);
NBA G-League

Cinco jugadores de la NBA G-League que destacaron en la temporada 2019-2020

La capacidad de atracción de la NBA hace que se tienda a dejar de lado a su liga secundaria, la G-League, el espacio donde las jóvenes promesas y jugadores en busca de labrarse una carrera encuentran el espacio donde poner a prueba sus talentos y medirse entre iguales.

MÁS | Las mejores temporadas de jugadores que brillaron en la G-League antes de asentarse en la NBA

Una competición que ha ido creciendo año tras año y ganando en importancia por las diferentes figuras que han emanado de ella, consiguiendo hacerse un hueco en la mejor liga del mundo y sirviendo de ejemplo para las generaciones venideras. Perfiles de la talla de Robert Covington, Clint Capela o más recientemente Duncan Robinson marcan el camino para otros profesionales del baloncesto que en primera instancia no se han hecho con un contrato o un rol concreto en las diferentes franquicias NBA.

Con el anuncio de la suspensión de lo que restaba de temporada regular y la posterior disputa de los Playoffs de la G-League el pasado 4 de junio, llega el momento de analizar y destacar a aquellos jugadores que mejor rindieron dentro de la liga de desarrollo y que podrían llamar la atención de algunos equipos.

Menciones de honor: Kyle Guy (21 puntos y 4 asistencias de media), Bryce Brown (16 puntos y 3 triples de media), Keldon Johnson (20 puntos y 5 rebotes de media) y Erik Mika (18 puntos y 12 rebotes)

MÁS | Entrenadores que estuvieron en la G-League y dirigieron un equipo en la NBA

#1 - Marial Shayok

  • Estadísticas: 23,0 puntos, 5,8 rebotes y 3,8 asistencias
  • Punto fuerte: Juego de 1 contra 1

La eterna comparación del jugador canadiense con Kevin Durant siempre le precede. Y no es porque Shayok vaya a ser el heredero del dos veces MVP de las Finales sino porque las similitudes visuales en su despliegue técnico saltan a la vista con tan solo verlo. En apenas una temporada en la G-League el jugador perteneciente a los Philadelphia 76ers y asignado a los Delawere Blue Coats ha demostrado tener el potencial suficiente para encajar a la perfección en la mejor liga del mundo por su combinación de agilidad motriz, plasticidad en el dribbling y efectividad cerca del aro.

Shayok ha sido uno de los nombres propios siendo el máximo anotador del equipo y el segundo máximo de la liga entre aquellos que hayan jugado un mínimo de 25 partidos, haciéndolo además con unos buenos porcentajes de acierto de cara al aro, con un 45% en tiros de campo y un 35% en triples, más que destacable para alguien que está lejos de ser un tirador fiable.

Aprovechando el tipo de juego rápido y volcado a la transición de la G-League, el canadiense se ha adaptado rapidísimamente a la liga, consiguiendo explotar la amplitud del campo para percutir en ventaja hacia el aro y en algunas ocasiones como ejecutor desde el exterior.

Lo que más destaca de Shayok es su enorme abanico de recursos a la hora de finalizar, combinando los multiapoyos en diferentes direcciones con los que zafarse de sus defensores con un cambio de ritmo en el proceso, que le hace una máquina de anotar en situaciones individuales con balón. Su asignatura pendiente en la parte ofensiva sigue siendo el juego de bloqueo directo, donde evidencia sus carencias en el uso de ambas manos, sufriendo bastante ante defensas agresivas y que le niegan la pantalla.

#2 - Tremont Waters

  • Estadísticas: 18,0 puntos, 3,2 rebotes y 7,3 asistencias
  • Punto fuerte: Tiro sobre bote

Un base que ha hecho de su hándicap físico una baza a favor, pues su 1,78 metros de estatura no solo no le ha impedido dejar buenas sensaciones, sino que ha sido uno de los más destacados a nivel general de toda la G-League. Lejos de ser un base tradicional, Waters encarna el modelo moderno de point-guard, un jugador con recursos de sobra para anotar por su propia iniciativa, con creatividad para el juego de pick&roll y la visión necesaria para ejercer en su posición.

Aunque el jugador de Boston Celtics afiliado a los Maine Red Claws no es un pasador puro, sí que ha dejado una buena impresión en ese sentido en su primer año en la competición acabando como el sexto máximo asistente de toda la G-League. Su cuidado del balón es la gran tarea que tiene por mejorar el producto de LSU, pues a pesar de los 7 pases de canasta que ha promediado es inevitable mencionar el alto volumen de pérdidas (3,6), lo que da una proporción de 2,1 asistencias por cada pérdida cometida.

Por otro lado, lo que más destaca de Waters es la facilidad con la que se para, cuadra y eleva desde la larga distancia tras bote. Lector como pocos de la defensa rival en el bloqueo directo, el base de Red Claws ha anotado el 58% de sus triples tras bote con un 35% de acierto, más que reseñable para un debutante en la competición. La defensa sigue pesando mucho en su perfil por la posición que ocupa, algo derivado de su físico, pero que si es capaz de mejorar tendrá un hueco asegurado en cualquier rotación de la NBA.

