);
Golden State Warriors

Alfonzo McKinnie, de jugar en Luxemburgo y México a aportar para Golden State

¿Se puede, en un puñado de años, pasar de jugar en la segunda división de Luxemburgo -un país con muy poca tradición de básquet- y en una liga alternativa de México, a ser una pieza valiosa de la rotación del bicampeón de la NBA? Alfonzo McKinnie pueda responder de manera afirmativa a la pregunta. Porque este alero de 26 años, hasta hace unas semanas, era un completo desconocido para la mayoría. Y es que, detrás de este jugador que día a día se gana un lugar más importante en la rotación de Golden State Warriors, hay una larga historia de sacrificio y superación.

Poco en la NCAA

Porque McKinnie no estaba entre las mejores promesas del básquet universitario. Es más, lejos estuvo de tener un papel destacado en su paso por la NCAA. En cuatro temporadas entre Eastern Illinois y Green Bay, promedió 7,1 puntos y 5,1 rebotes en 18,9 minutos, y hasta tuvo algunas lesiones complicadas en las rodillas. Sus posibilidades de saltar a la NBA eran realmente nulas, y él mismo lo reconoce. "Ni siquiera puse mi nombre en el Draft. No tuve workouts con ningún equipo", admitió en una charla con The Undefeated.

Más: ¿A quién seguir en League Pass esta semana?

De Luxemburgo a México

Decidió pegar el salto profesional y en la 2015-2016 estuvo en East Side Pirates, de la segunda división de Luxemburgo. Sí, la segunda división de un país donde el básquet no está en los primeros planos. Para colmo, era el único estadounidense de un equipo con muy poco éxito colectivo, y la posibilidad de generar vínculos con sus compañeros era baja, ya que muchos de ellos tenían otros trabajos durante el día.

A mediados de 2016 volvió de aquella experiencia y firmó con Rayos de Hermosillo, de la Cibacopa, una liga de México que se juega entre abril y septiembre. En 25 partidos, promedió 15,3 puntos y 7,3 rebotes. Su contrato, como yapa, tenía un descuento de 40% en alitas en un restaurante cercano al estadio. El paso por allí, de todas formas, le sirvió para tomar impulso.

La G-League como impulso

Y la G-League le abrió las puertas para empezar a creer. En septiembre de 2016 pagó 175 dólares para una prueba con los Windy City Bulls (filial de Chicago), y no sólo quedó en el equipo, sino que se destacó, promediando 14,9 puntos y 9,2 rebotes en 30,5 minutos; y hasta llegó a disputar el All-Star Game de la G-League (metió 16 tantos). En la 2017-2018 le tocó llegar a Canadá y pasó su tiempo entre los Raptors 905 (G-League) y los Toronto Raptors, donde hasta se dio el gusto de debutar en la NBA el 19/10/2017. Fueron 11 partidos y actuaciones más que nada testimoniales (1,5 puntos en 3,8 minutos de media). Pero lo mejor estaría por llegar.

Golden State lo sumó a su pretemporada y de a poco empezó su lucha por hacerse un lugar. La indefinición con la situación de Patrick McCaw (hoy, sin equipo) y las condiciones mostradas hicieron que su nombre terminara en el plantel defintivo para el inicio de la temporada, justo cuando esperaba lo contrario. "En el avión de regreso del último partido de pretemporada, me despertaron y me dijeron que fuera al fondo para hablar con el Coach Kerr. En esas situaciones, no sabés nada hasta que lo sabés", recordó.

McKinnie salió casi desde la nada y, hoy por hoy, es una sólida respuesta para los Warriors desde le banco, entrando con gran energía, con una clara lucha por buscar el rebotes, con excelentes condiciones atléticas y muy buena mano. De hecho, anotó 12 de los 20 triples que intentó en estos 11 partidos de la 2018-2019, donde promedia 6,8 puntos y 4,1 rebotes en 14,7 minutos.

En la noche del lunes dio otra muestra de lo que puede aportar para Golden State, sumando 14 puntos, 2 tableros y 3 asistencias en 29 minutos, siendo parte en esa explosión del tercer cuarto que quebró la resistencia de Memphis y encaminó el 117-101 final.

"No lo despierten", señaló Kerr después de su gran noche. "Ha sido una enorme sorpresa para nosotros este año. Realmente llegó y aprovechó su oportunidad", agregó. Klay Thompson, por su parte, lo bañó en elogios:

"Es realmente increíble. Mete siempre su primer lanzamiento cada vez que ingresa al partido, lo veo desde la pretemporada. Es muy eficiente y cumple un gran rol para nosotros a partir de su versatilidad defensiva, su capacidad para el rebote, para anotar los lanzamientos a distancia. Es un gran atleta y no puedo creer cómo no estuvo antes en la NBA. Tomó un camino loco y merece todo lo que le está pasando porque trabajó realmente duro. Estoy orgulloso de él. Es un gran jugador y será una gran incorporación para nosotros durante toda la temporada".

Su contrato no está garantizado por completo para la 2018-2019. Los Warriors tienen hasta el 7 de enero para hacerlo, pero no parecen haber muchas dudas al respecto, sobre todo por su valor (1,3 millones de dólares). Incluso, el vínculo tiene otro año (no garantizado) por 1,6 millones para la 2019-2020. Por cómo está rindiendo, parece un enorme negocio para un equipo que necesita encontrar jugadores rendidores a bajo costo para completar su rotación. Golden State lo consiguió una vez más. Y Alfonzo McKinnie demostró que, con trabajo, las cosas llegan. Incluso esas que parecen imposibles.

Más en NBA.com

#Kuzma #LeBron #Rondo
¿Cuál sería la mejor rotación de los Lakers?
Nacho Losilla
Sacramento Kings
¿Kings lograrán clasificar a Playoffs?
Carlos Herrera Luyando
Tristan Thompson
Tristan Thompson no jugará con Canadá
Carlos Herrera Luyando
Iván Déniz
El sueño olímpico que empieza en los Panamericanos
Carlos Herrera Luyando
Luka Doncic y Kristaps Porzingis
¿Qué esperar de Doncic con Porzingis?
Carlos Herrera Luyando
Giannis Antetokounmpo
Guía 2019-20: Milwaukee Bucks
Leandro Fernández y Matías Baldo
Más noticias