);
Brooklyn Nets

Brooklyn Nets y el dilema de los pivotes: entre Jarrett Allen y DeAndre Jordan

Brooklyn Nets tuvo un acierto grande en el Draft 2017, uno llamado Jarrett Allen. Escogieron al pivote de 19 años recién cumplidos y rápidamente fueron testigos de su buen rendimiento: el texano se ganó la titularidad para el final de su temporada de novato y fue revelación en su segunda campaña, promediando 10,9 puntos, 8,4 rebotes y 1,5 tapones por encuentro en un equipo de Playoffs. Con un jugador atlético, muy joven y rendidor en la pintura, parecía que los Nets tenían sus asuntos en la pintura solucionados de cara al futuro.

Por eso llamó tanto la atención la contratación de DeAndre Jordan en la offseason de 2019, entre las llegadas a New York de Kevin Durant y Kyrie Irving. El ex jugador de LA Clippers, de 31 años y entrando a la curva descendente de su carrera, no solamente tiene características muy similares a las de Allen por lo que resulta inviable poner a los dos juntos en cancha, sino que rubricó un contrato de 40 millones de dólares por cuatro años, algo que lo tendrá en Brooklyn hasta unos meses antes de su cumpleaños número 35. Jordan terminó sacando en esa agencia libre un monto que nadie esperaba para él.

Su llegada a los Nets tuvo mucho que ver con la de los dos objetivos que buscaba el ejecutivo Sean Marks: Durant e Irving. Gran amigo de ambos desde la conquista de los Juegos Olímpicos Río 2016, el base y el alero resignaron algo de dinero para que el pivote también pueda sumarse a la franquicia. Ahora, ¿que pasaría con Allen?

Lo que vimos en la última temporada fue que su titularidad se vio respetada por Kenny Atkinson, aunque todo cambió con la salida del entrenador. Jacque Vaughn utilizó a Jordan como el pivote abridor en sus dos partidos previos a la pandemia. Luego, en el reinicio en Orlando, el lugar volvió a ser de Allen pero porque DAJ no estaba con el equipo.

MÁS | Agencia Libre 2020: cuatro posibles destinos para Joe Harris

¿Qué sucederá con el nuevo entrenador Steve Nash? ¿Se subirá al tren de Allen? ¿O para los Nets es mejor buscar un traspaso por él antes de que sea agente libre (restringido) en 2021? Si quieren ir con todo por el título, que según Nash es el objetivo, hay cosas que les convienen más que tener a dos pivotes similares en la rotación, pero eso también significaría entregar todo el futuro promisorio que tiene Allen, de apenas 22 años.

Veamos que nos dicen los números respecto a su comparación con Jordan y, de paso, revisamos algunos escenarios posibles de traspaso del pivote que utiliza la camiseta número 31 de los Nets.

Allen aportó 11,1 puntos, 9,6 rebotes, 1,6 asistencias, 1,3 tapones y 0,6 robos por partido en la 2019-2020, jugando 26,5 minutos por encuentro. Hizo esto con un 64,9% de acierto en tiros de campo y un 63,3% en tiros libres, lo que representa una mejora en el primer rubro respecto a años anteriores y una caída en el segundo (59% de campo y 70,9% en tiros libres en la 2018-2019).

Jordan, por su parte, promedió 8,3 puntos, 10 rebotes, 1,9 asistencias, 0,9 tapones y 0,3 robos en 22 minutos por partido, tirando un 66,6% de campo y metiendo un 68% de sus tiros libres.

Como esos números dejan entrever, llevándolo a una comparación por 36 minutos para equiparar, Allen dio una mayor producción ofensiva (15,1 puntos contra 13,6) y Jordan aportó mayor seguridad en los tableros (12,3 rebotes defensivos contra 8,8). Eso es respaldado por la data de rating ofensivo y defensivo que da NBA.com/stats: el equipo es mejor en un aro con Allen (110,6 de rating ofensivo contra 104 de Jordan) y se protege mejor con Jordan en el otro (105,8 de rating defensivo contra 109,6 de Allen). Eso sí, en cuanto a net rating el de DAJ terminó siendo negativo (-1,8) y el peor de los jugadores habituales de rotación de Brooklyn.

