);
NBA

Los cinco motivos que hacen de Boris Diaw un favorito del público alrededor del mundo

Boris Diaw está cumpliendo 38 años este jueves 16 de abril y su aniversario no pasó desapercibido para el staff de NBA.com. Para muchos de los que cubrimos o seguimos la liga desde uno u otro lugar, el francés se fue transformando con los años en uno de los jugadores más queridos y admirados de la competencia, aún cuando estaba lejos de las estadísticas exorbitantes de algunos de sus colegas.

¿Cómo se explica ese fenómeno de culto? Repasamos las cinco razones principales.

Un talento natural

El resto de los cuatro puntos que analizaremos, por más importantes que sean, no tendrían sentido sin esta base: Boris Diaw fue un excelente jugador NBA, pieza importante de varios equipos contendientes y un talento técnico como pocas veces se ha visto en la liga.

Si de recursos, inteligencia y fundamentos hablamos, Diaw fue una verdadera estrella. Aún cuando sus números de carrera (8,6 puntos, 4,4 rebotes y 3,5 asistencias) no terminan de reflejar su verdadero impacto.

Lo importante es que el francés siempre hizo mejores a sus compañeros y a sus respectivos conjuntos, sin importar el rol que tuviera en los mismos: de titular indiscutido en su llegada a Phoenix, a ese suplente súper rendidor de sus años en San Antonio.

Buen tiro externo, pulidos movimientos para jugar de espaldas, gran visión de campo y hasta mejor defensor de lo que uno podría creer.

Lejos de caer en un estilismo improductivo, Diaw no era solamente una atracción para el público por su talento natural, sino que utilizaba esas armas en pos de lo colectivo, impersonando claramente la filosofía Spurs de la que terminó siendo protagonista.

The beatiful game

Boris formó parte durante su carrera de dos de los equipos más admirados por el público general, en cuanto a estilo de juego: los Spurs de la década pasada, con su punto más alto en el título del 2014 y los Suns de mediados de los 2000, como complemento muy importante de Steve Nash, Amar'e Stoudemire, Shawn Marion y compañía.

Lejos de tratarse de una casualidad, lo cierto es que Diaw colaboró para que esos equipos alcanzaran ese juego bonito por el que hoy son recordados. Aunque su aporte no puede compararse con los hombres mencionados en Phoenix o con el Big 3 de San Antonio, el francés daba esa pizca de calidad que terminaba de hacer funcionar a la maquinaria. El ingrediente secreto de toda gran receta.

Versatilidad al extremo

¿Cuántos jugadores pueden decir a lo largo de la historia que han ocupado las cinco posiciones en un equipo NBA? Pero no circunstancialmente o en un partido en particular: sino realmente jugado de base, escolta, alero, ala pivote y pivote como rol primario. Diaw es uno de ellos.

El oriundo de Cormeilles-en-Parisis llegó a la liga en la 2003-2004, de la mano de los Atlanta Hawks y pasó su temporada de novato jugando como escolta, en un equipo que tenía a Jason Terry como base titular. El JET se fue a Dallas en la siguiente campaña y aunque en un principio su lugar fue tomado por Kenny Anderson, finalmente el veterano fue cortado a mediados de febrero.

¿Quién lo reemplazó? El propio Diaw, quien salió como base titular durante seis partidos consecutivos, en una formación inicial impensada hoy en día, de la que también formaban parte Al Harrington, Josh Smith, Antoine Walker y Jason Collier. Claro que como para completar los tres puestos perimetrales, en Atlanta también pasó buena parte de sus minutos (el 41% de ellos según Basketball-Reference) como alero.

Luego de aquella 2004-2005 como base, llegaría un salto insólito, comparable a lo que hizo Magic Johnson como novato: en apenas meses, se transformó en el pivote titular de los Phoenix Suns, ante la lesión de Amar'e Stoudemire. El 46% de sus minutos en la 2005-2006 fueron en esa posición, rodeado por un quinteto integrado por Steve Nash, Raja Bell, Shawn Marion y Tim Thomas. Y lejos de sufrirlo, fue en ese 2006 que se llevó el premio como el Jugador de Mayor Progreso.

Lo de ala pivote está mucho más fresco y fue básicamente el rol en el que fue utilizado desde su llegada a San Antonio, en la 2011-2012. Un todoterreno en el sentido más literal de la palabra.

Inquietudes y proyectos

Otro de los grandes factores que hacen de este un personaje tan interesante tiene que ver con sus inquietudes fuera del campo. Diaw se ha mostrado interesado en todo tipo de actividades, desde su idea de viajar al espacio, su programa web en el que cruza el Atlántico en barco, a su fascinación por el café, entre tantas otras historias particulares por las que ha sido noticia en estos años.

La definición más clara de un bon-vivant NBA.

Un físico... relacionable

Seamos sinceros. El jugador NBA nos resulta completamente inalcanzable al 99% de los mortales, desde un punto de vista físico y atlético. Y aunque no vamos a decir que cualquiera de nosotros mide por encima de los dos metros y tiene el talento que supo desplegar Diaw en el campo de juego, lo cierto es que en comparación, se trata de un perfil bastante más relacionable.

Diaw era relativamente lento, saltaba muy poco (totalizó dos volcadas en sus últimos 230 partidos NBA) y solía cargar con algunos kilitos de más. Y aún así, se las arreglaba para jugarle de igual a igual a rivales que parecían salidos de un comic de superhéroes.

Joyeux anniversaire, Boris!

Las opiniones aquí expresadas no reflejan necesariamente aquellas de la NBA o sus organizaciones.

Más en NBA.com

Trey Burke Juancho Hernangomez Jakob Poeltl
5 fichajes infravalorados de la Agencia Libre 2020
Agustín Aboy
Harrell
Harrell, nuevo Laker y dolido por los Clippers
Agustín Aboy
demarcus cousins
¡Cousins a Houston!
Agustín Aboy
Anthony Davis, Montrezl Harrell y DeMar DeRozan
El seguimiento de todos los agentes libres 2020
NBA.com Staff
Clippers
Clippers, ¿perdedores de la Agencia Libre?
Agustín Aboy
Andrew Wiggins shot 6-25 on wide open 3s with the Warriors.
Un punto débil en los nuevos Warriors
Juan Estevez
Más noticias