raptors

Los cinco estados del histórico Concurso de Volcadas de Vince Carter en el 2000

El final de la temporada 2019-2020 de los Atlanta Hawks nos llevaba a concluir que Vince Carter ya había jugado su último partido como profesional, pero faltaba la confirmación oficial. Finalmente, la misma llegó este jueves, a través de su podcast "Wingin It", en el que el alero anunció que dejaba la actividad.

Más | Vince Carter confirmó su retiro: "Estoy agradecido de poder dejarlo cuando yo quería"

Si bien su legado, como el de todo futuro Salón de la Fama, está marcado por diferentes momentos, actuaciones y jugadas, probablemente no haya nada que venga más rápido a la mente que su participación en el Concurso de Volcadas del 2000.

Hoy, en un contexto que no solo nos lleva a mirar al futuro, aguardando por la reanudación de la temporada, sino también a valorizar y volver a visitar los hitos más importantes del pasado de la liga, decidimos viajar 20 años atrás a Oakland y analizar esa consagración de Carter de una manera diferente.

Y si ya nos dimos la posibilidad de retroceder 20 años, permítannos que la guía de nuestro repaso no sea el orden cronológico, sino las diferentes emociones que generaron los vuelos de Carter. Una progresión que redondeó quizá, la mejor actuación que se haya visto en un All-Star. Porque no fueron solamente las acrobacias del alero las que quedaron grabadas en nuestra memoria, sino también todo lo que rodeó a cada uno de sus despegues.

Muchas veces, la mejor manera de contextualizar un hecho histórico pasa por centrarse en el impacto que genera en los contemporáneos. Y eso será exactamente lo que haremos a continuación.

Desilusión

Nuestro principio, es el final. Cuando los presentes en el Oakland Arena se dieron cuenta que Carter se estaba preparando para volcar el balón desde la línea de tiros libres, la reacción fue inmediata y espontánea. ¿Podía repetir lo que alguna vez había logrado otro Tar Heel como Michael Jordan, en su histórica batalla contra Dominique Wilkins?

Después de todo lo que ya había hecho aquella noche, la sensación era que si había alguien capaz de igualar a Mike, ese hombre era Air Canada.

Arranca la preparción. Expectativa, emoción, ansiedad... el público se va poniendo de pie.

Sus colegas están listos para explotar...

¡Ahí va Vince!

Imposible disimular la desilusión.

Seamos sinceros, el desenlace del título de Carter no estuvo a la altura del resto de la noche. Precisaba 42 puntos para quedarse con el Concurso y no tomó riesgos innecesarios. No lo culpamos.

La volcada estuvo bien y no vamos a restarle su mérito... pero todos esperaban más. La imagen de Isiah Thomas sentándose lo dice todo. Como también lo hacen los rostros indiferentes de George Gervin y Cynthia Cooper, jurados de aquel histórico evento.

Lamar Odom y Derek Fisher, años antes de que sus caminos se encontrasen en los Lakers, tampoco quedaron especialmente asombrados. Pero tranquilos, ya será tiempo de emociones más fuertes.

Aprobación

Nuestra siguiente palabra clave es aprobación, vinculada al 180 grados desde la línea de fondo que realizó Carter en su segunda pasada de la 1° Ronda. Correcta y válida para obtener unos benévolos 49 puntos de parte del jurado. Pero nada del otro mundo.

Parte del público también dio su veredicto, sin desbordar entusiasmo.

Aprobado... pero necesitamos más. Queremos algo inolvidable, ¡algo que haga historia!

Asombro

Y entonces empezó el show. Literalmente, porque nuestro repaso llega a la primera volcada de Carter en la noche californiana. Vaya manera de arrancar.

El 360° de Carter es recordado como una de las mejores volcadas en la historia del evento y nos dejó reacciones inolvidables de un público asombrado por lo hecho por el chico de Daytona Beach.

Los "10" de unos enfervorecidos fanáticos inundaron las tribunas.

El histriónico Shaquille O'Neal no podía creer lo que sus ojos habían visto a través de la lente de su cámara.

¡La alegría de Dikembe!

¡El impacto en Ray!

Y sobre todo, las ganas de ver la acción una y otra vez, buscándole alguna explicación lógica a semejante demostración de potencia y capacidad atlética.

Conmoción

De todas formas, hay una diferencia importante entre asombrar y conmocionar. Y lo que hizo Carter con su cuarta volcada de la noche, fue exactamente lo segundo.

Fue tal el impacto de tener a Carter colgado del aro por el codo, que nadie entendía realmente lo que había sucedido. Ni una bestia física como Shaq...

... ni un base de 1,90 como Steve Francis, quien dicho sea de paso, también alcanzó la ronda final de aquel evento. Carter dejó a todos con la boca abierta, incluso a sus propios competidores.

Ahora Thomas sacaba a relucir su característica sonrisa...

Y hasta un Michael Keaton acostumbrado a interpretar superhéroes no lograba salir de su asombro. ¡Mitad hombre, mitad maravilla!

Frenesí

¿Están listos para el grand finale?, ¿preparados para la acción que terminó de catapultar a Carter al Olimpo de los mejores volcadores de todos los tiempos? Abróchense los cinturones, porque aquí vamos.

Para esta pasada, la tercera de la noche de la estrella de los Raptors, recibió ayuda de su primo Tracy McGrady, quien acabaría tercero en las posiciones finales del evento.

La complejidad fue excepcional, especialmente en una época en la que no era tan común ver trabajo en equipo en el Concurso. Y menos de parte de un rival directo como T-Mac.

¿Listos? Pase de pique y...

¡Boom! Locura total en el estadio...

¡Frenesí hasta de los propios jurados!

Un Isiah Thomas desencajado...

... llegando al punto de rendirse a los pies de Carter, mientras en un segundo plano, Kenny Smith (también en el jurado) le ofrecía sus reverencias al maestro.

Rostros que reflejaban la más pura felicidad, aún varios segundos después de consumado el hecho.

No había nada más para agregar. "Señoras y señores, se terminó". Y definitivamente, se había terminado.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Los Angeles Lakers
El milagro de AD salvó a los Lakers ante los Nuggets: 2-0
Agustín Aboy
LeBron James Mike Malone
Mike Malone y lo más peligroso del juego de LeBron James
Agustín Aboy
WNBA
La WNBA pospuso el primer partido entre Storm y Lynx
Agustín Aboy
LeBron
LeBron James y el estudio del noqueador
Juan Estevez
Davis
Denver y el desafío de frenar a Anthony Davis
Juan Estevez
Smart
El efecto Smart: Boston y su defensa ante Dragic
Juan Estevez
Más noticias