MÁS | Guía de la 'offseason' rumbo a la temporada 2020-2021 de la NBA: Draft, Agencia Libre, contratos, planteles y más

Yendo a apartados específicos de su juego, en cuanto a la protección del aro no parece haber tantas diferencias en los números individuales: Allen permite a sus rivales un 51,4% de efectividad lanzando a menos de seis pies de distancia del aro, mientras que Jordan un 50,3%. Eso si, contra el veterano se animan menos: 3,3 intentos frente a 6,7 de promedio.

En cuanto a los rebotes, en ataque hay otro empate técnico: Jordan tomó un 10,5% de los disponibles mientras está en cancha y Allen un 10,8%. En defensa es donde está la diferencia, como mencionamos antes: 29,3% para DAJ y 22,6% para Allen.

Luego el perfil ofensivo es similar: la mayoría de los puntos de ambos llega rematando en la pintura tras asistencia de un compañero. Tienen casi la misma eficacia jugando el pick and roll (1,37 puntos por posesión para Allen, 1,33 para Jordan) y en acciones de putback (1,06 puntos por posesión para Jordan, 1,04 para Allen).

Donde creció el rendimiento de Allen fue en la "burbuja" de Orlando, teniendo no solamente más minutos sino mucho más protagonismo ofensivo por lo diezmados que viajaron los Nets al reinicio de la liga. Allí el pivote promedió 15,7 puntos, 11 rebotes, 4,2 asistencias y 1,2 tapones en 34,1 minutos por encuentro de los seeding games, ganando Brooklyn tres de los seis partidos que él jugó, mientras que en la serie de Playoffs contra Toronto Raptors sus estadísticas quedaron en 10,3 puntos, 14,8 rebotes, 2,3 asistencias y 1,8 tapones en 33 minutos.

En conclusión, Allen es valioso, pero al menos en la última temporada no hubo una diferencia realmente sustancial sobre DeAndre Jordan. Es cierto que la curva de talento uno está yendo hacia arriba mientras la otra decae, pero si Jordan va a continuar allí y más que nada si por una cuestión de peso en el vestuario va a tener el rol de pivote titular, Brooklyn debería averiguar que puede obtener a cambio de Allen: si no se marcha traspasado ahora deberán firmarle un contrato de monto importante en 2021, cuando más de un equipo apostará por este joven.

Teniendo en cuenta que es factible que Brooklyn pierda a su tirador principal, Joe Harris, en la próxima agencia libre, no les caería mal incorporar a Buddy Hield de Sacramento Kings, que acertó un 39,4% de sus intentos de tres puntos en la última campaña lanzando en mucho volumen (9,6 tiros por partido). Hield no solamente daría esa amenaza al estar en cancha junto a Irving y Durant, sino que también podría servir liderando la segunda unidad, el rol que hoy es de Spencer Dinwiddie, un jugador más incompatible con Irving.

En este hipotético traspaso, tanto Allen como Dinwiddie y Taurean Prince se marcharían a Sacramento Kings, un escenario ideal para Allen en la actualidad al lado de De'Aaron Fox. A cambio, Hield y el pivote Richaun Holmes (con apenas un año más de contrato), pasarían a Brooklyn. Así los Kings se limpiarían del enorme contrato de Hield, reemplazarían su aporte de sexto hombre por el de Dinwiddie y además tendrían los derechos sobre Allen. Prince está para igualar salarios, mientras que Holmes sería una opción barata como pivote suplente para Brooklyn, que se reforzaría sin necesidad de entregar a Caris LeVert.

Otro paquete en el que podría ingresar Allen es uno que marcharía a Washington por Bradley Beal, un jugador de aún más calibre ofensivo que Hield, pero ahí los Nets si tendrían que incluir a LeVert en lugar de Prince, además de alguna primera ronda de Draft, todo eso siempre y cuando los Wizards quieran desligarse del segundo máximo anotador de la última temporada (30,5 puntos por partido para Beal).

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

hawks
Los Hawks y su rearme para volver a Playoffs
Sergio Rabinal
gasol
Gasol: "Decidir por Lakers fue muy sencillo"
Sergio Rabinal
Bogdan Bogdanovic
Los Hawks se quedan con Bogdanovic
Agustín Aboy
tristan-thompson-ftr.jpg
Tristan Thompson: la pieza que le faltaba a Boston
Kyle Irving
Camisetas 2020-2021
Las nuevas camisetas presentadas para la 2020-21
NBA.com Staff
LeBron James Kawhi Leonard
Ganadores y perdedores de la Agencia Libre
Agustín Aboy
Más noticias