);
Playoffs 2020

Las tres claves en la previa del Juego 6 entre Boston Celtics vs. Miami Heat

Miami Heat y Boston Celtics se ven las caras por sexta ocasión este domingo, desde las 18:30 de México y las 20:30 de Argentina. Los de Spoelstra se imponen por 3-2 y de ganar esta noche, estarán uniéndose a Los Angeles Lakers en las Finales, mientras que los dirigidos por Brad Stevens buscan estirar el cruce a un séptimo, que se disputaría el miércoles próximo.

Mientras esperamos por un partido que promete ser apasionante, les proponemos repasar los tres puntos claves que nos presenta la previa, para uno y otro bando.

Más | Brad Stevens: "Jugamos con gran tenacidad en defensa y el ataque acompañó"

El factor triples

Uno de los diferenciales más claros que ha tenido la serie por el momento está vinculado al tiro externo de Miami. Los de Spoelstra lanzaron un 12-44 en triples en la derrota en el Juego 3 y estuvieron aún peor en el Juego 5, con un olvidable 7-36. Sumando ambas caídas, el Heat acumula 23,8% de eficacia de tres, mientras que ese número sube a un 34,5% en las tres victorias. Nada espectacular, pero mucho más aceptable.

Más | Miami Heat y la mala noche para el triple en el Juego 5: "Nos han quitado el ritmo"

El factor triples es decisivo para Miami, teniendo en cuenta que son el quinto conjunto que más intenta desde allí en esta postemporada, con 37,9 por partido. El problema para ellos es que con sus excelentes marcadores perimetrales, Boston es el mejor equipo de los Playoffs defendiendo el triple: solo permiten un 30,4% a sus rivales, sacándole más de tres puntos porcentuales de ventaja a su más inmediato perseguidor (Toronto con un 33,6%).

Anotar de tres contra los Celtics es una tarea complicadísima, pero para un equipo que tiene al triple como una de las armas principales de su ataque, es fundamental al menos acercarse a esas cifras medias del 35% o 36%. Con el 23,8% de sus caídas es prácticamente imposible que puedan competir. De hecho, no es casualidad que las dos derrotas del Heat hayan llegado por un buen margen (11 y 13 puntos), mientras que sus tres triunfos los tuvieron adelante entre apenas tres y cinco unidades.

Los de la Florida necesitan del triple para competir y veremos si este domingo enderezan la puntería, luego de la mala pasada del viernes.

Minutos clutch

Antes de que los Celtics resolvieran con amplitud el Juego 5 por 121-108, los cuatro partidos previos de la serie habían registrado minutos en el clutch. Es decir, con pasajes de menos de cinco minutos en el último cuarto, con una diferencia en el marcador de 5 puntos o menos. Por ende, más allá de lo que pasó el viernes, la lógica es esperar otro partido cerrado. Después de todo, se trata de dos equipos extremadamente nivelados y con tanto en juego, es poco probable encontrarnos con un trámite demasiado abierto.

Si efectivamente se da ese encuentro parejo, Boston necesita tener un rendimiento muy superior al que ha mostrado por ahora en esos tramos o su temporada 2019-2020 podría estar llegando al final. No es casualidad que mientras que los Celtics ganaron sus dos partidos por doble dígito, Miami lo haya hecho por apenas 3 y 5 puntos de ventaja en cada caso. Cuando hubo finales apretados, el Heat tuvo mucha mejor compostura y eficacia, con el rendimiento de las figuras de uno y otro explicando esa diferencia.

Con la excepción de Duncan Robinson, quien no ha lanzado en el clutch, los otros cuatro titulares del Heat lo hacen con un porcentaje del 50% o superior: Jimmy Butler lleva un 5-8 de campo, Goran Dragic un 4-6, Bam Adebayo un 2-4 y Jae Crowder un 2-3.

La historia en Boston es muy diferente. Jayson Tatum apenas ha anotado 1-9 lanzamientos en el clutch. Marcus Smart 1-5, Jaylen Brown 1-4. El único que ha logrado ser eficaz en esos momentos de presión ha sido Kemba Walker, con un 4-7 que también es ayudado por un perfecto 5-5 en libres. Pero como quedó claro en esos encuentros, con Kemba solo no es suficiente.

Segundas opciones

Si hablamos de diferenciales desde el punto de vista individual, hay un par de nombres que sobresalen por encima del resto. Por el lado del Heat está claro que se trata de Goran Dragic. No porque necesariamente sea su mejor jugador, sino porque mientras que el aporte de Jimmy Butler y Bam Adebayo es más consistente, el del esloveno ha sido algo más irregular en esta serie ante los Celtics.

Dragic ha tenido un rendimiento superlativo en las victorias de Miami, promediando 25,3 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias, un 49,2% de campo y un 40,9% en triples. ¿Qué ha pasado en las derrotas? Baja a 17 unidades, 4,5 rebotes, 4,5 asistencias, un 37% de campo y un 16,7% en triples.

De nuevo, el tema triples es decisivo para el Heat. Sumando las series ante Milwaukee y Boston, Dragic ha anotado al menos 2 triples en 7 de esos 10 partidos, todos con victorias para el Heat. ¿Las tres veces que se quedó en apenas una conversión? Justamente las tres caídas de Miami en estos Playoffs. Un dato a tener en cuenta: desde que lo defiende Marcus Smart, sus porcentajes han bajado considerablemente, lanzando un 4-13 de cancha en disparos marcados por Smart y apenas un 2-9 en triples.

Así como Dragic es decisivo para la suerte de Miami, algo similar ocurre en Boston con Jaylen Brown, quien cuando tiene buenas actuaciones le da una dimensión extra a la ofensiva celta. Las dos máximas anotaciones de Brown en este cruce han coincidido con los triunfos de los de Stevens: 26 puntos en el Juego 3 y 28 en el Juego 5. ¿Qué pasó en las tres derrotas? Baja su producción a 19,7 unidades.

Lo curioso es que la diferencia no pasa por un tema de eficacia. Brown tiene excelentes porcentajes tanto en las derrotas (52,4% de campo y 60% en triples) como en las victorias (57,5% de campo y 41,7% en triples). La brecha, en cambio, está en el protagonismo que toma dentro de la ofensiva: 20 lanzamientos de promedio en los triunfos y solo 14 en las caídas. Su porcentaje de uso además pasa de un 25% a un bajo 19,3%.

De hecho, Brown es apenas el cuarto jugador más usado de Boston en las derrotas, por detrás de Tatum, Walker y hasta Smart. Mientras que en los triunfos, solo lo supera Tatum y por una diferencia mínima (26% vs 25%). La conclusión parece estar clara: cuanto más protagonismo tome Jaylen, mejor para Boston.

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

shot clock
La historia del reloj de posesión en la NBA
Sergio Rabinal
Silas
Silas, quintos padre-hijo en dirigir un equipo NBA
Juan Estevez
Okoro
Cinco representantes del "Morey Ball" en el Draft
Juan Estevez
Klay Thompson
Klay elogió a Toscano: "Estoy muy orgulloso de él"
Leandro Fernández
allison feaster
Allison Feaster: de trotamundos a pionera en Boston
Sergio Rabinal
Elleby
Draft 2020: CJ Elleby, externo con tiro y rebote
Juan Estevez
Más noticias