#3 - Jaylen Nowell

  • Estadísticas: 21,1 puntos, 5,8 rebotes y 3,8 asistencias
  • Punto fuerte: Juego sin balón

Un alero físico y de corte clásico cuyo buen papel a lo largo de toda la temporada en la liga de desarrollo le llevaron a ganarse un puesto en los Minnesota Timberwolves en los últimos 15 partidos de la temporada regular en la NBA. Aprovechando cada oportunidad de la que dispuso Nowell en la cancha con los Iowa Wolves, acabó por ganarse la confianza de Ryan Saunders. Su rapidez de piernas al igual que su coordinación le permiten marcar la diferencia en cada ocasión que le realizan un bloqueo indirecto, consiguiendo zafarse de la defensa y ganando unos metros que acaban por ser claves en la resolución de la acción.

Máximo anotador de su equipo en los 26 partidos que disputó, el jugador formado en Washington ha dado un paso adelante en ataque comparado con lo visto de él en college, alargando su rango de tiro y traduciéndose esto último en una media de 3 triples por encuentro con un acierto del 45% sin ser precisamente un tirador de volumen.

Nowell aprovecha su 1,98 metro para moverse entre líneas con una facilidad que llama la atención y sin desperdiciar los pases de sus compañeros, algo que se justifica con un dato: que el 48% de sus puntos hayan venido tras asistencia, siendo estos principalmente desde la línea exterior. No obstante, la creación con balón le cuesta y tiende a derivar en posesiones eternas y sin un rumbo claro por su falta de creatividad sobre bote.

#4 - Christ Koumadje

  • Estadísticas: 11,3 puntos, 10,9 rebotes y 4,0 tapones
  • Punto fuerte: Tapones

Una auténtica bestia bajo los aros. Con sus 2,24 de estatura y procedente de Chad, Christ Koumadje ha sido una auténtica revelación en esta temporada de la G-League. Todos los focos han sido para Tacko Fall pero el interior de los Delaware Blue Coats no merece quedarse atrás. Mucho más móvil, coordinado y determinante en defensa, el africano ha sido la llave en la parte de atrás para los suyos, promediando 101 de Defensive Rating con un +9 de positivo en Net Rating. Cuando Koumadje no ha estado en acción, el rendimiento de los suyos se ha resentido considerablemente, pasando de 101 a 108 puntos recibidos por 100 posesiones rivales.

Aunque sin duda lo que más llama la atención y destaca de su perfil es su increíble habilidad para el tapón. Con un promedio de 4 por encuentro que supone la máxima de la liga desde los 4,1 de Chris Boucher el pasado curso o los 4,4 de Jordan Mickey en 2016. Christ Koumadje ha marcado la diferencia (y mucho) ante cada penetración o incursión rival. Para que nos hagamos una idea, el africano ha representado el 82,6% de los tapones totales del equipo, capturando en consecuencia casi el 33% de los rebotes defensivos disponibles.

Espera al momento adecuado desde el lado débil y penaliza al máximo las incursiones del equipo rival en la pintura con una rapidez insólita para un jugador de semejante tamaño que le hacen único en ese sentido.

#5 - Devontae Cacok

  • Estadísticas: 19,4 puntos, 11,9 rebotes y 65% en tiros de campo
  • Punto fuerte: bloqueo y continuación

El jugador de los South Bay Lakers ha sido la perla del equipo afiliado a Los Angeles, representando un tipo de jugador muy buscado en Europa y que en la NBA ha caído un tanto en el abandono por la evolución del juego. Un cuatro clásico en su máxima expresión, cuyo hábitat natural no ha sido otro que la pintura y los aledaños del aro. Devontae Cacok ha anotado el 85% de sus puntos a menos de 1,5 metros del aro, siendo la mayoría de estos a través de asistencia, lo cual no desmerece en absoluto su buen rendimiento como justifica el increíble 67% de acierto que ha acumulado en estas distancias.

Cacok es puro físico, verticalidad y rapidez de movimientos rumbo al aro. Un perfil capaz de elevarse por encima de sus defensores con relativa facilidad y aguantar el contacto de las ayudas desde lado débil con las que frenar su impacto en la continuación del pick&roll. El hecho de haber compartido cancha la mayor parte del tiempo con un gran base como Wayne Selden le ha hecho mucho más fácil al jugador de 23 años para su adaptación a la G-League.

Este interior entra por los ojos por su despliegue ofensivo, no tanto defensivo donde sufre más, pero haciendo de sus 2,07 metros de estatura una magnífica baza para dar comienzo a su carrera.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Nikola Jokic Jamal Murray
El panorama de los Nuggets para la 2020-2021
Agustín Aboy
Los Angeles Lakers
5 datos de la clasificación de Lakers a las Finales
Leandro Fernández
LeBron James
LeBron hace historia con sus 10° Finales NBA
Leandro Fernández
LeBron James
Un majestuoso LeBron metió a los Lakers en las Finales
Leandro Fernández
Erik Spoelstra
Miami y su mala noche en triples vs. Boston
Carlos Herrera Luyando
Zach LaVine
LaVine, feliz con la contratación de Donovan
Carlos Herrera Luyando
Más noticias